Categorías
Columnas

La transformación del retail y la logística en la era de la nueva normalidad

Santiago, Chile. 22 octubre, 2020. Recientemente, un artículo de The Wall Street Journal informó sobre la intención de Amazon de adquirir diversas tiendas y centros comerciales de J.C. Penney y Sears para usarlos como puntos de bodegaje y distribución. Una noticia que sorprendió al mundo del retail en Estados Unidos porque, con seguridad, al fundar Sears en 1892, Richard Warren Sears y Alvah Curtis Roebuck jamás imaginaron que su compañía terminaría funcionando como un almacén, luego de llegar a operar casi 290 tiendas en el país del norte al año 2019.

La idea detrás del gigante del comercio minorista digital es obtener más espacio de almacenamiento de mercancías y la posibilidad de estar más cerca de los consumidores, optimizando así los tiempos de entrega.

¿Podría esta tendencia comenzar a replicarse en Chile? Probablemente, la respuesta no tiene un grado absoluto de certeza en el corto plazo, pero la visión de KLog es que algo de eso veremos en nuestro país.

Sin duda, las tiendas físicas no van a desaparecer, pero pasarán a convertirse en lugares de experiencia de compra para los clientes, donde la calidad de atención, las tecnologías de pago y los catálogos en línea serán elementos diferenciadores. En línea con esto, tendrán también un rol como centros de distribución que faciliten una gestión más eficiente del e-commerce, promoviendo un nuevo paso en el concepto de administración conocido como “just in time”, acuñado en Japón en la década de los ´80, y que en esencia se refiere a que los suministros lleguen a la fábrica o los productos a los clientes “justo a tiempo”. Es decir, poco antes de que se usen o se comercialicen y solo en las cantidades necesarias.

Lo anterior tendrá un impacto importante en términos logísticos, pues finalmente estos comercios tenderán a convertirse en centros de bases de datos de inventarios y artículos, que permitirán a las personas visualizar lo que realmente quieren adquirir y, en consecuencia, mantener stocks de los artículos más solicitados. De esta forma, la logística del futuro terminará aglutinando dos funciones esenciales para el comercio: la entrega de datos de tendencias de compra, para evaluar qué productos tienen mayor demanda; y contribuir a la rapidez de envío, considerando que los centros comerciales tienen ubicaciones estratégicas que los acercan a los clientes de mejor manera que los puntos de almacenaje tradicionales.

Esto significará que tanto los retailers como las compañías de logística deberán adaptarse a una nueva realidad en la que la velocidad de respuesta, la inteligencia de mercado, la tecnología, la disponibilidad de productos y la experiencia de compra serán esenciales. El desafío ya no será si estamos o no preparados para estos cambios, sino con qué rapidez podemos sumarnos a este escenario. La sobrevivencia de muchas empresas de retail y de logística dependerá de ello.

Categorías
Destacados Infonews Titulares

La última milla, el talón de Aquiles del e-commerce

  • Para poder continuar con sus negocios, varias empresas tuvieron que apostar por el comercio electrónico sin contar con la tecnología y la operación logística necesaria, por lo que el tramo final de entrega de pedidos se ha convertido en un punto crítico en esta industria.

Santiago, Chile. 20 agosto, 2020. La industria del e-commerce ha crecido a pasos agigantados, producto del confinamiento durante la pandemia. Según datos de Transbank las ventas superaron el 214%, pero en muchos casos, la experiencia de los clientes no ha sido de las mejores. Esto queda demostrado en los datos levantados por las compañías VTEX y Shipit -especialistas en e-commerce y logística respectivamente- que revelaron que durante mayo el 36% de los despachos por Internet no llegaron a tiempo, dejando en evidencia la complicación que viven las empresas. A pesar que las firmas indican una tasa alta de los despachos fuera de plazo, representa una mejoría en comparación al mes de abril, cuando representaban el 51% del total.

Las empresas han tenido que adaptarse a este sistema sin contar con la tecnología correcta, por lo que la última milla se ha convertido en un punto crítico. Su complejidad se basa en la cantidad de procesos externos que la afectan, que además, son los más difíciles de controlar.

“La tecnología en la logística y la operación es la real clave para lograr optimizar los procesos de ingreso de un producto, de inventario o de entrega al cliente final. Sin ella, hoy sería muy complejo entender cómo reducir los tiempos de un picking, mejorando la productividad de la bodega o entender cuándo, cómo y dónde se debe despachar”, explica Bruno Caramori, marketplace sales manager de VTEX Chile.

