Categorías
Infonews Titulares

CyberMonday 2020 superó los US$ 300 millones

  • El total de transacciones superó en más de un 60% el Cybermonday 2019, y las ventas aumentaron un 15%.
  • La tasa de reclamos bajó a un mínimo histórico de tan solo 0,01%.

Santiago, Chile. 9 noviembre, 2020. Coronando un año histórico para el comercio electrónico chileno, el CyberMonday 2020 cerró con 175 millones de visitas y US$ 305 millones en ventas, producto de 3 millones y medio de transacciones a nivel nacional, más de un 60% por sobre lo registrado en 2019. Faltando aún el fuerte de la temporada navideña, el canal online se consolidó de esta forma como la principal herramienta del sector para hacer frente a un período extraordinariamente complejo, en el que la mayor parte de las tiendas físicas se mantuvo cerrada durante meses.

Medidas en pesos, las ventas del CyberMonday anotaron un aumento del 15% real en comparación a año previo.

CyberMonday 2020 superó los US$ 300 millones

Tal como había ocurrido en el CyberDay de fines de agosto y comienzos de septiembre, el énfasis del evento estuvo puesto en contribuir a la recuperación de los segmentos más afectados tanto en bienes como en servicios, en promover las ventas de la PYME y la integración regional del comercio electrónico, así como la ayuda solidaria a las fundaciones dedicadas a la beneficiencia.

Adicionalmente, las empresas participantes hicieron un esfuerzo especial por disponer de inventarios y precios atractivos para ayudar a los consumidores a adelantar las compras navideñas, de modo de aprovechar de realizarlas a precios Cyber y evitar las aglomeraciones que se prevén para diciembre en las tiendas físicas.

En tan sentido, el presidente de la CCS, Peter Hill, manifestó su satisfacción con el logro de los objetivos planteados, destacando especialmente la situación de los hogares y las PYMEs, “que han podido encontrar en el e-commerce una herramienta eficaz para mantener abierto el acceso al consumo en un año marcado por la necesidad de limitar al mínimo el contacto físico y los desplazamientos”.

CyberMonday 2020 superó los US$ 300 millones - trasacciones

En materia de regiones, Hill mostró su satisfacción por los avances logrados, haciendo hincapié en la necesidad de incorporar a todas las empresas y consumidores del país a los beneficios del canal online, permitiendo de esta forma contribuir a la descentralización e igualdad de oportunidades en el consumo.

En la misma línea, Marcela Pastenes, gerente general de la Cámara Regional de Comercio de Valparaíso, entidad que participó a través de sus socios y de su marketplace ContigoPyme.cl, hizo un auspicioso balance, destacando la gran acogida de los consumidores a su plataforma de apoyo a las PYMES de la región, señalando que este tipo de eventos Cyber “son una gran oportunidad para que las empresas regionales puedan aumentar sus ventas y crear valor en sus negocios, en un mercado que es cada vez más complejo y competitivo”.

Victor Dacaret, presidente de otra de las entidades participantes, la Cámara de Comercio de Curicó, reforzó la idea, y destacó que “considerando la grave situación sanitaria que vive el país y la inmovilidad de acceso al comercio en algunas zonas del territorio, CyberMonday aparece como una excelente alternativa” que despertó “vivo interés y entusiasmo en nuestra zona”.

En materia de satisfacción de los consumidores, desde la CCS destacaron el logro histórico de reducir la tasa de reclamos a tan solo un 0,01% del total de transacciones. De acuerdo a la información proporcionada por SERNAC, los reclamos recibidos con ocasión del evento alcanzaron a 346 hasta las 9:30 del día jueves, lo que representa una reducción de más del 30% en relación al CyberMonday 2019, y del 70% respecto del CyberDay de este año. Eso, pese a que la estadística incluye a sitios que no participan de la campaña oficial.

CyberMonday 2020 superó los US$ 300 millones - reclamos

Esta tasa equivale a un 1 reclamo por cada 10.000 transacciones, un logro impresionante, que va en la línea de los esfuerzos que hemos desplegado como Cámara junto a las empresas para desarrollar modelos de autorregulación eficientes y efectivos, que pongan las necesidades de los consumidores como el factor prioritario del sector.

Dentro de estos esfuerzos, destacan el Código de buenas prácticas del sector y la segunda parte del piloto del sistema de resolución de problemas online, desarrollado por el Centro de Arbitrajes y Mediación de la CCS, que busca proporcionar un medio simple y efectivo para que las inquietudes de los consumidores sean resueltas en el menor tiempo posible.

