Categorías
Comunicaciones Titulares

Qualcomm y BMW desarrollarán el primer auto 5G

Berlin, Alemania. 4 octubre, 2019. Desde Reinhardstrasse hasta Scheidemannstrasse en el corazón de Berlín, simplemente no hay estacionamientos en este momento. Esa es la realidad de estas concurridas calles, ademas será lo mismo que nos informe nuestro BMW al conducir por la ciudad. Porque en toda la ciudad, casi todos los BMW que circulan por las calles de Alemania y otros lugares de Europa utilizan sensores de ultrasonido para buscar estacionamientos y para comunicarle a los autos cercanos dónde hay un lugar disponible.

“Tiene que ser en tiempo real, y tiene que entender los días de la semana, los días laborables, etc.”, explica Christoph Grote, vicepresidente senior de electrónica de BMW. Pero más allá de eso, se necesita un gran ancho de banda y toneladas de potencia de procesamiento. “Porque si hay un hueco, y ese hueco siempre está ahí, entonces probablemente no sea prudente poner tu auto ahí. Porque es una entrada a un edificio o algo así”, dice Grote.

Por ahora es sólo un programa piloto, una de las muchas maneras intrigantes en que los automóviles modernos están utilizando los datos. Los vehículos BMW también pueden transmitir datos sobre los límites de velocidad: ¿Se le pasó por alto un letrero que estaba oculto por un follaje demasiado grande o que estaba bloqueado de alguna otra manera? Si tiene el control de crucero encendido, es posible que su auto disminuya la velocidad de todos modos, porque otro auto lo detectó y le transmitió esa información.

Una avalancha de datos

El gran volumen de datos que utilizan los automóviles modernos es asombroso, explicó Grote. La flota de BMW está enviando actualmente 250 terabytes de datos a la nube en año, y estos son solo datos cartográficos. No hay suficiente ancho de banda para enviar datos en bruto, por lo que los autos sólo transmiten información cuando hay algo interesante – una desaceleración, tal vez, o el raro espacio de estacionamiento cerca del Reichstag o la Puerta de Brandenburgo.

Grote preferiría enviar datos en bruto, pero eso supondría un salto a unos 10 petabytes al año. El manejo de ese volumen de datos requerirá una potencia de procesamiento y conectividad de próxima generación. Requerirá la red 5G.

En una reciente presentación el presidente de Qualcomm, Cristiano Amon, y Grote, anunciaron sus planes para desarrollar los futuros vehículos con 5G, lo que impulsará aún más a los vehículos conectados de próxima generación, más allá del Bluetooth y la telemática, para incluir servicios conectados, conectividad para los dispositivos, transmisión de películas para los pasajeros, y mucho más.

“A fines de 2020, alrededor de 2.200 millones de personas en el mundo tendrán cobertura 5G”, dice Amon. Para 2021, anticipa una cobertura que coincide con la red 4G existente. “Y con eso tendremos los cimientos para construir todos esos nuevos servicios de uso automotriz porque, tendremos cobertura”.

Enfrentando el desafío

Obtener el grado adecuado de cobertura es clave para convencer a los consumidores a que compren los servicios, y que confíen en depender de la red, especialmente en aquellos elementos críticos que afectan su seguridad en el asiento del conductor. Los estudios muestran que los consumidores tienen miedo de los autos que se conducen por sí mismos; si esos autos dependen de una red, y llego al borde de la red, ¿qué pasa?

Amon argumenta que un tema que algunos ven como un desafío para 5G es en realidad una enorme oportunidad: Se llama densificación. El alcance es un desafío para algunas de las redes que llevan señales de radio 5G, lo que hace temer que las estaciones base 5G queden atrapadas en parques, amarradas a postes de señalización y, en general, desordenen el ambiente. (Lo ideal es que estén adheridas invisiblemente a los actuales postes de la calle en lugar de colocar una infinidad de pequeños postes en las veredas). Y si bien es cierto que puede haber un aumento en el número equipos 5G (antenas), más de ellas hacen que la cobertura sea más densa, y la densificación significa que la red es más confiable. Suficientemente fiable para los autos, dice.

“En la era 5G, cuando esté madura, tendremos una red mucho más densa, y también obtendremos redundancia de cobertura en la red”, apuntó Amon.

BMW Vision iNext - Qualcomm
El BMW Vision iNext. Este podría ser el primer vehículo 5G del mundo – cuando salga a la venta en 2021.

Una gran oportunidad

¿Cómo será ese futuro? Hay gran oportunidad en la comunicación entre vehículos, donde se comparte información no solo sobre los estacionamientos disponibles, sino también sobre los accidentes de tráfico, los límites de velocidad, los peatones en los cruces e incluso la posición de los autos en los carriles adyacentes. La industria de la tecnología llama a esto C-V2V, para comunicación celular de vehículo a vehículo, o mejor aún C-V2X, para la comunicación a x…. a cualquier cosa. Parte de esto depende de la 5G, y parte de ella se encuentra en un nuevo chip, el QCA6696, y en la plataforma de referencia de automóviles conectados de Qualcomm, que la empresa presentó a principios de este año.

Se ha hablado de implementar un sistema separado para toda esta conectividad, uno dedicado sólo para permitir que los autos hablen. En una palabra, eso es estúpido, dice Grote.

“Tenemos que decir – lamento decirlo – que es una estupidez construir una infraestructura dedicada, especialmente después de que 5G y la IoT (Internet de las cosas) se han instalado como los caminos que seguiremos”, dijo.

Entonces, ¿qué nuevas experiencias veremos en el asiento del conductor? Amon ve un futuro en el que las compañías de automóviles actuaran como compañías de cable, proporcionando una gran cantidad de servicios conectados, desde Netflix y otros servicios de streaming (para pasajeros, por supuesto) hasta la transmisión de música y el intercambio de datos entre vehículos.

“Cuando se conecta un auto a la nube, el auto podría convertirse en un centro de servicios múltiples”, dijo Amon. Nadie lleva CDs a sus autos en estos días, todo el mundo ya está transmitiendo música desde sus smartphones al sistema de información y entretenimiento. “Eventualmente, con las pantallas de entretenimiento de los asientos traseros, puedo ver el contenido entrando y la compañía de autos actuando como un operador de cable”.

Sin embargo, en lo que se refiere a los detalles, ni Amon ni Grote quieren comprometerse. ¿Qué BMW será exactamente el primer vehículo 5G? Definitivamente será uno de ellos, pero Grote, con una sonrisa, se niega a dar nombres. ¿Y qué chip (o chips) estarán específicamente bajo el capó? Sin comentarios. Dado el plazo de 2021 mencionado por Amon, la apuesta inteligente está en el BMW iNext, el barco insignia tecnológico de la compañía, que supuestamente entrará en producción en 2021. El auto es un vitrina rodante de la tecnología del automóvil: Será eléctrico, se conducirá por sí mismo en ciertas condiciones, y se supone que vendrá con funciones de conectividad de última generación.