Sistemas como un Warehouse Management System (WMS) que manejan los inventarios y espacios en una bodega o el Order Management System (OMS) que permite entender cómo orquestar un pedido, ayudan a entender y administrar de forma productiva toda la operación y última milla, dando la posibilidad de definir métricas como ‘On time to deliver’, qué es la entrega a tiempo, el cual no puede ser menor a un 95% o el ‘Stock Out’, quiebre de stock, el cual no puede ser mayor al 1% ó 2%. Además, activar futuros planes de acción para mejorar la productividad en una bodega u optimizar la ruta de un pedido mejorando en grandes porcentajes los niveles de servicio y la experiencia del cliente.

Bruno Caramori cuenta cuáles son los principales errores que se cometen en la logística de las empresas, para evitar caer en ellos:

  1. No contar con un operador logístico adecuado o contar con sólo un operador. Hoy existen operadores logísticos especializados en paquetería o big ticket (producto de gran tamaño) que se enfocan en cumplir con tiempos de entrega de 24 horas, o en algunos casos menores, mejorando así la experiencia del cliente final.
  2. No generar una gestión continua con el operador logístico. En muchos casos se contrata al operador logístico y se revisan casos diarios de retrasos, pero no se exigen índices semanales o mensuales de cumplimiento, tales como: porcentaje de entrega a tiempo, porcentaje de entrega en el primer intento, porcentaje de fallos de entrega, tasa de rechazo, merma, entre otros; diferenciados por localidad, comuna, ciudad y región. Esto permite detectar con mayor exactitud las fallas y atacar los focos problemáticos con eficiencia.
  3. Tecnología e infraestructura insuficiente. La tecnología y la infraestructura son claves para lograr cumplir con la última milla. El e-commerce debe tener el 100% del control de la visibilidad de la cadena logística y automatizar procesos de despacho para optimizar los tiempos de entrega. Hoy existen empresas dedicadas a ofrecer sistemas que ya tienen integrados a todos los operadores, lo que permite reducir los costos y hacer más eficientes los procesos operacionales.
  4. Falta de trazabilidad de los productos. La ausencia de ésta produce desinformación para el cliente y la empresa, lo que provoca la disminución de tiempos de respuesta y solución ante cualquier eventualidad.
  5. No implementar normalizador de direcciones. Son muy pocas las empresas o retailers que tienen normalizadores de direcciones, los cuales permiten disminuir las tasas de rechazo o direcciones erróneas al momento de la compra. Esta tasa puede llegar hasta el 4% en algunas empresas.
  6. Escasa oferta de opciones de entrega de productos. El comercio debe ofrecer la mayor cantidad de alternativas al cliente para recibir o retirar su producto. En su gran mayoría, las empresas entregan una sola alternativa: el delivery. Es importante aprovechar otras alternativas como el Click & Collect o el Pick Up point de operadores logísticos.
  7. Alto precio de envío. Cerca del 23% del abandono de carros es por el costo de envío. Este es un factor fundamental que incide en la decisión de compra por parte de un cliente. Atreverse a probar con nuevos métodos de despacho y entregas puede ayudar a reducir el costo, mejorar las tasas de conversión y reducir los fallos en la última milla.
Categorías
Columnas

Logística Digital: ¿Cuándo daremos el gran paso?

Santiago, Chile. 12 agosto, 2020. Estamos ad portas de cumplir 5 meses desde que la mayoría de las empresas se vieron obligadas a entrar de golpe al mundo tecnológico, para hacer frente a un confinamiento que no se sabía cuánto iba a durar. Así, muchas compañías tuvieron que empezar a configurar sus VPNs, mientras otras hicieron por primera vez la búsqueda en Google de “las 10 mejores aplicaciones para el trabajo remoto”, descubriendo grandes herramientas como Slack, Discord, Hangouts, Trello, y Teams, entre otras.

Lo cierto es que la crisis sorprendió a muchas organizaciones sin estar suficientemente preparadas para enfrentar una aceleración de su transformación digital. De acuerdo al Índice de Transformación Digital 2019, presentado en abril de este año por la Cámara de Comercio de Santiago, PMG y el Comité de Transformación Digital de Corfo; sectores como la Administración Pública y la Construcción aún están en etapas iniciales de maduración digital.

