Categorías
Destacados Infonews Titulares

Casi la mitad de los CFOs esperan aumentar la automatización de las operaciones

  • Desde marzo de 2020, PwC ha estado haciendo un seguimiento del sentimiento y las prioridades entre los líderes financieros sobre el brote del COVID-19.

Nueva York, EE.UU. 30 noviembre, 2020. Cuando encuestamos a los CFOs (Chief Financial Officer) de todo el mundo sobre el impacto de la pandemia del coronavirus en sus empresas hace unos meses, casi la mitad (45%) esperaba una pérdida de productividad debido a la falta de capacidades de trabajo a distancia. En ese momento, muchas empresas se encontraban en las primeras etapas de respuesta a la crisis, sin pensar aún en estrategias de recuperación. Hoy en día, las cuarentenas se están levantando en todo el mundo a medida que los líderes de las naciones y las empresas aceptan que las economías se reabrirán y funcionarán junto con un virus que sigue siendo una amenaza constante.

Frente a esta realidad, los CFOs han cambiado su enfoque, concentrándose ahora en que las personas vuelvan a un lugar de trabajo que ha cambiado radicalmente. Esta vez, sólo el 26% de los CFOs encuestados prevén una pérdida de productividad en el próximo mes. Muchas empresas han resistido la crisis inmediata – han implementado medidas de seguridad, han realizado la transición al trabajo a distancia y otras nuevas formas de trabajo, y ahora están pensando en lo que necesitan para sobrevivir y prosperar en el futuro. Y, por supuesto, lo hacen en un momento de mayor tensión social en el que su liderazgo será de vital importancia. Incluso en una muestra mundial con países en diferentes puntos de propagación del virus y de respuesta de los gobiernos, surgen temas comunes: la preocupación por una nueva ola de infecciones y por cómo mantener a la gente segura, la necesidad de planes ágiles para sortear una recesión económica mundial y volver a comprometer a los clientes, y la búsqueda de nuevas fuentes de ingresos a través de la innovación.

Los principales hallazgos

  • A medida que se implementan estrategias de retorno al trabajo, los CFOs están más preocupados por los efectos de una recesión económica mundial (60%), la posibilidad de una nueva ola de infecciones (58%) y el impacto financiero en su empresa (47%).
  • La mayoría de los CFOs prevén un efecto significativo en sus resultados: más de la mitad (53%) esperan una disminución de los ingresos y/o beneficios de hasta un 25% como resultado de la crisis. Para reconstruir los flujos de ingresos, el 63% está planificando cambios en sus ofertas de productos o servicios.
  • Las empresas están adoptando nuevas formas de trabajo, con un 52% informando que están planificando hacer del trabajo a distancia una opción permanente para los roles que lo permitan, y el 52% diciendo que piensan mejorar la experiencia del trabajo a distancia.

¿Las principales preocupaciones de los CFOs? La economía mundial y una posible nueva ola del COVID-19

Hace ya unas semanas que muchos países se han embarcado en reaperturas por etapas, permitiendo lentamente más comercio y otras actividades. A medida que estas decisiones se desarrollan, los CFOs están considerando los planes de regreso al trabajo, determinando cuándo y cómo -y en qué medida- traer de vuelta a los empleados. Entre nuestros encuestados, la principal preocupación al poner en práctica estos planes es el impacto de una recesión económica mundial (60%), pero un número casi igual de alto está preocupado por una nueva ola de infecciones (58%). La preocupación por el impacto financiero en sus empresas, incluyendo los efectos en los resultados de las operaciones, los períodos futuros, la liquidez y los recursos de capital, también es muy alta (47%). Menos preocupantes son cuestiones como las interrupciones de la cadena de suministro (17%) y la capacidad de gestionar eficazmente modelos híbridos de trabajo a distancia e in situ (16%). Esto puede atribuirse al hecho de que muchas empresas han demostrado su capacidad en estas áreas durante las semanas y meses anteriores.

