Categorías
Columnas

Oportunidades para un cambio de paradigma

  • Ley de Tratamiento de Datos Sensibles COVID19.

Santiago, Chile. 29 mayo, 2020. El COVID19 ha puesto de manifiesto la relevancia de actuar de manera rápida, coordinada y con información en la toma de decisiones, planteando desafíos operacionales y regulatorios sobre la compartición de información clínica sensible, un tema que ha generado controversias entre algunas municipalidades, los servicios de salud y el Ministerio de Salud.

En paralelo, en el Congreso se están tramitando dos iniciativas de ley al respecto. Una de ellas busca que, en caso de pandemia, se autorice el tratamiento de datos sensibles bajo ciertas condiciones y garantías, mientras que la otra pretende compartir con las municipalidades las fichas clínicas de pacientes infectados por COVID-19 que residan en sus comunas.

La emergencia ha contribuido a una ejecución imperfecta de la ley 20.584, generando fragmentación de la información clínica en los sistemas que soportan la decisión de los médicos y abriendo potenciales riesgos de incumplimiento ésta, por parte de los prestadores individuales e institucionales de salud, mientras vemos en paralelo que ha habido una explosión de la telemedicina para la atención ambulatoria.

Lo anterior deja de manifiesto que existe un debate acerca del manejo de datos clínicos sensibles, cómo y con quién compartir la ficha clínica electrónica, una discusión que abre oportunidades de cambios transformacionales que sitúen a los ciudadanos al centro del ecosistema de salud.

Si bien es fundamental que los prestadores de salud y municipalidades tengan acceso a la historia clínica, el futuro de la salud pasa definitivamente por un ecosistema radicalmente interoperable, donde los datos fluyan de manera segura, en beneficio de la salud de los ciudadanos. Un enfoque centralizado basado en Interoperabilidad que considere un repositorio nacional de historias clínicas que favorezca el intercambio seguro de información basado en estándares que aseguran la confidencialidad. O un enfoque distribuido, que permita a través de tecnología Blockchain, almacenar y distribuir historias clínicas. Esencialmente se trata de una lista viva de registros clínicos digitales vinculados, no modificables ni eliminables. Y yendo más allá, una red de Blockchains, donde cada actor del ecosistema de salud verifica y almacena cada transacción en función de un conjunto de reglas previamente acordadas, teniendo acceso a la información que el ciudadano otorga o revoca con su consentimiento. Esto permitiría orientar los servicios a la generación de valor y resultados de salud de los ciudadanos.

Cada enfoque presenta sus desafíos, en el caso de Blockchain, ¿Qué nos detiene? Ciertamente hay algo de miedo en ser el primero. Si los actores involucrados en el cuidado de la salud no adoptan completamente Blockchain, no se podrá alcanzar el impacto esperado, de la misma forma que pasó hace muchos años con el FAX.  La red de Blockchains es una solución, tiene sus desafíos y supondría un cambio, y sabemos que los cambios llevan tiempo y las transformaciones rara vez siguen una línea recta.

Esperamos que la discusión de la ley vaya más allá de la situación de emergencia, que incorpore una visión más amplia permitiendo un cambio de paradigma centrándose en los ciudadanos y sus necesidades. Sería una excelente noticia contar con una ley menos coercitiva que concentre sus esfuerzos en regular las condiciones de seguridad, trazabilidad, mecanismos de fiscalización y sanción, que deberán cumplir todas las instituciones que gestionen datos sensibles de salud, pero que permita convertir a los ciudadanos en los dueños reales de sus datos clínicos, pudiendo en todo momento dar su consentimiento o revocarlo, decidir cómo, cuándo y con quién compartirlos, así como tener la trazabilidad de quién los ha utilizado, cuándo y para qué.

Técnicamente hoy día es posible y con determinación y colaboración, nuestro país podría liderar la transformación de un ecosistema de salud gestionado por datos.

Categorías
eHealth

Consultas de telemedicina sin caer en cobros excesivos

Santiago, Chile. 14 mayo, 2020. Los problemas para acceder a las plataformas, el desconocimiento del servicio, la desconfianza de algunos usuarios y los cobros excesivos en algunos centros de atención médica, han complicado la implementación de la telemedicina en Chile. Un hecho lamentable, considerando lo fundamental de su uso en momentos en que debemos evitar salir a la calle y asistir a servicios de salud, donde el contagio y el riesgo puede ser mayor.

Durante más de 20 años Maiposalud ha estado trabajando en la atención de salud de personas, tanto de manera presencial, así como siendo innovadores en telemedicina y siempre aplicando valores justos. Su experiencia los avala y los ha llevado a enfrentar esta pandemia muy preparados, para poder otorgar las prestaciones requeridas a la población, sin que tengan que salir de casa.