La logística, exceptuando probablemente el servicio de última milla del e-commerce, tampoco escapa del todo a esta realidad. Día a día vemos cómo aún distintos procesos de la cadena de suministros siguen atados al papeleo tradicional, como la corrección y canje del BL, la tramitación documental con entidades públicas (Seremi, SAG) y pagos a las navieras, sólo por nombrar a algunos.

Ante esto, surge la pregunta ¿por qué no se ha digitalizado aún el documento de transporte? Al parecer no ha sido evidente la necesidad de innovar un documento físico utilizado hace más de 600 años como lo es el Bill of Lading (BL) y tampoco fue evidente innovar después de un gasto anual de US$ 40.000 millones en mover estos documentos alrededor del mundo. Tampoco parece evidente la necesidad de innovar después del depósito de garantía en caso extravío del BL, correspondiente a una cifra que equivale a 3 veces el valor de la carga y que puede llevar fácilmente a la quiebra.

Cuando vemos que parte de la recuperación económica post pandemia dependerá también de la facilidad y la rapidez del comercio exterior, creemos que la actual crisis representa la oportunidad de innovar e implementar nuevas tecnologías que simplifiquen y agilicen la cadena de suministros, desde la gestión aduanera, el bodegaje, el monitoreo de stocks y la contratación de servicios de transporte marítimo, aéreo o terrestre.

Por ejemplo, mediante Blockchain se podrían digitalizar los contratos y ejecutar cláusulas automáticamente en base a reglas lógicas acordadas. De esta forma, se modernizan los trámites, se ahorran miles de millones de dólares al año en couriers, se reducen los tiempos y se previenen fraudes.

La visión de K-Log es que la transformación digital agrega valor desde la eficiencia, la productividad, la continuidad operacional, la seguridad y el ahorro de costos, desde el momento en que contratamos una bodega en China hasta que entregamos el producto con la mejor calidad de servicio al cliente final. Hoy la tecnología ya está disponible y es más bien una decisión estratégica de las empresas logísticas entender que la innovación será el elemento que marque la diferencia entre las compañías que logren sortear el temporal y aquellas que naufraguen en el futuro.

Categorías
Infonews

Moova llegó a Chile para fortalecer el e-commerce y los servicios de delivery

  • La plataforma tecnológica que ya opera en Argentina, Uruguay, México y Guatemala permite que empresas de logística registren su flota y utilicen el sistema para realizar entregas de última milla aprovechando su capacidad ociosa.
  • Con medidas especiales de higiene y cuidado para enfrentar la pandemia, Moova además ofrece la trazabilidad del viaje en su totalidad y envíos durante el mismo día, algunas de sus ventajas frente a otras empresas de logística y despacho.

Santiago, Chile. 21 julio, 2020. El e-commerce cuadruplicó sus ventas entre 2014 y 2019, según Euromonitor International y solo en los primeros dos meses posteriores al inicio de la situación de emergencia provocada por la pandemia Covid-19, esta cifra se habría incrementado en un 20%, según estimaciones de la Asociación de Fabricantes y Distribuidores. Este crecimiento exponencial asociado a medidas de confinamiento y restricciones de movilidad para las personas se ha desarrollado en distintas industrias y en grandes y pequeñas empresas, que deben enfrentar el desafío de adecuarse a la contingencia y seguir atendiendo las solicitudes de sus clientes de la mejor manera posible.

“Entre tanta oferta online, las entregas de las compras han cobrado mayor relevancia, porque los clientes no solo esperan un producto, sino que también quieren tener la certeza de cuándo les llegará, cómo se les entregará y sobre todo, si se han cumplido las medidas de higiene”, afirma Antonio Migliore, CEO de Moova, una plataforma tecnológica que se ha transformado en el AirBnb de la logística, porque permite que empresas de logística y despachos de productos puedan aprovechar capacidad ociosa de sus flotas.

El sistema desarrollado por Moova, al que se puede acceder desde www.moova.io y permite que cada transportista registrado y certificado se transforme en un Moover, que puede realizar entregas en camiones, camionetas, autos y hasta bicicletas y motos.

Moova recibe solicitudes de envío durante el día y utiliza un sistema de optimización en tiempo real que permite realizar rutas de entregas de la manera más eficiente, a través algoritmos que contemplan ubicación de los puntos de entregas, tamaños de los bultos enviados, capacidad de cada Moover, entre otras cosas.