Finalmente, la CCS hizo un agradecimiento a todos los participantes de esta jornada histórica: a los más de 600 sitios participantes, incluyendo, tiendas online, fundaciones y proveedores de medios de pago, logística y soporte tecnológico, y principalmente a los millones de consumidores que convirtieron el evento en un nuevo suceso para el comercio online chileno.

Categorías
Destacados Infonews Titulares

Estudio realizado por académicos de la Universidad de Chile revela brechas cualitativas en la contratación de CIOs

  • Un 30,56% de los individuos de la muestra calza en el perfil solicitado por la empresa; mientras que un 69,44%, no coincide.
  • Según la literatura académica y áreas de responsabilidad existen cuatro categorías de CIO: estratega, innovador, habilitador y tecnólogo. De ellos, prevalecen suficientes profesionales, para satisfacer la demanda de las empresas, con excepción de la categoría estratega, donde existe una brecha significativa de individuos, en comparación con la demanda.

Santiago, Chile. 9 noviembre, 2020. Un análisis exploratorio sobre perfiles de directores del área de Tecnología o por sus siglas en inglés, Chief Information Officer (CIO), que clasifica la oferta de profesionales que desempeñan este rol frente a la demanda para el puesto, que tienen las empresas, aborda el artículo The CIO Gap and Mismatch, que elaboraron los académicos del Departamento de Control de Gestión y Sistemas de Información de la Facultad de Economía y Negocios de a Universidad de Chile, Ariel La Paz y Jaime Miranda, junto al profesor de la Universidad de Valparaíso, Jonathan Vásquez.

El estudio, que fue publicado en el Journal IT Professional, señala que existe una brecha y desajuste entre los profesionales que desempeñan el rol de CIO y la definición que la empresa tiene del cargo. “La tasa de coincidencia general en la muestra es baja, lo que revela que el 30,56% de las empresas y los individuos logran una coincidencia completa; mientras que existe un 69,44% de discrepancias entre empresas e individuos”.

Los autores explican que el análisis de esta “muestra de personas contratadas en el puesto de CIO en el momento del estudio pone de manifiesto un importante desajuste entre las definiciones que tienen las empresas del puesto de CIO y los perfiles de las personas contratadas; así como una brecha importante en el caso del tipo CIO estratega”. En este caso, explican que “un desajuste indica que una empresa define un conjunto de características para el puesto de CIO, mostrando una preferencia por un perfil determinado, pero contrata a una persona que está clasificada como un tipo diferente de CIO”.

En esta línea, señalan que a partir de un desajuste de la oferta y demanda de profesionales, se generan algunos problemas. En primer lugar, indica el estudio, “cambian las percepciones o expectativas de las capacidades de los individuos pero, lo más importante, es que produce brechas comerciales y desalineación en el desempeño y resultados obtenidos por las organizaciones”.

En segundo lugar, se pueden producir “problemas en el lenguaje técnico y comercial, lo que impide una comunicación efectiva; así como en la traducción de las necesidades comerciales en proyectos de sistemas y tecnologías de información, y una priorización incorrecta de las inversiones y operaciones de TI”.

De igual manera, otro problema que queda de manifiesto por este desequilibrio radica “en la falta de CIO estrategas, donde las instituciones educativas pueden asumir un papel de liderazgo en la formación de nuevas generaciones o la actualización de los profesionales en la pista de CIO”.

En la investigación, se recalca que “esta brecha y desajuste debe corregirse en el mercado laboral de CIO o realinearse dentro de las empresas, para garantizar que los puestos se ocupen con la mejor combinación posible, y, de ese modo, mejorar el desempeño corporativo y los resultados financieros”. Además, los autores enfatizan que “si no se ajustan las necesidades corporativas a las capacidades de las personas, disminuyen los activos de recursos humanos de TI”.

Si bien los investigadores aclaran que no pueden asegurar que este escenario de desequilibrio se generalice en todos los contextos, que sea un problema exclusivo de demanda y oferta, o de reclutamiento y selección, advierten que “podría deberse a una estructura de mercado rígida, en la que los individuos y las empresas se adaptan de mejor manera en un momento específico, pero luego deben enfrentar la dinámica de los negocios, que cambia la exigencia de habilidades de CIO”.

En el escenario actual, con crisis social y pandemia, “se hace urgente una adaptación rápida y estratégica a las necesidades de automatización, teletrabajo y virtualización de la administración y las operaciones corporativas”, señala el profesor Ariel La Paz.

CIO

Para elaborar el estudio, los autores analizaron los resultados de un cuestionario, que proporciona información sobre las características personales, habilidades y antecedentes de la oferta de profesionales, así como las definiciones de las empresas, para el puesto de CIO, y que fue aplicado a una muestra de profesionales que ejercen este rol.

