Categorías
Infonews Titulares

IBM reporta tercer trimestre consecutivo de disminución de ingresos

  • Ingresos: US$ 17.560 millones, frente a los US$ 17.540 millones esperados por los analistas.

Nueva York, EE.UU. 27 octubre, 2020. Los ingresos disminuyeron un 2,5%, cayendo por tercer trimestre consecutivo en forma anualizada. El patrón de disminución de los ingresos que se está desarrollando bajo el nuevo CEO Arvind Krishna, también estuvo a menudo presente durante el mandato de su predecesora, Ginni Rometty. La pandemia del coronavirus ha desafiado a IBM, entre otras empresas, en parte debido a la exposición a industrias como la venta al por menor y el transporte que la pandemia interrumpió.

Krishna anunció un cambio importante el 8 de octubre, diciendo que la porción de servicios de infraestructura administrada de la unidad de Servicios de Tecnología Global de IBM se convertiría en una empresa independiente. En ese momento IBM publicó los resultados preliminares, diciendo que esperaba US$ 2,58 en ganancias ajustadas por acción sobre US$ 17.000 millones de ingresos. Durante una conferencia telefónica con analistas el día del anuncio Krishna dijo que IBM espera alcanzar “un crecimiento sostenible de ingresos de medio dígito a mediano plazo”.

En el tercer trimestre el segmento de Servicios de Tecnología Global, el más grande de IBM, contribuyó con US$ 6.460 millones en ingresos. Eso es un 4% menos que el año pasado y más que la estimación del consenso de los analistas de US$ 6.250 millones.

El software cognitivo y de nube, que incluye Red Hat, aportó US$ 5.550 millones en ingresos, lo que supone un aumento del 7% y supera los US$ 5.480 millones del consenso de los analistas.

Los ingresos de Global Business Services ascendieron a US$ 3.970 millones, lo que supone un descenso del 5% y más que el consenso de US$ 3.900 millones. Los ingresos de sistemas fueron de US$ 1.260 millones, un 15% menos y por debajo del consenso de US$ 1.550 millones.

Tambien en el tercer trimestre IBM anunció la adquisición de WDG Automation, una compañía de software brasileña.

Categorías
Ejecutivos Titulares

La CEO de IBM Virginia Rometty se retirará

  • Ginni Rometty ha sido presidente ejecutivo y CEO desde 2012.
  • Rometty ha estado en IBM durante casi cuatro décadas; quien la reemplazará ha estado durante tres décadas.

Nueva York, EE.UU. 31 enero, 2020. Las acciones de IBM subieron hasta un 4% ayer jueves después de que la compañía anunció que Arvind Krishna se convierte en su 10º CEO, reemplazando a Virginia “Ginni” Rometty. El cambio se realizará el 6 de abril.

Jim Whitehurst, ex CEO de Red Hat, se convirtirá en el presidente de IBM, dijo la compañía. IBM completó su adquisición de US$ 34.000 millones de Red Hat en julio 2019.

Rometty, de 62 años, se convirtió en presidente y CEO de IBM el 1 de enero de 2012, sustituyendo a Sam Palmisano. Anteriormente, tenía responsabilidades en ventas, marketing y estrategia. Rometty estudió ciencias de la computación e ingeniería eléctrica en la Universidad de Northwestern.

Su biografía oficial en el sitio web de IBM la acredita como líder de “la exitosa integración de PricewaterhouseCoopers Consulting, creando un equipo mundial de más de 100.000 consultores de negocios y expertos en servicios”.

Bajo Rometty, IBM hizo de los servicios en la nube una prioridad mayor, y abandonó algunos negocios, incluyendo la unidad de servidor de gama baja que vendió a Lenovo en 2014. Al mismo tiempo, la compañía se ha mantenido en los principales mercados como computadores centrales y software de bases de datos.

Durante su mandato como CEO, las acciones de IBM han caído alrededor de un 26%, mientras que el S&P 500 ha crecido un 160%. En 2018 la compensación total de Rometty superó los US$ 17,5 millones, según la última declaración de la compañía.

Rometty seguirá siendo la presidenta ejecutiva del Directorio de la empresa hasta fines de año, según IBM, cuando se jubile tras su incorporación en 1981.

IBM - Arvind Krishna
Arvind Krishna encabezó el histórico acuerdo de IBM el año pasado para adquirir Red Hat, una compañía de software de código abierto que ahora se encuentra en el centro de los planes de IBM para el futuro crecimiento de la nube.