Las soluciones que brinda la plataforma se adaptan a pequeñas tiendas y a grandes empresas de alto volumen de entregas, incluso permite la integración con Mercado Libre y resuelve los envíos Flex con un solo click. Ofrece asimismo traslados de manera simple, rápida y conveniente: desde tarjetas de crédito hasta muebles y electrodomésticos.

“Lo que hoy se ha reforzado en con la situación provocada por el Covid-19, es que el e-commerce debe mejorar su propuesta de valor a los clientes, con rapidez en las entregas y sobre todo, con la certeza de saber quién y cómo entregará un producto”, comenta Claudio Barahona, partner de Alaya Capital, uno de los fondos inversionistas de Moova. “Esta pandemia ha demostrado que no sólo las grandes empresas requieren hacer e-commerce, sino que también las PYMEs y Moova es una excelente opción para ellos. La tecnología que desarrolló esta compañía permite dar esa seguridad y las medidas de cuidado que tomó Moova frente a la pandemia, ayudan a fortalecer el comercio electrónico”, afirma el ejecutivo.

En línea con el sostenido crecimiento que tenía el e-commerce en los últimos años, como Mercado Libre o cadenas de retail que tienen sus propios marketplace, los emprendedores argentinos Antonio Migliore, CEO y Marcos Detry, CTO, decidieron crear esta solución para simplificar la distribución de las compras o pedidos. La idea surgió a comienzos de 2018, cuando Migliore estaba de viaje en Nueva York y vio la enorme cantidad de paquetes de e-commerce que se entregaban cada día en la recepción de su hotel y pensó “en Argentina no hay un servicio así”. El problema que identificó es que la logística de entrega de última milla, de paquetes de e-commerce en América Latina, no tenía una solución bien fundamentada ni un ganador claro. Con ello, Migliore y Detry fundaron Moova, con un sistema completo de seguimiento en tiempo real de entregas, optimización de recorridos, comprobantes digitales y chat online.

De esta manera Moova se transformó una plataforma que revoluciona y fortalece el e-commerce, brindando un servicio preciso, con plazos cortos, costos optimizados en función de la capacidad logística inactiva y un servicio puerta a puerta, fácil y económico. El primer envío se realizó en marzo de 2019 y luego de un año ya están superando los 300.000 envíos, con operaciones en Chile, Argentina, Uruguay, México y Guatemala.

Moova consiguió una primera ronda de inversión PreSeed de US$ 600.000, con FJ LABS (NYC) como inversor principal, y luego una ronda de Seed de US$ 1.200.000 adicionales. Volvieron a invertir Alec Oxenford, FJ LABS, y se sumaron ALAYA Capital y KALEI Ventures. Es decir, en la inversión inicial participaron los mismos fondos que Uber y Rappi.

Actualmente es un modelo transaccional en el que Moova, como plataforma agregadora de ofertas logísticas, captura un porcentaje del precio total de cada envío.

Según los desarrolladores, “la tecnología hace que los procesos sean mucho más eficientes y en el corto plazo le permite resolver sus envíos de manera más simple, ganando tiempo para dedicarle al negocio”. “Además, como capta la capacidad logística ociosa, es muy competitiva en términos de costos”, agregaron. Con un sistema 100% a medida, hoy ofrece su servicio en Santiago con delivery en el día y seguimiento en tiempo real, utilizando la capacidad ociosa de las empresas de logística.

Categorías
Infonews Titulares

“La logística del despacho es el secreto para el éxito de una compañía”

  • En el Logistic Innovation Conference organizado por Seminarium, Rohit Sodha, encargado de transporte de Amazon en Alemania y Austria agregó que las personas esperan que la entrega de los productos sea rápida y barata, cumpliendo los plazos prometidos al momento de la compra. De no ser así, la desilusión puede llevar a que no se confíe nuevamente en la marca.

Santiago, Chile. 16 octubre, 2019. Con el boom de las compras online, las empresas deben rápidamente adaptar sus métodos de entrega para cumplir con las exigencias de los clientes. Para abordar cómo se puede hacer, de manera fácil, rápida e idealmente con la menor cantidad de desechos posibles, Seminarium organizó el Logistic Innovation Conference, donde destacados expositores nacionales e internacionales abordaron el fenómeno de despacho de productos y la denominada “última milla”.

“La logística del despacho es el secreto para el éxito de una compañía ya que juega un papel crucial para poder cumplir con la promesa de una empresa a sus clientes. El pedido con un solo clic y la entrega al día siguiente, son la nueva norma”, explicó Rohit Sodha, encargado de Amazon en temas de transporte para Alemania y Austria, quien participó del evento. Además, el experto agregó que “con el comercio electrónico es fácil comparar los precios, hace unos años ese factor no estaba presente, y era más difícil cambiar la decisión de compra”.

