Categorías
Destacados Infonews Titulares

US$ 7 billones de gastos de los consumidores pasarán del efectivo a tarjetas y pagos digitales hacia el 2023

  • Un nuevo estudio de la consultora Accenture afirma que el COVID-19 ha aumentado la urgencia por parte de los bancos de transformar sus sistemas de pago a medida que los pagos digitales están creciendo alrededor del mundo.

Santiago, Chile. 1 febrero, 2021. El rápido avance de los pagos digitales debido al COVID-19 ha aumentado de forma urgente la necesidad de los bancos de modernizar sus sistemas de pago, de acuerdo con un nuevo estudio de Accenture.

El informe, titulado “Playing the Long Game in Payments Modernization”, está basado en una encuesta realizada entre 120 ejecutivos de pagos de bancos a nivel global, respecto de la transformación de su negocio de pagos, mientras los bancos hacen importantes inversiones para competir con los proveedores no bancarios y de origen digital, al mismo tiempo que cumplen con las regulaciones.

En el informe, Accenture prevé que casi 420.000 millones de transacciones, por un valor de 7 billones de dólares, pasarán del efectivo a las tarjetas y a los pagos digitales para el año 2023, y aumentarán a 48 billones de dólares para 2030. El rápido paso a los pagos digitales ha ejercido una presión adicional sobre los bancos, ya que tres cuartas partes (75%) de los ejecutivos bancarios encuestados afirma que la pandemia ha aumentado la urgencia de sus planes para modernizar los sistemas de pago.

“El COVID-19 ha acelerado el cambio hacia los pagos digitales a un ritmo que los bancos no podían haber previsto”, afirma Nicolás Deino, Director Ejecutivo para la Industria Financiera de Accenture Chile. “La pandemia cambiará permanentemente la forma en que los consumidores compran y pagan por los productos, ya que priorizan la conveniencia por encima de todo. Si bien las inversiones de los bancos en nuevos sistemas de pagos se han centrado principalmente en cumplimientos regulatorios, la forma en que impulsarán el valor será mejorando la experiencia del cliente”, agrega.

La encuesta revela que tres cuartas partes (75%) de los bancos considera que la modernización de los pagos está impulsada por cambios en la infraestructura y la reglamentación de los pagos nacionales, que incluyen la mejora de los sistemas de pagos entre bancos, nuevas normas de la industria con ISO20022 y la banca abierta.

La transición a los pagos digitales varía según el mercado

El rápido cambio hacia los pagos digitales difiere entre los países, dependiendo de la tasa de disminución del efectivo, la adopción del comercio electrónico y la actividad de las grandes empresas de tecnología en la prestación de servicios de pago.

Utilizando el Payments Disruptability Index de Accenture, que mide los niveles actuales y futuros de disrupción de la industria de pagos, el informe señala que la disrupción es mayor en Estados Unidos, seguido de cerca por Reino Unido, ya que los consumidores optan por nuevas formas de pago y las entidades no bancarias aprovechan la oportunidad para prestar servicios de pago. En China, las carteras móviles están desplazando rápidamente los pagos en efectivo -el 76% de las transacciones en 2019 se originaron en carteras móviles, frente al 12% en 2014- ya que los consumidores en China ya se han acostumbrado a utilizar aplicaciones móviles y códigos QR para pagar en restaurantes y tiendas durante varios años.

Accenture proyecta que US$ 7 billones de gastos de los consumidores pasarán del efectivo a tarjetas y pagos digitales hacia el 2023

“El COVID-19 ha hecho que los consumidores se abran más a las transacciones financieras digitales, y este cambio aumentará la competencia a medida que los proveedores de pagos alternativos compitan por la cuota de mercado”, afirma Nicolás Deino. “La oportunidad de los pagos digitales para los bancos varía enormemente según el mercado y depende de la madurez de la transición a los pagos digitales. En los mercados maduros, como los de Europa occidental, donde los pagos están comoditizados en gran medida, esperamos ver sólo cambios graduales. La mayor oportunidad se dará en mercados como el del sudeste asiático y el de América Latina, donde el uso del efectivo ha dominado y, en algunas regiones, incluso ha aumentado durante la pandemia”.

Los programas de modernización no generan un crecimiento de los ingresos

Aunque muchos de los ejecutivos de los bancos encuestados citaron el crecimiento de los ingresos como un objetivo clave para sus programas de modernización de los pagos, sólo el 13% dijo que los ingresos de los pagos de su banco han aumentado más que la tasa media de crecimiento del mercado del 6% en los últimos tres años, y sólo el 16% espera aumentar los ingresos de los pagos más que la tasa media de crecimiento prevista del 5% en los próximos tres años.