En lo que respecta a la preocupación por las repercusiones financieras, observamos notables disparidades entre los territorios, algunas de las cuales pueden atribuirse a las diferencias en el estímulo y el apoyo de los gobiernos. El impacto financiero es la principal preocupación de los CFOs de Chipre (81%) y Africa (59%), pero sólo lo cita el 35% de Dinamarca y el 34% de los CFOs de Alemania. Los directores de finanzas de Brasil (30%) y de Africa (29%) tienen más probabilidades que el promedio de preocuparse por las perturbaciones de la cadena de suministro, y los CFOs de Lituania (50%) tienen más probabilidades de preocuparse por la disminución de la confianza de los consumidores. El impacto de una recesión mundial es una fuente importante de preocupación en todas las industrias, encabezadas por los CFOs de la industria manufacturera y la automotriz (66%). Los CFOs de los mercados de consumo, al hacer frente a las cambiantes preferencias y pautas de gasto, tienen más probabilidades que el promedio de preocuparse por la disminución de la confianza de los consumidores (43%) y el aumento del costo de hacer negocios (21%).

El principal impacto de una crisis economica mundial es la principal preocupacion de los CFOs

La mayoría de los CFOs anticipan una disminución de los ingresos este año

Las expectativas de los directores financieros sobre la disminución de los ingresos están en consonancia con sus preocupaciones sobre la recesión mundial y el impacto financiero, y con los principales indicadores económicos. El Banco Mundial predice que la economía mundial experimentará la recesión más profunda desde el final de la Segunda Guerra Mundial, con una contracción del 5,2% del PIB mundial en 2020. Aunque el impacto varía según las regiones, ninguna se mantiene intacta. Se prevé que la actividad económica en el Medio Oriente y Africa del Norte, por ejemplo, se contraiga un 4,2% como resultado de la pandemia y la crisis del mercado del petróleo. La Comisión Europea proyectó que la economía de la UE disminuirá un 7,5% este año.

Con este telón de fondo, el 53% de los CFOs esperan una disminución de hasta el 25% en los ingresos y/o ganancias. Sólo el 4% de los CFOs dicen que el impacto de la crisis es aún difícil de evaluar, y los CFOs de Irlanda tienen más probabilidades que la media de no estar seguros del impacto. En los extremos opuestos, vemos variaciones a nivel de territorio y país. Por un lado, los CFO de países como Alemania y Dinamarca tienen más probabilidades que la media de esperar una disminución de menos del 10%, ningún impacto, o un aumento de los ingresos y/o ganacias. Por otro lado, los CFO de territorios como Medio Oriente, Africa y Chipre tienen más probabilidades de esperar una disminución de más del 50%. Desde la perspectiva de la industria, los directores financieros de las industrias de la salud tienen más probabilidades que el promedio de esperar una disminución de los ingresos de menos del 10% o incluso un aumento de los ingresos. Mientras tanto, los CFOs de los mercados de consumo, muy afectados por los cierres de tiendas físicas y los pedidos para el hogar, es más probable que esperen disminuciones del 25% a más del 50%.

Mas de la mitad de los CFOs esperan una disminucion en los ingresos de hasta un 25%

COVID-19 está acelerando nuevas formas de trabajar

Mientras manejan estos desafíos financieros, la mayoría de los CFOs en nuestra encuesta se han centrado en la seguridad. Están planeando nuevas medidas de seguridad en el lugar de trabajo (75%) y reconfigurando los lugares de trabajo para promover el distanciamiento (72%). Pero, por supuesto, no todos volverán a los lugares de trabajo físicos. Más de la mitad de los CFOs indican que tomarán medidas para mejorar la experiencia de trabajo a distancia (52%) y para hacer del trabajo a distancia una opción permanente (52%), y el 50% informa que planea acelerar la automatización y nuevas formas de trabajo. Estos hallazgos se corresponden con el 75% de los CFOs que dicen que la mayor flexibilidad desarrollada durante la crisis es un factor que hará que su organización sea más fuerte a largo plazo, y el 65% citó la resilencia y agilidad que han implementado. Para mantener estos logros, los líderes de las empresas tendrán que considerar las herramientas, comportamientos e incentivos que permitan a los empleados ser productivos, colaborativos y creativos, e invertir en las áreas que tendrán mayor impacto. Igualmente importante, dado que el trabajo a distancia conlleva un elevado riesgo de agotamiento, los gerentes deben centrarse en el bienestar de los empleados, lo que incluye fomentar el tiempo de ausencia, ofrecer apoyo en materia de salud mental y satisfacer las necesidades individuales de las personas.