Sin embargo, el comercio electrónico tiene algunos efectos en el medioambiente que aún para muchos es difícil de solucionar: la cantidad de empaques y material desechable que usa para cada entrega sigue aumentando, y si se compran dos productos en una misma tienda, muchas veces estos son despachados en días distintos aumentando los residuos. En ese sentido, Sodha aseguró que en Amazon están trabajando para llegar a ser Carbono Neutral en 2040. Para lograrlo, los pedidos de distintos proveedores que son a largo plazo se envían desde una misma bodega en un empaque común.

Por su parte, Guillherme Almeida, jefe de e-business de Nestlé Brasil explicó que desde Dolce Gusto Brasil han creado distintas ofertas que puedan ser atractivas para los clientes, y a la vez que decidieron innovar, y crear cajas de más cápsulas a la medida del cliente, o hacer una oferta por llevar cierta cantidad de cajas, que permita realizar un despacho con menor impacto ambiental.

Finalmente, Rohit Sodha explicó que la automatización de las bodegas pueden ser un gran aliado para mejorar los tiempos de entrega, los que junto a los bajos costos y cumplir con el tiempo estimado son lo que más valoran los clientes. En el caso de Alibaba por ejemplo, donde robots mueven las cajas, los empleados tienen a mano lo que necesitan para cerrar un pedido, y así avanzar más rápidamente al segundo, aumentando el número de entregas diarias que se pueden realizar.

Seminarium - Logistic Innovation Conference - Guilherme Almeida
Guillherme Almeida, jefe de e-buisiness de Nestlé Brasil.
Categorías
Móvil Titulares

Impuesto a las apps: ¿Cómo afectará a la industria tecnológica en Chile?

Santiago, Chile. 16 agosto, 2019. Pese a que aún está en pleno proceso de discusión, la nueva reforma tributaria ha generado expectación en el mercado de las “apps”. Tras el anuncio de un impuesto específico de un 19% para plataformas digitales como Netflix, Spotify, Uber, entre otras. De implementarse, esta medida se estima podría recaudar más de US$ 40 millones al año.

Este nuevo impuesto a las aplicaciones digitales, el cual busca aumentar la recaudación fiscal y “emparejar la cancha” según palabras del propio ministro de Hacienda, Felipe Larraín, se sitúo como una de las medidas más polémicas de la actual Reforma Tributaria. La iniciativa establece un impuesto específico de un 19% a las plataformas digitales como Netflix, Spotify, Uber, y se estima que podría aportar a las arcas fiscales más de US$ 40 millones al año.

Para la analista de marketing de negocios de Simpliroute – empresa nacional especialista en optimización de rutas y gestión de logística-, Adriana Abad, explica que este proyecto permitirá que las apps chilenas puedan competir de manera pareja frente a otros competidores dentro del mercado. “La idea detrás del impuesto a las plataformas digitales, tal como se anunció, es que las empresas tecnológicas puedan competir en igualdad de condiciones en el mercado de las apps, por lo que espera que las empresas extranjeras, que actualmente no pagan impuesto alguno, puedan operar en sintonía con el resto de las empresas nacionales”.

“Pese a las negativas esta medida permitirá, también, una mayor transparencia a la hora de competir de manera independiente, tanto si eres una empresa nacional o extranjera y que éstas puedan integrarse al sistema tributario chileno, además de fomentar la integración de nuestra economía al mundo”, agrega Abad.

De aprobarse las indicaciones, las plataformas digitales que operan en el país deben decidir cómo hacer frente a este nuevo impuesto. Respecto a quienes serán objeto de la tributación, Abad comenta que se espera de parte de las autoridades que “las empresas asuman este impuesto y que tan solo una parte mínima sea trasladada al consumidor, ya que la idea central es equiparar la carga tributaria entre aquellas compañías prestadoras de servicios digitales versus aquellas que lo hacen de forma convencional”, explica la experta de Simpliroute.

Una discusión, que según la especialista, toma relevancia en un mercado en el que existen más de 3.000 aplicaciones que han logrado impulsar y fomentar la industria tecnológica en el país. Además en un contexto en que la región representa “una de las mayores tasas de adopción en tecnología con una penetración de acceso a Internet de un 67%, lo que trae consigo avances en cuanto a la velocidad y acceso a la red”, enfatiza Adriana Abad.

