Infoweek

Lun, 27 junio, 2022
Lun, 27 junio, 2022

Insignia Marketing

Implantes de microchips permiten pagar con la mano

  • Amazon, en vez, propone lectores de palma sin chip implantados.

Londres, Inglaterra. 23 abril, 2022. Patrick Paumen, 37, tiene un microchip de pago implantado en 2019 en su mano izquierda, y gracias a el no necesita utilizar una tarjeta bancaria o su teléfono móvil para pagar. En su lugar, simplemente coloca su mano izquierda cerca del lector de tarjetas sin contacto y el pago se realiza.

«El procedimiento duele tanto como cuando alguien te pellizca la piel», dice Paumen.

La primera vez que se implantó un microchip en un ser humano fue en 1998, pero sólo en la última década se ha podido comercializar esta tecnología.

Y en lo que respecta a los chips de pago implantables, la empresa británico-polaca Walletmor afirma que el año pasado se convirtió en la primera compañía en ponerlos a la venta.

«El implante puede utilizarse para pagar una bebida en la playa de Río, un café en Nueva York, un corte de pelo en París o en la tienda de comestibles local», afirma su fundador y director ejecutivo, Wojtek Paprota. «Puede utilizarse en cualquier lugar donde se acepten los pagos sin contacto».

El chip de Walletmor, que pesa menos de un gramo y es poco más grande que un grano de arroz, está compuesto por un minúsculo microchip y una antena encerrados en un biopolímero, un material de origen natural, similar al plástico.

Paprota añade que es totalmente seguro, cuenta con la aprobación de las autoridades, funciona inmediatamente después de ser implantado y se mantiene firmemente en su sitio. Además, no necesita batería ni ninguna otra fuente de energía. La empresa afirma que ya ha vendido más de 500 chips.

La tecnología que utiliza Walletmor es la comunicación de campo cercano o NFC, el sistema de pago sin contacto de los teléfonos inteligentes. Otros implantes de pago se basan en la identificación por radiofrecuencia (RFID), que es la tecnología similar que suele encontrarse en las tarjetas físicas de débito y crédito sin contacto.

Implantes de microchips permiten pagar con la mano

La radiografía muestra un implante de Walletmor, que se inyecta en la mano de una persona tras una anestesia local.

Para muchos de nosotros, la idea de que nos implanten un chip de este tipo en el cuerpo es espantosa, pero una encuesta realizada en 2021 entre más de 4.000 personas de todo el Reino Unido y la Unión Europea reveló que el 51% lo consideraría.

Sin embargo, sin dar una cifra porcentual, el informe añadía que «los problemas de privacidad y seguridad seguían siendo una preocupación importante» para los encuestados.

Paumen dice que no tiene ninguna de estas preocupaciones.

«Los implantes de chip contienen el mismo tipo de tecnología que la gente utiliza a diario», dice, «desde los llaveros para abrir puertas, las tarjetas de transporte público como la tarjeta Oyster de Londres o las tarjetas bancarias con función de pago sin contacto».

«La distancia de lectura está limitada por la pequeña bobina de la antena dentro del implante. El implante tiene que estar dentro del campo electromagnético de un lector RFID [o NFC] compatible. Sólo cuando hay un acoplamiento magnético entre el lector y el transpondedor se puede leer el implante».

Añade que no le preocupa que se pueda rastrear su ubicación.

«Los chips RFID se utilizan en las mascotas para identificarlas cuando se pierden», dice. «Pero no es posible localizarlas mediante un implante de chip RFID: hay que encontrar físicamente a la mascota perdida. Entonces se escanea todo el cuerpo hasta que se encuentra y se lee el implante del chip RFID».

Sin embargo, el problema de estos chips (y lo que causa preocupación) es si en el futuro serán cada vez más avanzados y estarán repletos de datos privados de una persona. Y, a su vez, si esta información es segura, y si realmente se podría rastrear a una persona.

La experta en tecnología financiera o fintech, Theodora Lau, es coautora del libro Beyond Good: How Technology Is Leading A Business Driven Revolution.

Dice que los chips de pago implantados son sólo «una extensión del IoT (Internet de las cosas)». Con ello se refiere a otra nueva forma de conectar e intercambiar datos.

Sin embargo, aunque dice que mucha gente está abierta a la idea -ya que haría que el pago de las cosas fuera más rápido y fácil-, hay que sopesar el beneficio con los riesgos. Especialmente cuando los chips incorporados contengan más información personal.

«¿Cuánto estamos dispuestos a pagar por la comodidad? «¿Dónde trazamos la línea cuando se trata de privacidad y seguridad? ¿Quién protegerá las infraestructuras críticas y a los seres humanos que forman parte de ellas?».

Nada Kakabadse, profesora de política, gobernanza y ética en la Henley Business School de la Universidad de Reading, también se muestra cauta sobre el futuro de los chips integrados más avanzados.

«La tecnología tiene un lado oscuro que puede dar lugar a abusos», afirma. Para quienes no aman la libertad individual, abre nuevas y seductoras perspectivas de control, manipulación y opresión».

«¿Y quién es el dueño de los datos? ¿Quién tiene acceso a los datos? Y, ¿es ético poner chips a las personas como hacemos con las mascotas?».

El resultado, advierte, podría ser «el desempoderamiento de muchos en beneficio de unos pocos».

Steven Northam, profesor titular de innovación y emprendimiento en la Universidad de Winchester, afirma que las preocupaciones son injustificadas. Además de su trabajo académico, es el fundador de la empresa británica BioTeq, que fabrica chips implantados y sin contacto desde 2017.

Sus implantes están dirigidos a personas con discapacidad que pueden utilizar los chips para abrir automáticamente las puertas.