Los CFOs de Africa (68%), Medio Oriente (62%) y Turquía (61%) tienen más probabilidades que la media de planificar la aceleración de la automatización. En el Caribe (39%), Medio Oriente (36%) y los EE.UU. (35%), es más probable que los directores financieros planeen reducir su huella inmobiliaria. A nivel de la industria, es más probable que los CFOs de energía, servicios públicos y recursos se concentren más que el promedio en la seguridad del lugar de trabajo (83%), la reconfiguración de los lugares de trabajo (77%) y el cambio de turnos para reducir la exposición (59%). Los CFOs de las industrias de la salud, tal vez reflejando la rápida adopción de la telemedicina, tienen más probabilidades de planificar y lograr que el trabajo a distancia sea una opción permanente para las funciones que lo permitan (64%) y de mejorar la experiencia (69%). También se encuentran entre los que más probablemente consideren la posibilidad de explorar el seguimiento de la ubicación de las personas (26%).

La seguridad en el lugar de trabajo es una prioridad, pero muchas empresas tambien estan planificando continuar con el trabajo a distancia

La confianza entre los CFOs es alta sobre los preparativos de seguridad

Dado que se focalizan en dar respuestas más tácticas para hacer volver a la gente, tiene sentido que los CFOs informen de que se sienten muy seguros de la capacidad de sus empresas para ofrecer un entorno seguro a los clientes (79%) y a los empleados (74%). Y, aunque una nueva ola de infección está entre sus principales preocupaciones, también informan sentirse muy confiados de que podrán responder de manera efectiva (71%). Cuando se trata de medidas más avanzadas, la confianza comienza a disminuir. Menos directores financieros dicen que tienen mucha confianza en la construcción de habilidades para el futuro (45%) y en la identificación de nuevas oportunidades de ingresos (27%). Esto tiene sentido: durante el peak de la crisis, probablemente no estaban tan enfocados en estas áreas.

Los CFOs de Turquía (92%) y Chipre (89%) son los que más probabilidades tienen de decir que se sienten muy seguros de cumplir las expectativas de seguridad de los clientes, y los líderes financieros del Caribe (82%), Turquía (81%) y Africa (80%) tienen la mayor parte de los encuestados que se sienten muy confiados en sus protocolos de respuesta y cuarentena de la segunda oleada. En todas las industrias, los CFOs de los mercados de consumo (82%) informan que se sienten muy confiados en el cumplimiento de las expectativas de seguridad de los clientes, lo que constituye una alta prioridad en la reapertura de las tiendas minoristas. Los CFOs de los mercados de consumo también informan un mayor nivel de confianza (34%) en la capacidad de identificar nuevas oportunidades de ingresos, tal vez como resultado del rápido giro para ofrecer opciones a los consumidores mientras las tiendas físicas estaban cerradas. Los CFOs de servicios financieros (76%) indican el mayor nivel de confianza sobre los protocolos de respuesta y cuarentena de la segunda oleada.

Los CFOs confian en su capacidad para matener seguros a los clientes y empleados

Un enfoque renovado de la innovación será fundamental para la recuperación de las empresas

Al considerar el futuro, las empresas están ansiosas por reconstruir o mejorar los ingresos, lo cual, como se ha señalado anteriormente, es un área en la que la confianza está decayendo. La mayoría de los CFOs (63%) citan la oferta de productos o servicios nuevos o mejorados como lo más importante para esta búsqueda – lo que subraya el hecho de que la innovación será un factor impulsor durante el período de recuperación. Habrá una necesidad creciente de nuevas formas de trabajar para mejorar la creatividad necesaria para sostener esta innovación, por ejemplo, nuevos instrumentos, nuevos comportamientos y el refuerzo de los incentivos y recompensas. Otras opciones importantes son la modificación de las estrategias de fijación de precios mediante el aumento o la disminución de los precios o la oferta de diferentes condiciones de pago (48%) y la exploración de estrategias de distribución alternativas, como el cambio de la venta o la entrega en persona a la venta o la entrega virtual (36%).