Krishna, de 57 años, es uno de los principales ejecutivos de IBM, que se incorporó a la empresa en 1990. Actualmente es el vicepresidente senior de IBM para software de nube y cognitivo. Krishna trabajó en la adquisición de Red Hat. Anteriormente Krishna trabajó en software de seguridad y gestión de la información, y es co-autor de 15 patentes, de acuerdo con una biografía en el sitio web de IBM.

Rometty describió a Krishna como un “brillante tecnólogo que ha jugado un papel significativo en el desarrollo de nuestras tecnologías clave como la inteligencia artificial, la nube, la computación cuántica y Blockchain”, así como un “soberbio líder operacional”.

Categorías
Infonews

IBM adquirirá Red Hat por US$ 34.000 millones, aumentado su apuesta en la nube hibrida

  • Si todo sale según lo previsto, se espera que la adquisición se cierre en el segundo semestre de 2019.

EE.UU. 29 octubre, 2018. IBM pagará US$ 190 por acción de la compañía de software, una prima de más del 60% sobre el precio de cierre de las acciones de Red Hat el viernes. Las acciones cotizaron al alza por valor de US$ 175 en junio, pero los decepcionantes resultados, junto con la volatilidad del mercado, han provocado una fuerte caída de los precios.

Este es el mayor acuerdo entre empresas de software de la historia y muestra la presión a la que se ve sometida IBM para adaptarse a una industria TI (Tecnologías de la Información) cambiante, después de haberse quedado rezagada en el cloud computing. Se supone que la tecnología de Red Hat ofrece crear una nube del tipo Uber, lo que permite que las cargas de trabajo informáticas se ejecuten en cualquier lugar: ya sea en centros de datos corporativos, en cualquiera de las grandes nubes públicas o en una combinación de ellas (lo que se denomina “nube híbrida” y “multicloud”). Pero las empresas aún puede que no se sientan atraídas por la nueva plataforma de IBM.

Red Hat no es un nombre muy conocido, pero en la industria TI se considera que la empresa es uno de los mayores éxitos del pasado reciente. Fundada en 1993, creció rápidamente y alcanzó los US$ 2.900 millones en ingresos en su último año fiscal. Y lo hizo con un modelo de negocio que muchos habían declarado muerto desde su inicio porque sus márgenes parecían bajos. Red Hat toma software libre de código abierto, realiza algunas mejoras, lo combina con otras herramientas y servicios como soporte técnico y control de calidad, y cobra una cuota de suscripción mensual por el paquete.

El primer producto de Red Hat fue una versión de Linux, el sistema operativo que ahora alimenta a muchos servidores en los centros de datos y también a la mayoría de los sistemas de computación en la nube. Más tarde adquirió o desarrolló más y más software que se necesita para alimentar las nubes de computación. Una de las últimas incorporaciones a su colección fue OpenShift, un programa que permite que las tareas informáticas se muevan fácilmente entre servidores y centros de datos, envueltos en algo llamado como “contenedores”.

IBM, por su parte, ha estado luchando en los últimos años por transformarse de una empresa cuya mayor parte de su dinero provenía de servicios TI, software y computadores centrales a una empresa basada en el cloud computing, IA (Inteligencia Artificial) y productos de ciberseguridad. Después de 22 trimestres consecutivos de descenso de los ingresos, IBM parecía haber superado lo peor cuando su volumen de negocios comenzó a aumentar a principios de este año. Pero en el trimestre más reciente, los ingresos volvieron a caer, particularmente en lo que IBM llama “imperativos estratégicos”, como Watson, la marca de IA de la empresa.

En un futuro inmediato, el acuerdo sirve para cambiar la narrativa prevaleciente sobre IBM, que cada vez se veía más como una empresa de TI (tradicional). Probablemente también permitirá que Ginni Rometty, se quede unos años para supervisar la integración. Los analistas pensaron que se estaba yendo, no sólo porque su estrategia parece estar fallando, sino porque a los 61 años, es mayor que la edad estándar de jubilación de 60 años para los gerentes de IBM.

Pero lo más importante es que IBM espera que le dé la oportunidad de ponerse al día en el mercado de cloud computing, donde se ha quedado atrás de las grandes nubes “públicas” (a diferencia de las nubes “privadas”, que sólo sirven a una empresa en particular), en particular Amazon Web Services y Microsoft Azure, después de que no se tomara en serio la tendencia a fines de la década de 2000 y decidiera no invertir en una red de grandes centros de datos.

La cuestión es si la flexibilidad agregada de estos sistemas mixtos y la promesa de no quedar atrapados en ningún proveedor será suficiente para atraer a las empresas a la nueva plataforma de IBM. Podrían evitar la complejidad adicional y preferir poner sus datos exclusivamente en la nube. Microsoft, por ejemplo, ofrece sistemas de “nube híbrida” similares, al igual que Dell y Hewlett Packard Enterprise (HPE), otras dos empresas tradicionales de TI.