Sumado a esto, la analista de marketing de Simpliroute explica que el crecimiento y acceso de nuevos servicios tecnológicos en Chile han aportado a cubrir una demanda cuya oferta actual no está satisfaciendo completamente. Situación que ha permitido “crear mercados más eficientes, agilizar procesos y generar nuevos puestos trabajo. Por otro lado, el camino a la transformación, en cuanto a tecnología como las aplicaciones, servicios de conectividad y TI (Tecnología de la Información) son un camino en que las empresas, en promedio, invierten cifras cercanas al billón de dólares, según cifras del 2018”, agrega.

Desde esta perspectiva, la medida impulsada por el Gobierno ayudará a ampliar la presencia de otras empresas tecnológicas en el mercado y equiparar la cancha frente a otros competidores internacionales, quienes hasta el momento estaban exento de impuestos. Así casos como SimpliRoute, la cual apuesta por la democratización de inteligencia en logística, tanto para pequeñas como grandes compañías, se verán beneficiados con esta iniciativa tributaria. “Nosotros somos una empresa que entregamos tecnológica de primer nivel, como la que ofrece Amazon, por tan sólo 1 UF por vehículo. Actualmente, este negocio ha ayudado a que empresas de todo tipo de rubros y tamaños puedan optimizar sus costos en logística y lograr una reducción de hasta un 30%, logrando así, que estas se vuelvan más eficientes en cuanto a la planificación y asignación de sus recursos internos”, puntualiza Abad.

Categorías
Columnas

Big Data en la industria logística

Santiago, Chile. 10 mayo, 2019. El Big Data es una tecnología que se aplica a diferentes rubros (salud, negocios y gobierno) en el marco de la Transformación Digital. Actualmente, la industria de la logística está apostando por incorporar tecnologías y plataformas tecnológicas que ayuden a la recopilación de datos para mejorar, entre otras cosas, la eficiencia y eficacia en la cadena de suministro.

Y es que los aportes tecnológicos permiten optimizar recursos, maximizar niveles operacionales, lograr mayores índices de eficiencia y reducir costos. Por eso, probablemente, uno de los sectores que tiene grandes oportunidades de mejora con las nuevas tecnologías es el retail y la logística.

De acuerdo con un estudio elaborado por la auditora Mazars, en conjunto con la E-commerce Foundation, el comercio electrónico en Chile mueve US$ 5.000 millones, convirtiéndose en el país con mayores transacciones per cápita de Latinoamérica. En términos de logística y entregas rápidas, para los clientes las condiciones básicas más importantes que debe cumplir el comercio electrónico son: despachos rápidos (58%), políticas de devolución simple (48%) y monitoreos del estado de envío (48%), tal y como asegura un estudio de Adimark.

La aplicación de esta tecnología en la logística no sólo ayuda a mejorar los procesos actuales, a través de la recolección, procesamiento y análisis de datos a gran escala, sino que también sirve para la anticipación, ya que el Big Data permite, entre otras cosas, detectar tendencias, falencias y comportamientos, lo que ayudará a tomar mejores decisiones de negocio.

Calcular la ruta más conveniente de camiones, barcos o aviones, además del horario del retiro o búsqueda del paquete, junto con la optimización y organización de los almacenes de productos, son algunas de las ventajas que obtienen las organizaciones al contar con Big Data.

En este sentido, también es importante que la logística pueda contar con plataformas de datos que les permitan tomar decisiones rápidas y eficaces, a través de soluciones que recopilen todos los datos de múltiples fuentes y que entregue esa información en tiempo real, facilitando el procesamiento, el aprendizaje y las operaciones en una gestión confiable, incluso en condiciones adversas que faciliten el aumento de la productividad.

Si bien las expectativas en Chile son positivas, la realidad es que queda mucho camino que recorrer en términos de operatividad logística, ya que aún son muchas las organizaciones que continúan utilizando lápiz y papel. En este sentido, la Transformación Digital y el desarrollo de aplicaciones debe estar en la base de la visión estratégica de las organizaciones. De hecho, Chile ha avanzado en esta materia, sin embargo, la recomendación es que si quiere posicionarse como referente en la región tendrá que seguir invirtiendo en el uso de nuevas tecnologías y soluciones, ya que esto no es una característica de un país desarrollado, sino que es una condición para serlo.