El cambio de la oferta de productos y servicios es la principal elección de los CFOs en Dinamarca (72%) y el Caribe (70%). Los CFOs de México (38%) y los Estados Unidos (34%) son más propensos que el promedio a citar cambios de talento, como la contratación y la mejora de las habilidades. A nivel de la industria, las estrategias planificadas varían ampliamente. Los CFOs de tecnología, medios de comunicación y telecomunicaciones (75%) tienen más probabilidades que el promedio de favorecer los cambios en los productos y servicios. Es más probable que los CFOs de energía, servicios públicos y recursos (55%) citen cambios en las estrategias de fijación de precios y que también consideren los cambios en los mercados geográficos (37%). Es más probable que los CFOs de las industrias de la salud consideren, más que el promedio, los cambios en los segmentos de clientes (48%).

Cambiar la oferta de productos y servicios será clave para reconstruir los ingresos

Las inversiones en digital e I+D se mantienen fuertes

La contención de los costos sigue siendo la principal medida financiera que los CFOs están considerando como resultado del coronavirus (81%), pero más de la mitad (56%) de los encuestados están considerando la posibilidad de aplazar o cancelar las inversiones previstas. Entre este último grupo, hoy menos CFOs que en encuestas anteriores del CFO Pulse, dicen que considerarán la posibilidad de cancelar o aplazar las inversiones planificadas en I+D (14%). Esta es una buena noticia, dada la creencia de los encuestados en la importancia de desarrollar nuevos productos y servicios. Tampoco es tan probable que los CFOs recorten su inversión prevista en transformación digital (11%), lo que corresponde a los resultados sobre sus planes para acelerar la automatización y mejorar la experiencia de trabajo a distancia. El área más común de posibles recortes sigue siendo (como ha sido en todas nuestras encuestas de CFO Pulse) en gastos de capital generales y edificios (82%).

Los CFOs de Medio Oriente (90%) y México (89%), que son menos optimistas que la media en cuanto al efecto del COVID-19 sobre los ingresos, son los que más probablemente considerarán la cancelación de las inversiones de capex. En los EE.UU., donde más de 44 millones de personas han solicitado beneficios estatales de desempleo desde mediados de marzo, es más probable que los CFOs citen reducciones en las inversiones en la fuerza de trabajo (48%), al igual que los CFOs en el Medio Oriente (51%). Desde la perspectiva de la industria, los directores financieros de energía, servicios públicos y recursos son más propensos que el promedio a considerar reducciones en las inversiones de operaciones (64%) y menos propensos a citar inversiones en TI (19%). Los CFOs de servicios financieros son menos propensos que la media a pensar en recortes en I+D (10%), y los CFOs de tecnología, medios y telecomunicaciones son menos propensos a planificar recortes en las inversiones en actividades medioambientales, sociales y de gobierno (6%).

Los CFOs estan mas preocupados a recortar las inversiones generales de capital que las digitales, de I+D o de ciberseguridad

Una mirada retrospectiva a la evolución de la respuesta de los directores financieros

Desde que encuestamos por primera vez a los CFOs sobre sus percepciones y respuestas al COVID-19 en marzo de 2020, hemos observado cómo se centraban en la seguridad, gestionaban la salud y las crisis económicas y sociales y adaptaban su modelo de negocio a las circunstancias rápidamente cambiantes. En esta última instancia, aceptaron que tendrán que encontrar una manera de existir junto a, y prosperar a pesar de, la continua amenaza del COVID-19 en los meses y posiblemente años venideros. Mientras se preparan para una segunda ola de infección y trabajan para mejorar los flujos de ingresos, los líderes financieros continuarán priorizando la agilidad mientras navegan en este nuevo mundo.