«Tenemos consultas diarias», dice, «y hemos llevado a cabo más de 500 implantes en el Reino Unido – pero Covid causó cierta reducción en esto».

«Esta tecnología se ha utilizado en animales durante años», argumenta. «Son objetos muy pequeños e inertes. No hay riesgos».

De vuelta en Holanda, Paumen se describe a sí mismo como un «biohacker», es decir, alguien que se pone piezas de tecnología en su cuerpo para intentar mejorar su rendimiento. Tiene 32 implantes en total, incluidos chips para abrir puertas e imanes incrustados.

«La tecnología sigue evolucionando, así que sigo coleccionando más», dice. «Mis implantes aumentan mi cuerpo. No querría vivir sin ellos», dice.

«Siempre habrá gente que no quiera modificar su cuerpo. Deberíamos respetarlo, y ellos deberían respetarnos como biohackers», concluye.

La caja con escáner de palma de Amazon One llega a Whole Foods

Después de hacer su debut en Whole Foods Market en Seattle, WA, EE.UU. hace un año, el sistema de pago sin contacto Amazon One se está extendiendo a las tiendas de la tienda especializada en Austin, Texas.

La caja con escáner de palma de Amazon One llega a Whole Foods

Amazon dijo que en la tienda Whole Foods del centro comercial Shops of Arbor Trails, en el suroeste de Austin, ya se puede pagar la compra escaneando la mano en el lector de palmas de Amazon One en la caja. Los planes prevén que Amazon One se despliegue en las otras seis tiendas de Whole Foods en la zona, incluidas cuatro ubicaciones en Austin (centro de Austin, East Austin, Domain Northside y Gateway Shopping Centers) y una en Bee Cave y Cedar Park, Texas.

«Estamos encantados de introducir Amazon One como una opción para nuestros clientes de Whole Foods Market del área de Austin», dijo Leandro Balbinot, vicepresidente senior y director de tecnología de Whole Foods. «Siempre estamos buscando nuevas formas de satisfacer y deleitar a nuestros clientes y ofrecer opciones convenientes para mejorar la experiencia de compra».

Amazon One utiliza algoritmos y hardware personalizados para escanear la firma única de la palma de la mano de una persona y ofrecer un medio rápido y sin contacto que permita realizar actividades cotidianas como la compra y el pago en una tienda, la presentación de una tarjeta de fidelidad y la entrada segura en sitios como una tienda, un estadio o el lugar de trabajo. Los clientes se inscriben en el servicio en un quiosco o dispositivo especial en las tiendas participantes, y la inscripción tarda menos de un minuto, según Amazon. Tras introducir su tarjeta de crédito, los compradores colocan la palma de la mano sobre el dispositivo y siguen las instrucciones para emparejar la tarjeta con la firma de la palma de la mano, que se realiza en tiempo real mediante tecnología de visión por computador. Los clientes pueden inscribirse con una o dos palmas.

La caja con escáner de palma de Amazon One llega a Whole Foods

Una vez completado el proceso de registro, los clientes pueden utilizar Amazon One para pagar en las tiendas Whole Foods participantes. El pago con Amazon One tarda aproximadamente un segundo, según Amazon. Los compradores que se hayan inscrito previamente en Amazon One en una tienda de Amazon pueden tener que volver a introducir su tarjeta de crédito una vez en un dispositivo Amazon One en Whole Foods para utilizar el servicio en esas tiendas. Los inscritos también tienen la opción de vincular su ID de Amazon One con su cuenta de Amazon para obtener su descuento de miembro Prime y sus beneficios en Whole Foods.

La tecnología Amazon One se estrenó en Whole Foods en la tienda de Madison Broadway en Seattle el pasado mes de abril y posteriormente se extendió a las tiendas Whole Foods de West Seattle, Interbay, Westlake, Kirkland, Lynnwood, Roosevelt Square y Redmond, Wash. Whole Foods, con sede en Austin y filial de Amazon, cuenta con 511 tiendas en Estados Unidos en 43 estados.

«Amazon One trata de hacer que las actividades cotidianas, como pagar en una tienda, sean más fáciles y cómodas para los clientes», comentó Thi Luu, directora de gestión de productos para la tecnología de venta física de Amazon, con sede en Seattle. «Al registrarse en Amazon One con una tarjeta de crédito o débito, los clientes tienen la opción de pagar simplemente con la palma de la mano y pasar por caja más rápidamente. Construimos Amazon One para ofrecer una forma rápida, fiable y segura para que la gente se identifique o autorice una transacción mientras se mueve sin problemas a lo largo de su día».

Amazon One se basa en la tecnología Just Walk Out de la compañía, que fue pionera en las tiendas de conveniencia Amazon Go y, más recientemente, desplegada en los supermercados Amazon Fresh. Amazon Fresh también ofrece el carro de la compra inteligente Amazon Dash Cart en 16 de sus 27 establecimientos, y el resto de las tiendas ofrecen la compra Just Walk Out. Whole Foods ofrece actualmente Just Walk Out en dos tiendas, con la tecnología haciendo su debut en la tienda Glover Park de la cadena en Washington, D.C., a finales de febrero, seguido un mes más tarde por otra nueva tienda de Whole Foods en Sherman Oaks, California, proporcionando la funcionalidad Just Walk Out.

Insignia Marketing

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

MontBlanc - The Summit Range
Microsoft 365
Banner FonoIP - telefonia para teletrabajo

Eventos

agosto 2022
septiembre 2022
octubre 2022
noviembre 2022
¡No hay eventos!
Cargar más
Hyundai Creta 2022
Postgrados UC - Doctorado de Ingeniería y Tecnología UC
Norton 360
ConnectNow
BannerPropertyPartners300-buenas
Hosting Chile