Categorías
Columnas

Chile necesita nuevos medios de pago más seguros y libres de contacto

Santiago, Chile. 22 febrero, 2021. Cada día son más las brechas y casos de fraude bancario que afectan a las personas. Producto de esto, se ha potenciado la evolución de diversas tecnologías para encontrar métodos efectivos y seguros que permitan reducir o incluso detener las vulnerabilidades.

Sin lugar a dudas, en la actualidad el uso de tarjetas, bien sea de débito o crédito, es la vía de transacción más popular, pero todavía surgen dudas sobre cómo operar de manera segura en el entorno digital y físico con ellas.

Datos de la CMF (Comisión para el Mercado Financiero) aseguran que Chile es el país con el mayor nivel de bancarización de Latinoamérica, con un 73% de su población con actividad en la banca, y un total de 12.400.000 tarjetas de crédito vigentes.

Sin embargo, un sondeo realizado por Focus AGF reflejó que, a la hora de autoevaluarse en cuanto a conocimientos financieros, los chilenos se ponen una nota promedio de 4,2, en una escala del 1 al 7. Además, más del 50% se califica con una nota menor o igual a 4 y solo un 20% con notas 6 y 7.

A pesar de que existe una cierta tranquilidad tecnológica gracias a las soluciones de ciberseguridad que muchas compañías y personas implementan en sus dispositivos y procesos, hoy es muy fácil que engañen a alguien ya que no existe un control directo de la información que las personas entregan. La importancia de educarse se transforma en algo esencial a la hora de hacer uso de los métodos de pago existentes.

Por esto, es fundamental implementar políticas de seguridad masiva, realizando pagos a través de medios reconocidos para así evitar fraudes. Uno de estos mecanismos es el uso de tokens de seguridad, que permite la validación de una transacción de manera segura, con métodos como tarjetas de coordenadas o dispositivos que generan un código que cambia cada vez que se usa.

El llamado token es único y solo puede usarse dentro de la plataforma o dispositivo para el que se ha generado. Este sistema logra fusionar el mundo real en el espacio digital en un mismo momento para facilitar su manejo y aumentar la seguridad.

Innovando la industria financiera chilena: un método de pago a la vez

A través de los años hemos podido observar cómo la tecnología y la digitalización ganan más terreno en diferentes áreas y aspectos de la vida. Sin embargo, el actual escenario mundial -pandemia- nos obligó a acelerar todos los procesos a un ritmo sin precedentes.

Lo cierto es que la pandemia nos enfrentó a nuevas realidades y hábitos de consumo, trabajo y vida. Uno de estos cambios sin duda es el auge de los medios de pago digitales. Bien sea por seguridad o comodidad esta opción llegó para quedarse y evolucionará de manera rápida en la industria financiera.

En condiciones normales, cada día eran menos las personas que contaban con dinero en efectivo en su billetera. Y es que, a pesar que aún no se implementan de manera masiva, algunas tiendas cuentan con métodos de pago digital y sin contacto.

Grandes tiendas e instituciones como el retail, farmacias, restaurantes, centros educativos, entre otros, cuentan con el sistema más común que es el pago con tarjetas de débito o crédito sin contacto. Pero otras compañías, como cafeterías internacionales o distribuidoras de combustible, ya cuentan con billeteras digitales que permiten realizar el pago desde el dispositivo del cliente.

Ciertamente, el ecosistema financiero en el país ha ido evolucionando desde hace algunos años con el objetivo de entregar mejores servicios a sus clientes. Sin embargo, aún queda un largo camino por recorrer.

En algunos países se están probando o implementando nuevas formas de pago. Una de ellas es la pulsera cashless, un método incipiente en Chile, que se basa en dispositivos que funcionan como billeteras electrónicas. Asimismo, la auténtica revolución en este campo son los pagos mediante herramientas de identificación biométricas: el rostro, huella dactilar o el iris.

De hecho, en Brasil se está probando la autenticación con reconocimiento facial como una nueva forma de pago. Asimismo, el banco BBVA en España se encuentra desarrollando métodos de pago basados en tecnologías biométricas para hacer ‘invisible’ el momento del pago en comercios y ha empezado a utilizarlos en las cafeterías y restaurantes de Ciudad BBVA.

Ciertamente, el abanico de posibilidades que entregan las nuevas tecnologías es mucho más amplio que antes, y la idea es que permitan que la relación entre los clientes y el comercio ofrezca formas de pago más seguras, entregando soluciones que aseguren que esta relación sea fluida, flexible, dinámica, multicanal y que abarque varias formas de pagar.

Categorías
Infonews

GestranBank: Seguridad de clase mundial

GestranBank - Seguridad de clase mundial
Santiago, Chile. 8 enero, 2019. Los avances tecnológicos han provisto una serie de soluciones para las instituciones que manejan una cantidad enorme de información. La aparición del Big Data y su correcta aplicación permite la interpretación y la gestión efectiva de los datos, lo que significa grandes soluciones estratégicas para las compañías a corto y largo plazo.

La industria financiera es una de las más beneficiadas con el Big Data. Analizando el enorme flujo de información que generan las transacciones, pueden implementar estrategias efectivas en aspectos como el servicio al cliente, el diagnóstico de riesgos, la toma de decisiones, la búsqueda de nuevas utilidades, gestión y prevención del fraude, entre otras ventajas competitivas.

Sin embargo, junto con el creciente universo de datos también existen una serie de desafíos que las instituciones deben afrontar. Uno de estos es la seguridad cibernética, esencial para proteger la información de millones de clientes.

Panorama del cibercrimen en instituciones financieras

Según pronósticos, la cantidad de datos generados crecerá un 700% para 2020 a cada segundo. A medida que los datos aumentan, las amenazas a la seguridad informática de la industria financiera se han vuelto cada vez más sofisticadas. Los cyber criminales han crecido en la técnica, implementando nuevos malware que dejan vulnerables a los sistemas con el riesgo de dejar expuesta información crítica, con datos privados de millones de clientes que pueden ser utilizados para distintos fines delictivos.

De hecho, en el Informe de Estabilidad Financiera para el segundo semestre de 2018, el Banco Central chileno estableció que los ciberataques suponen un amenaza real para la estabilidad financiera del país. Para la institución, esto tiene directa relación con “la creciente sofisticación, mayores niveles de tecnología en sus procesos e interconexión de las entidades financieras”.

Lo anterior se ha visto evidenciado en una serie de actividades criminales que han afectado el sistema financiero a nivel mundial:

  • En 2013, Corea del sur sufrió el ciberataque a tres bancos que alteró información sensible, operaciones financieras y funcionamiento de cajeros automáticos.
  • El Banco Central de Bangladesh se vio afectado en 2016 por el robo de 81 millones de dólares.
  • En India, los bancos sufrieron una filtración de información de 3,2 millones de tarjetas de créditos en 2016.
  • En abril de ese mismo año, tres bancos sufrieron ataques en México, provocando interrupciones en sus servicios y pérdidas patrimoniales.

 

Desafíos futuros de la ciberseguridad

Ante este preocupante contexto, se debe complementar el crecimiento de los procesos digitales con la seguridad requerida. Esto implica implementar estrategias que integren contingentes sistemas de seguridad tanto de prevención como de solución rápida y oportuna.

Para aquello, es necesario que las instituciones financieras incorporen la ciberseguridad como eje central en su política de reducción de riesgos, lo que requiere nuevos modelos operativos, junto a inversión en talento y nuevas tecnologías seguras y confiables.

El aumento exponencial de los datos que se adquieren, se guardan y se utilizan para diferentes finalidades supone un nuevo paradigma en la ciberseguridad. En la actualidad, existe una infinidad de dispositivos interconectados compartiendo datos críticos de forma continua. Según información de ThreatMetrix, el 55% de las transacciones de servicios financieros globales se originan desde un dispositivo móvil.

Es por eso que la gestión y distribución de los datos ya no es exclusivo de los sistemas internos de las organizaciones. Es necesario, por lo tanto, redefinir el concepto tradicional de perímetro de la seguridad de la información por uno que integre la protección de la información sensible que se encuentre fuera del portafolio de activos de las instituciones, pasando de una estrategia de seguridad defensiva a una estrategia proactiva.

GestranBank - Seguridad de clase mundial

GestranBank: la solución de seguridad proactiva

GestranBank es un servicio de inteligencia transaccional ofrecido por Gestran S.A., que permite el procesamiento y gestión de una gran cantidad de datos en beneficio directo de las instituciones financieras. Posee 15 años de experiencia en la industria financiera de la región, lo que le ha permitido conocer a fondo las necesidades de las instituciones en términos de gestión de datos y de seguridad de tecnologías de la información.

Por lo mismo, cuenta con el conocimiento técnico para hacer frente a las amenazas provenientes de ciberataques. Gracias al uso de controles de seguridad de AWS Amazon y de otros proveedores de seguridad de clase mundial logra dar cumplimiento a las regulaciones de la industria financiera utilizando las correspondientes directrices de seguridad.

Además, conscientes de lo valioso que es esta información y con el objetivo de proteger los datos contenidos en la infraestructura computacional, garantiza la aplicación de forma continua de protocolos, métodos y reglas para identificar y eliminar cualquier vulnerabilidad que se presente.

Así también Gestran S.A. ofrece GesFile, servicio de Control y Auditoria de archivos de intercambio entre Aplicaciones en base a reglas paramétricas definidas por el usuario y la generación de alertas automáticas. GesFile analiza los catálogos de archivos en servidores locales o remotos, generando valiosa información de apoyo a la gestión operativa y de seguridad de la empresa. Además, controla la oportunidad y la calidad de las interfaces; verificando la existencia, recepción y validez de los archivos de entrada y salida a los procesos.

Con GesFile se obtienen beneficios tales como:

  • Mitigación del Riesgo Operacional
  • Reducción de costos directos e indirectos.
  • Impacto positivo en oportunidad y calidad de los procesos productivos.
  • Disminución de incidencias de cara al cliente, externo e interno.
  • Mejoramiento continuo de procedimientos, inducido por la notificación inmediata de eventos, a distintos niveles de responsabilidad.
  • Simplificación de la administración de interfaces.
  • Mayor control de procesos externalizados y del cumplimiento de los niveles de servicio (SLOs / SLAs).