La encuesta capturó datos de 36 CIO empleados en empresas del sector financiero (19,4%) y minorista (17%), que cuentan con un promedio de 1.458 empleados, considerando a la mayoría como grandes empresas (78%), según la clasificación del Servicio Nacional de Impuestos.

Para identificar la coincidencia y brechas entre las especificaciones de la empresa y los atributos dominantes de los individuos y así estimar el número y tipo de CIO en oferta y demanda, los investigadores agruparon las orientaciones individuales y corporativas en cuatro perfiles diferentes, que se vinculan a la literatura académica y a sus áreas de responsabilidad.

“Un CIO estratega prioriza la alineación de los objetivos estratégicos con un adecuado diseño de tecnologías y sistemas de información y seguimiento de las operaciones. En las funciones tácticas, el CIO innovador enfatiza el diseño y los usos potenciales de las nuevas tecnologías, y el CIO habilitador tiene como objetivo mejorar el desempeño de otras áreas funcionales. En el nivel operativo, el CIO tecnólogo desarrolla, instala y despliega las tecnologías y sistemas de información, para la continuidad operativa”, se describe en el estudio.

El estudio señala que idealmente un CIO debería asumir la responsabilidad en todas las áreas, pero en la práctica no ocurre, pues “tienden a especializarse, lo que da forma a sus fortalezas personales y habilidades profesionales adquiridas en su formación académica y experiencia práctica”.

Por lo tanto, “el desempeño real y el énfasis del CIO deben ser definidos por la interacción de la demanda y la oferta. La empresa define las responsabilidades y las características del perfil necesarias para el puesto, y los CIO postulan a empresas que aprecian sus habilidades y destrezas. Una combinación ideal haría encajar los perfiles de las personas con los requisitos de las empresas, alineando el desempeño de los CIO con los requisitos de la empresa y, finalmente, equilibraría la cantidad de CIO por tipo, en el mercado”.

Resultados

Los resultados del estudio muestran que predomina el CIO innovador, en cuanto al mismo número de individuos y perfiles solicitados por empresas. Respecto a los perfiles de tecnólogo y habilitador, estos presentan diferencias importantes en el número de personas que conforman la oferta y la demanda de las empresas por esos perfiles, ya que la muestra tiene aproximadamente siete veces más CIOs tecnólogo y el doble de CIOs habilitadores, respecto a las empresas que exigen este tipo de profesionales.

Se destaca que existen suficientes CIOs, de acuerdo a las necesidades y perfiles, para satisfacer la demanda de las empresas, a excepción de los estrategas, donde existe una brecha significativa de individuos, en comparación con la demanda.

Respecto al vínculo de los CIOs y el nivel gerencial de las organizaciones, el estudio indica que “las actividades gerenciales en la agenda tienden a estar muy marcadas en los perfiles de estratega e innovador; mientras que las actividades operativas se relacionan con el perfil de CIO habilitador y tecnólogo. La estructura de informes y el esquema de compensación para cada perfil es coherente con el nivel de participación en la definición de estrategias, y se considera al estratega e innovador como pares en el nivel gerencial: reportan al CEO y reciben compensación ejecutiva”.

Por el contrario, en el caso de “los habilitadores y tecnólogos se ubican en un nivel de jerarquía inferior, quienes informan al CFO o CPO, y reciben una compensación ejecutiva basada en el desempeño y resultados”.

Respecto a los atributos de la oferta de profesionales, el estudio indica que “se reconoce valor en el nivel educativo y en la articulación de áreas de conocimiento que los individuos combinan para construir su formación académica. En este caso, la relevancia de la educación se asocia al ámbito cuantitativo (años de educación formal o número de estudios académicos) y cualitativo (habilidades tecnológicas y gestión)”.

El estudio añade que “las habilidades de los perfiles habilitadores y tecnólogos son más técnicas, en comparación a los estrategas e innovadores, que son más administrativas”.

Los investigadores concluyen que “cuando una empresa considera a las tecnologías y sistemas de información de manera utilitaria comete un error al contratar a un CIO innovador o estratega. En este caso, este tipo de CIO puede proponer innovaciones y planes de negocios a una empresa que solo necesita sistemas robustos, por lo que no requiere de un profesional que se siente en la junta ejecutiva y que negocia el presupuesto”.

Agregan que “las empresas que buscan asesoramiento profesional en tecnologías y sistemas de información para impulsar su negocio y contratan tecnólogos o habilitadores no encontrarán las propuestas de valor que esperan. Ambas situaciones frustran a los CIO y las empresas, ya que no trabajan en un terreno común y fértil”.