Aunque la transformación de los pagos forma parte de los esfuerzos más amplios de transformación digital de la mayoría de los bancos, dos tercios (65%) de los ejecutivos de los bancos dijeron que el costo de mantener la tecnología legada en sus sistemas de pagos está impidiendo su capacidad de invertir en nuevas soluciones para los clientes. Por ejemplo, aunque muchos bancos han adoptado sistemas en la nube en otras partes de su negocio para mejorar la resistencia operativa, sólo el 38% está invirtiendo en sistemas en la nube para pagos. Con la pandemia creando un nuevo punto de inflexión para que las empresas aceleren sus transformaciones digitales, Accenture anunció recientemente una inversión de US$ 3.000 millones en tres años para lanzar su práctica Cloud First para ayudar a las empresas a acelerar su paso a la nube.

“Los bancos están atascados en el ciclo de mejora de sus sistemas de pago con soluciones tecnológicas ad-hoc para cumplir con los nuevos estándares de la industria y reducir los costes”, dijo Deino. “Los bancos están despertando a la realidad de que la manera de hacer cambios significativos que resuenen en los consumidores es hacer de la modernización de los pagos una prioridad de negocio y que ya no puede limitarse al departamento de TI. Los bancos exitosos serán aquellos que incorporen los pagos modernos en la forma en que se ejecuta y se lidera, prestando más atención a una arquitectura de TI flexible y a la tecnología de nube que esté mejor integrada en todo el negocio”.

El grupo de la industria bancaria de Accenture ayuda a los bancos minoristas y comerciales y a los proveedores de pagos a impulsar la innovación; a abordar los desafíos empresariales, tecnológicos y normativos; y a mejorar el rendimiento operativo para crear confianza y compromiso con los clientes y crecer de forma más rentable y segura. Para obtener más información, visite www.accenture.com/us-en/industries/banking-index.

Sobre la investigación

Accenture llevó a cabo una encuesta en línea a 120 ejecutivos de pago en 20 países entre julio y agosto de 2020. Los mercados estudiados incluyen: Alemania, Australia, Brasil, Canadá, China, Dinamarca, España, Finlandia, Francia, India, Italia, Japón, Noruega, Países Bajos, Singapur, Suecia, Tailandia, Emiratos Árabes Unidos y Estados Unidos. La previsión de Accenture sobre las transacciones no monetarias en el gasto de los consumidores se calcula utilizando datos de evolución de efectivo y tasas de MSC proporcionados por GlobalData. La disminución prevista del volumen de efectivo se basa en las hipótesis de GlobalData y Accenture Research.

Categorías
Destacados Infonews Titulares

La Organización Mundial de la Salud recomienda utilizar los pagos digitales cuando sea posible

Ginebra, Suiza. 11 de marzo, 2020. La WHO (Organización Mundial de la Salud) recomienda a las personas el utilizar el mayor número posible de opciones de pago digital a raíz de la crisis del coronavirus.

Si bien la principal forma de propagar el coronavirus es a través de la tos y los estornudos, los virus pueden sobrevivir en superficies duras como las monedas durante días en algunos casos. En el caso de los dólares norteamericanos, una mezcla de tela y papel, es más difícil que el virus se adhiera.

Aún así, la agencia mundial de la salud dice que no corra riesgos.

“Sabemos que el dinero cambia de manos con frecuencia y puede recoger todo tipo de bacterias y virus y cosas así”, dijo la OMS. “Aconsejamos a la gente que se lave las manos después de manipular billetes y que evite tocarse la cara”.

La OMS no dijo explícitamente que el dinero está específicamente relacionado con el coronavirus, que también se llama COVID-19. Sin embargo, la agencia dijo que es “aconsejable utilizar pagos sin contacto para reducir el riesgo de transmisión”.

Cuando se trata de virus en general, la reducción de la interacción con las personas reducirá las posibilidades de enfermarse, dicen los expertos médicos. Y reducir el contacto con superficies sucias o mantener las manos alejadas de los ojos, nariz y boca también reduce las posibilidades de contagio.

El CDC (Centers for Disease Control and Prevention) dice que “puede” ser posible que una persona pueda contraer el coronavirus al tocar un objeto que tenga el virus. Pero sólo si luego entra por la boca o por la nariz.

“Pero no se cree que esta sea la principal forma de propagación del virus”, dice el CDC.

Los bancos chinos han empezado a lavar dinero para así destruir el dinero potencialmente infectado antes de que sea devuelto al público.

“El efectivo recibido por los bancos debe ser esterilizado antes de ser entregado a los clientes”, anunció recientemente el sitio web del gobierno chino. China está usando la luz ultravioleta y el calor para matar cualquier bacteria en la superficie de los billetes.

El gobierno de EE.UU. no ha anunciado planes similares para limpiar el dinero.

Recomendaciones de las empresas para sus empleados

  1. Lavarse las manos con frecuencia usando desinfectante a base de alcohol o agua y jabón.
  2. Cuando tosa y estornude, cúbrase la boca y la nariz con el codo flexionado o con un pañuelo. Deseche el pañuelo inmediatamente y lávese las manos.
  3. Evite el contacto cercano con cualquier persona que tenga fiebre y tos.
  4. Si tiene fiebre, tos y dificultad para respirar, busque atención medica inmediatamente y comparta su historial de viaje con su medico.
  5. Evite reunirse con personas que hayan viajado en las últimas 4 semanas a países donde se ha confirmado el coronavirus.