Hoy buscan orientar a la población para que sepan cómo utilizar las plataformas online que están disponibles en el país, y que no se vean perjudicados, ni imposibilitados de ser atendidos. ¿La razón? Han reconocido varias falencias en este sistema, que está siendo indispensable en un momento de emergencia sanitaria nacional y mundial, en el que la mejor forma de cuidarse es sin salir de casa.

Problemas para acceder a las plataformas de agendamiento de horas y pago de las consultas; desconocimiento del sistema, por la gran mayoría de las personas y los cobros excesivos que se están realizando en algunos centros de atención de salud, están alejando esta opción de los chilenos, quienes se arriesgan yendo a lugares donde el contagio es mayor.

Funcionamiento de la telemedicina

La modalidad consiste en la prestación a distancia de servicios clínicos de salud gracias a la infraestructura de telecomunicaciones. La idea es mejorar la salud de un paciente, permitiendo la comunicación interactiva en tiempo real entre éste, y el médico a distancia.

“En la situación específica que vive el país, la mayoría de los servicios de telemedicina están siendo ejecutados en tiempo real, permitiendo la comunicación en directo del médico tratante u otro profesional, paciente y especialista, siendo este último quién entregará orientaciones diagnósticas o terapéuticas al médico tratante. Es muy importante si, tener conocimiento de los aranceles, y no ser víctimas de los cobros excesivos que se están realizando en algunos centros de salud”, explica Matía Reveco, gerente de Control de Procesos de Maiposalud, centro de diagnóstico médico con casi 20 años de vida, que implementa tecnologías de vanguardia para optimizar sus áreas con interoperabilidad.

¿Qué facilidades me entrega la telemedicina?

· Atención personalizada de un médico general o profesional especialista.

· Emisión de orden de exámenes en caso de ser necesario.

· Emisión de receta médica, en caso de ser necesario (excepto receta cheque y receta retenida)

· Entrega de un diagnóstico e instrucciones de cómo proceder ante éste.

Actualmente Fonasa permite que 46 prestaciones se puedan realizar de manera virtual, entre ellas es posible encontrar disponibles profesionales de Medicina General, Dermatología, Psicología, Medicina Interna y Broncopulmonar, para que las personas no tengan que salir de casa y puedan consultar de manera online.

¿Qué se necesita? Es necesario tener un computador con cámara y micrófono y una buena conexión a Internet para que la conversación con el profesional sea lo más fluida y clara posible. Ellos tienen la disposición de entregar la mejor atención desde el hogar.

“En nuestro caso la atención está siendo exitosa desde su implementación y hemos podido ofrecer un sistema que permite un acceso fácil a los pacientes. Nuestros profesionales se encuentran listos para brindar la mejor atención desde el hogar de nuestros pacientes. Hoy, para reservar una hora sólo basta con hacer clic en nuestra agenda de Telemedicina en donde se puede pagar la especialidad y una ejecutiva se pone en contacto con el paciente para indicar el horario de la consulta. Cuando está todo listo, 10 minutos antes de la hora agendada, se contactarán mediante video llamada. Un sistema eficiente que hace posible la atención de cientos de personas, con valores justos considerando la bonificación de Fonasa adecuada. Lamentablemente no en todas partes funciona de la misma manera, y eso es lo que queremos destacar, puesto que no todos los centros de salud tienen el compromiso de contar con plataformas eficientes para hacer llegar una atención de calidad a todas las personas”, agrega el profesional.

Maiposalud cuenta hoy con 4 sucursales en la Región Metropolitana que funcionan como centros de atención presencial de apoyo al diagnóstico médico ubicados en La Florida, Talagante y La Cisterna. Además cuenta con la sucursal virtual, a través de la cual se realizan especialidades de Medicina General, Psicología, Nutrición, Dermatología entre otros.

“Luego de lo ocurrido el 18 de octubre en Chile y ahora con el Covid-19, vimos muy complejo la movilización de personas hacia nuestro centro médico, por tanto era necesario una plataforma que conectara a pacientes y profesionales desde sus casas, por otro lado la necesidad de mejorar el servicio para así aumentar la gama de pacientes que sean atendidos”, agrega Matía Reveco.

En ese sentido, la Sucursal Virtual se posiciona como la plataforma tecnológica adecuada para garantizar la disponibilidad de la salud, en medio de la contingencia sanitaria actual. Cuenta con todas las herramientas requeridas para mantener los altos estándares en la calidad de la atención a disposición de los profesionales de la salud, además de acceso fácil.

Como consecuencia, se limita la exposición de los pacientes, y se promueve que acudan presencialmente a los centros cuando sea estrictamente necesario, con la prescripción y control de su médico. Esta herramienta acorta distancias y permite a los profesionales el ejercicio de su labor para cualquier paciente del país.

Para más información sobre funcionamiento de telemedicina y atenciones médicas, puede ingresar a www.maiposalud.cl.