La fusión, que es la mayor en la historia de IBM, podría salir mal por otras razones que, además del alto precio, explican por qué el precio de las acciones de IBM cayó un 5% al día siguiente de anunciarse la operación (la empresa también dijo que cancelaría las recompras de acciones, de las que ha hecho un uso generoso en los últimos años para apuntalar sus acciones). En particular, podría haber un choque cultural entre su cultura, todavía relativamente estrecha, y la de Red Hat; las corbatas ya no son obligatorias en IBM, pero los trajes sí lo son, mientras que en la sede de Red Hat en Raleigh, a un día de distancia de la oficina central de IBM en Armonk, no es inusual ver a los empleados usando pantalones cortos. Para evitarlo, Red Hat seguirá siendo una “unidad separada”, como dice IBM.

Estos son los puntos clave del anuncio del acuerdo:

  • IBM adquirirá todas las acciones ordinarias emitidas y en circulación de Red Hat a US$ 190 por acción en efectivo, lo que representa un valor total de la empresa de aproximadamente US$ 34.000 millones.
  • JP Morgan asesoró a IBM en la operación y proporcionó la mayor parte del financiamiento. Guggenheim Partners representaron a Red Hat en la operación.
  • IBM seguirá comprometida con el gobierno abierto de Red Hat, las contribuciones de código abierto, la participación en la comunidad de código abierto y el modelo de desarrollo, y el fomento de su amplio ecosistema de desarrolladores.
  • IBM y Red Hat también continuarán construyendo y mejorando las asociaciones de Red Hat, incluyendo aquellas con los principales proveedores de cloud computing, como Amazon Web Services, Microsoft Azure, Google Cloud, Alibaba y otros, además de IBM Cloud.
  • Red Hat se unirá al equipo Hybrid Cloud de IBM, que ya es un negocio de US$ 19.000 millones para IBM, como una unidad separada, preservando la independencia, neutralidad y el compromiso de desarrollo de código abierto de Red Hat, la cartera actual de productos y la estrategia de lanzamiento al mercado, así como una cultura de desarrollo única.
  • Red Hat seguirá bajo la dirección de Jim Whitehurst y del actual equipo directivo de Red Hat. Jim Whitehurst también se unirá al equipo directivo superior de IBM e informará a Ginni Rometty. IBM tiene la intención de mantener las oficinas centrales, las instalaciones, las marcas y las prácticas de Red Hat.

“La unión de fuerzas con IBM nos proporcionará un mayor nivel de escala, recursos y capacidades para acelerar el impacto del código abierto como base para la transformación digital y llevar a Red Hat a un público aún más amplio, todo ello preservando nuestra cultura única y nuestro compromiso inquebrantable con la innovación en código abierto”, afirmó Jim Whitehurst, presidente y CEO de Red Hat.

“La adquisición de Red Hat cambiará totalmente el mercado de cloud computin”, dijo Ginni Rometty, presidente y CEO de IBM. “IBM se convertirá en el proveedor de cloud computing híbrido número uno del mundo, ofreciendo a las empresas la única solución de cloud computing abierta que desbloqueará todo el valor de la nube para sus negocios”.

Mientras que empresas como Amazon han apostado todo por la nube, en muchos casos, muchas empresas lo hacen de forma gradual – IBM cita estadísticas que estiman que alrededor del 80% de las cargas de trabajo de las empresas “aún no se han movido a la nube, retenidas por la naturaleza propietaria actual del mercado del cloud computing”. La compra de Red Hat ayudará a IBM a aprovechar mejor la oportunidad de abordar este problema.

“En la actualidad, la mayoría de las empresas se encuentran sólo en el 20% de su viaje hacia la nube, arrendando poder computacional para reducir costos”, dijo Rometty. “El otro 80% es donde está la oportunidad para desbloquear el valor real del negocio e impulsar el crecimiento. Este es el siguiente capítulo de la nube, el cual requiere cambiar las aplicaciones de negocio a la nube híbrida, extrayendo más datos y optimizando cada parte del negocio, desde las cadenas de suministro hasta las ventas”.

“IBM se ha comprometido a ser un auténtico proveedor multi-nube, y daremos prioridad al uso de la tecnología Red Hat en múltiples nubes”, dijo Arvind Krishna, vicepresidente senior de IBM Hybrid Cloud. “Al hacerlo, IBM soportará la tecnología de código abierto dondequiera que se ejecute, lo que le permitirá escalar significativamente en entornos comerciales de todo el mundo”.

IBM - Ginni Rometty - Red Hat - Jim Whitehurst
Jim Whitehurst junto a Ginni Rometty.