Categorías
Móvil

Móviles en miniatura: más pequeños que un llavero

Shenzhen, China. 15 noviembre, 2019. A lo largo de los últimos años hemos visto cómo los móviles crecían, y crecían y crecían cada vez más en tamaño. El ejemplo más evidente lo tenemos en los Galaxy Note. El Galaxy Note original (2011) tenía una pantalla con unas insólitas 5,3 pulgadas acompañada por una resolución acorde, ni más ni menos que 1.280 x 800 píxeles. Hoy el Galaxy Note 9, tiene un panel super AMOLED de 6,4 pulgadas y resolución 2K+. Parece que fue ayer cuando todavía hablábamos de “phablets”.

Móviles de 67 mm que caben en la palma de la mano

Sin embargo, hemos visto como la miniturización ha comenzado ha tener seguidores. Pero, ¿dónde se consiguen esos móviles? La respuesta es sencilla: en las tiendas online, como algunos móviles cifrados. Basta con una sencilla búsqueda con el término correcto (mini cell phone) para encontrar cientos y cientos de móviles miniaturizados. No se puede ver Netlix en ellos, pero sí podemos hacer llamadas.

A solo un click de distancia

Uno de ellos es el L8STAR BM10. Vale US$ 20, tiene dual SIM y mide solo 67,8 x 27,8 x 12,4 mm. Cabe, literalmente, en la palma de la mano. Se fabrica en China y puede almacenar hasta 500 contactos y 100 mensajes de texto. Su batería es de 300 mAh, que en un móvil de estas características puede suponer una autonomía de muchísimos días. Como dato curioso, el fabricante afirma que se le puede cambiar el número IMEI, lo que, en teoría, dificultaría su rastreo.

Otro modelo es el Zanco Tiny. Mide 71,8 x 35,5 x 13 mm, vale US$ 20 y tiene memoria suficiente para guardar 500 contactos y 50 mensajes de texto. En su interior, 32 MB de RAM, procesador MediaTek 6261D y 250 mAh de batería y un modulador de voz para cambiar la voz por la de una mujer, un hombre, un niño, un pato o Wall-E.

Mini Celulares - Zanco Tiny

Pero el más llamativo de todos es el L8STAR BM70. La marca es, de nuevo, L8STAR, y si usted es un aficionado a la tecnología seguramente le suene: lo vimos en el Mobile World Congress 2018. Mide 65 x 24 x 12 mm y es tan pequeño que se podría esconder en la mano cerrando el puño.

Solo tiene conectividad 2G, suficiente para llamadas de voz, una pantalla de 1,77 pulgadas con resolución de 480 x 320 píxeles y 128 MB de memoria RAM. En su interior cuenta con una batería de 500 mAh y, según el fabricante, es capaz de entregar hasta 10 días de operación en modo standy-by.

Categorías
Columnas

Celulares en el aula: tecnología al servicio de la educación

Santiago, Chile. 26 julio, 2019. Recientemente, el Ministerio de Educación lanzó una consulta nacional sobre el uso de celulares en los colegios del país. La encuesta, busca conocer la opinión de los profesores, directores y apoderados sobre esta materia y así tener un diagnóstico acerca de los efectos e implicancias de este en el aprendizaje, la sociabilidad y el ciberacoso.

Desde la Fundación País Digital apoyamos la iniciativa, sin embargo, observamos que su planteamiento conduce a la obtención de resultados negativos acerca del uso del celular en la sala de clases, cuando el objetivo es recoger información y, a partir de ella, definir una estrategia sólida a nivel país, no sólo prohibir o permitir el celular dentro de las salas de clase.

Organismos como la UNESCO defienden un “uso apropiado de los móviles” en las aulas, pues considera que bajo ciertas condiciones este dispositivo es un aporte al aprendizaje. Y lo mismo hemos visto como fundación, trabajando junto a profesores y educadoras, ayudándolos con estrategias pedagógicas que integren la tecnología para crear una cultura digital a partir de la educación más temprana. Desde la educación formal, se debiera entregar herramientas que permitan a las futuras generaciones desenvolverse en un mundo marcado por el incremento de la tecnología en distintas esferas: personales, sociales, económicas, políticas, etc.

¿Por qué prohibir una herramienta que permite acceder al conocimiento y adquirir diversas habilidades del siglo XXI? La respuesta puede ser el desconocimiento. Para algunos es difícil ver el celular como una herramienta pedagógica que pueda insertarse en el aula y menos en las prácticas docentes, principalmente por la falta de conocimiento, apoyo y de formación a partir de una cultura digital que comience desde la educación formal.

No obstante, al incluir este dispositivo en las prácticas docentes con el fin de que los estudiantes aprendan con herramientas cercanas para ellos, hemos visto grandes resultados: generan oportunidades para la comunidad educativa, potencian la creatividad, imaginación y la materialización de las ideas. No cerremos las puertas a la innovación, sino que preparémonos para enfrentar la Transformación Digital desde la educación formal.