Infoweek

Jue, 13 junio, 2024
Jue, 13 junio, 2024
Insignia Marketing

Debemos utilizar la tecnología para crear una humanocracia, dice Klaus Schwab

  • Tenemos que prepararnos para una «era inteligente» que fusione las dimensiones física, biológica y digital.
  • Un senador australiano denuncia la «malvada» guerra del WEF contra la alimentación.

Dubai, EAU. 14 febrero, 2024. El profesor Klaus Schwab, fundador y presidente ejecutivo del WEF (Foro Económico Mundial), instó el lunes a los líderes que asisten a la Cumbre de Gobiernos Mundiales (WGS) 2024 en Dubai a aprovechar la tecnología para crear lo que denominó una «humanocracia» y prepararse para una «era inteligente» que fusione nuestras dimensiones física, biológica y digital.

Esto incluye funciones como la conexión del cerebro a Internet y el uso de gafas de realidad virtual que, en última instancia, reconfigurarán el cerebro y lo volverán incapaz de distinguir entre realidad y fantasía.

En su discurso de apertura, titulado «Civilizaciones del mañana: Construidas para fracasar o resurgir», Schwab reflexionó sobre el impacto de los avances tecnológicos y subrayó la necesidad de una transición hacia una era en la que la humanidad florezca junto con el progreso tecnológico.

Destacando el potencial transformador de la tecnología, Schwab imaginó un futuro en el que los valores y aspiraciones humanos están profundamente entrelazados con las innovaciones tecnológicas. Subrayó la importancia de aprovechar tecnologías como la inteligencia artificial, la robótica, la computación cuántica y la impresión 3D para impulsar a la sociedad hacia un futuro más sostenible, equitativo y centrado en el ser humano.

«Si miramos hacia delante, no queremos pasar a utilizar la Cuarta Revolución Industrial en una fría burocracia. No queremos pasar a una tecnocracia. Lo que queremos hacer…. queremos avanzar hacia lo que yo llamaría una «humanocracia», un mundo en el que utilicemos la tecnología para aprovechar todo nuestro potencial humano y crear un mundo aún mejor», dijo Schwab.

Schwab dijo que llegó a sus conclusiones sobre la Cuarta Revolución Industrial no investigando y estudiando y luego utilizando su propia capacidad de razonamiento. No, consultó a ChatGPT.

«Tenía unas 20 páginas de texto y le pedí a ChatGPT: ‘Resume el texto y dime ahora, basándote en nuestra discusión, cómo será la nueva era, la era inteligente'», dijo.

Dijo que los líderes de la nueva era deben ser una combinación entre técnicos, filósofos y humanistas para lograr esta «humanocracia».

Schwab esbozó los aspectos clave de esta era inteligente, como los sistemas educativos personalizados, la asistencia sanitaria predictiva y una economía redefinida impulsada por el emprendimiento creativo y las plataformas digitales. Destacando el papel de la tecnología en la mejora del bienestar humano, imaginó espacios de trabajo que prioricen la creatividad y las conexiones interpersonales, facilitados por la automatización y la IA.

Schwab hizo un llamamiento a los gobernantes para que adopten de forma proactiva esta evolución tecnológica e involucren a sus ciudadanos en el proceso.

«Tenemos que estar preparados para un mundo en el que se fusionen nuestras dimensiones física, digital y biológica», dijo durante una conversación con Mohammad Abdullah Al Gergawi, ministro de Asuntos del Gabinete de los EAU y presidente de la WGS, tras su discurso.

Schwab instó a los líderes a seguir siendo optimistas y adaptables ante estos cambios transformadores.

Los que se nieguen a aprovechar estas nuevas «oportunidades» se quedarán atrás, incapaces de optar a los mejores empleos y oportunidades educativas. Eso ya se ve venir. La IA sustituirá al 60% de los puestos de trabajo en los próximos 10 a 20 años, y los que se nieguen a convertirse en transhumanos serán los primeros en ser eliminados de la población activa.

Reflexionando sobre el rápido ritmo del avance tecnológico, Schwab destacó la velocidad exponencial del cambio y la convergencia de diversas tecnologías que configuran el futuro. Predijo que el mundo asistirá a esta nueva era en los próximos 10 a 15 años.

Schwab señaló la necesidad de marcos éticos que guíen el despliegue responsable de la tecnología, garantizando que sus beneficios se compartan equitativamente y que los valores sociales sigan siendo primordiales.

En respuesta a una pregunta de Al Gergawi, Schwab abordó la preocupación por la sostenibilidad de los modelos económicos actuales y abogó por un cambio hacia políticas que prioricen la capacitación individual y la resiliencia a largo plazo.

Subrayó la importancia de la inclusión en las civilizaciones futuras, haciendo hincapié en la asequibilidad y la funcionalidad en el diseño de infraestructuras para garantizar que nadie se quede atrás.

«Tenemos que asegurarnos de que invertimos en las infraestructuras y las capacidades que necesitamos para avanzar», afirmó.

Durante su intraversión Tucker Carlson, llamó a los transhumanistas que «se creen Dios» y están utilizando la tecnología en un vano esfuerzo por «mejorar la condición humana».

Si los globalistas consiguen crear una nueva población de transhumanos, lo que veremos es la muerte del libre albedrío.

El principal asesor de Schwab en el WEF, Yuval Noah Harari, pronuncia una retórica igualmente venenosa sobre el futuro de la humanidad y su pérdida de libre albedrío. Dice, por ejemplo, que los niños podrán consultar a la IA para determinar su identidad sexual. Harari afirma que si él hubiera tenido acceso a la IA cuando era niño no habría tenido que esperar hasta el final de su adolescencia para descubrir que era gay.

Senador australiano denuncia la «malvada» guerra del WEF contra la alimentación

Un importante senador australiano denunció ante el Senado de su país la guerra mundial del WEF contra la alimentación.

El senador Malcolm Roberts se presentó valientemente ante el Parlamento australiano y denunció la «agenda maligna» del WEF.

Roberts dijo a sus colegas legisladores que el WEF está librando una guerra contra el suministro mundial de alimentos.

Dio la voz de alarma al advertir que los ataques de la organización globalista no elegida contra la industria agrícola son sólo el principio de la «campaña» del WEF para controlar el suministro de los alimentos.

Roberts reveló que el WEF pretende eliminar a los actores individuales, como los agricultores, de la cadena alimenticia para que un puñado de élites globalistas pueda controlar el suministro de alimentos para toda la humanidad.

Senador australiano denuncia la "malvada" guerra del WEF contra la alimentación

Malcolm Roberts, senador australiano.

«El WEF ha trasladado ahora su malvada agenda a los alimentos», advirtió Roberts en una declaración en el pleno del Senado.

«La campaña contra la agricultura es en realidad una campaña contra una de las necesidades de la vida: la alimentación».

Roberts continúa exponiendo con valentía la agenda del «Great Reset» del WEF.

Explica que el «Great Reset» se centra en esclavizar a la humanidad y que el control del suministro de alimentos es fundamental para esta agenda.

«Quien controla el suministro de alimentos controla a la gente», declaró Roberts.

«Quien controla la energía puede controlar continentes enteros».

«Quien controla el dinero puede controlar el mundo».

«El Foro Económico Mundial -y los multimillonarios depredadores a los que representan- están intentando actualmente hacer las tres cosas».

Roberts también ha dado la voz de alarma anteriormente sobre las vacunas de Covid mRNA.

En un discurso ante el Senado el año pasado, Roberts advirtió de que las inyecciones son una «herramienta de despoblación» del WEF.

Insignia Marketing

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *