Categorías
Seguridad Titulares

BancoEstado detectó un software malicioso en sus sistemas operativos

Por César Pallavicini Zambrano, CEO de Pallavicini Consultores.

Santiago, Chile. 7 septiembre, 2020. El día viernes 5 del presente mes, el Equipo de Respuesta ante Incidentes de Seguridad Informática, CSIRTGOB emitió un “COMUNICADO SOBRE AUMENTO DE NIVEL DE SEGURIDAD CIBERNÉTICA”, donde solicita a la comunidad de la Red de Conectividad del Estado y a todos los Encargados de Ciberseguridad del Estado, para que tomen precauciones en cada uno de sus sistemas dado que se ha comprobado la activación de campañas de ransomware dirigidas a entidades privadas de la economía nacional en las últimas horas, las que habrían afectado en forma limitada a esos ambientes.

El Nivel Alto de seguridad que se activa a partir de este momento, implica que existe una amenaza que, de llegar a afectar al Estado, podría tener un impacto significativo. En consecuencia, se advierte a toda la comunidad y entidades asociadas, que CSIRT activará controles de reforzamiento remoto para monitorear y evaluar la situación.

Luego de lo antes mencionado por el CSIRT (Computer Security Incident Response Team), el domingo 6, “BancoEstado informó la detección durante el fin de semana de un software malicioso en sus sistemas operativos.

La información fue dada a conocer por la entidad mediante un comunicado subido a redes sociales, señalando que sus equipos operacionales y de ciberseguridad se desplegaron para controlar el hecho.

Esta noticia fue twitteada por el senador Felipe Harboe, mencionando a 14.000 puestos de trabajo y 4.000 servidores atacados; advirtiendo que “el gobierno aún duerme sin enviar la ley de institucionalidad en Ciberseguridad. Es clave que den sentido de urgencia, ya que en la economía digital, la Ciberseguridad es condición de confianza”!

Mientras se compartía la información con la comunidad de profesionales de riesgo operacional y grupos de ciberseguridad, se confirmó que serían 12.000 los servidores afectados y que la banca y la CMF (Comisión para el Mercado Financiero) están muy preocupados por lo ocurrido; porque surgió el rumor de que también fue atacado un Banco privado. De ser cierto, ya no se trataría solamente de empresas del estado, según lo advertido por el CSIRT, ya que hay que considerar que en años anteriores, cuando se produjeron estos ciberataques, supondría que el ataque se debió a vulnerabilidades del sistema operativo Windows, lo que podría afectar a otras industrias.

Esperemos que pronto el gobierno y el congreso, agilicen las leyes que hasta ahora han sido intenciones, pero que duermen en las diferentes etapas de aprobación, me refiero a leyes o reformas: Infraestructura Crítica, Institucionalidad en Ciberseguridad, Protección de Datos Personales, Delitos Informáticos (fue dictada en 1993) y otras.

En el sector privado, hay que insistir en la importancia de tener una visión de Gobierno Corporativo y de cumplimiento, para poder mitigar los riesgos a que se exponen las compañías, riesgos cibernéticos, gestión de riesgo operacional, financiero, legal, etc. Sin embargo, si las empresas continúan recortando los presupuestos de inversión y postergándolos al año siguiente, los ciberatacantes verán incrementados sus ingresos nuevamente.

Categorías
PYME Titulares

Banca enfrenta una potencial crisis crediticia por el COVID-19

  • Así lo determina un nuevo estudio de Accenture, según el cual, las tendencias de la crisis financiera mundial de 2008 y el aumento del costo de riesgo en el Q1 sugieren que es probable que comience a elevarse pronto el costo de riesgo de los bancos y podría llegar a su punto máximo en los próximos 24 meses.

Santiago, Chile. 7 septiembre, 2020. Los bancos de todo el mundo se enfrentan a una inminente crisis crediticia, encendida por el COVID-19. Así lo establece un nuevo estudio de Accenture, según el cual, ante la difícil situación de las personas y las PYMEs, en los próximos meses habría una ola de incumplimientos de los pagos.

La situación financiera de las personas y las PYMEs es hoy muy difícil por la pandemia. Con cierres obligatorios, interrupciones en la cadena de suministro y restricciones de viaje, muchas empresas han sido devastadas por el COVID-19. El desempleo en países de todo el mundo ha alcanzado cifras récord, mientras muchos de los que siguen trabajando se llevan a casa menos dinero como resultado de horas más cortas, salarios más bajos (recortados por los empleadores para evitar los despidos), o ambos.

En una encuesta reciente de Accenture, más de un tercio de los consumidores a nivel mundial dijo que se encuentra “apretado financieramente”, con menos ingresos disponibles que antes la pandemia. La Organización de Cooperación y Desarrollo Económicos proyecta un 30% de caída en los gastos de consumo en muchas economías avanzadas. Además, el 88% de los consumidores está preocupado por la economía y el 64% de su seguridad en el trabajo.

Ante esto, no es de extrañar que sus prioridades se hayan desplazado a las necesidades básicas, aumentando la demanda de productos de higiene, limpieza y alimentos básicos, mientras que las categorías no esenciales se han desplomado.

Si este patrón de demanda continúa, causará la desaparición de muchas empresas y posiblemente de sectores industriales enteros. Ya más del 50 por ciento de las pequeñas y medianas empresas ha visto una disminución significativa de las ventas, de acuerdo con un estudio reciente de Accenture. A medida que la perspectiva de una rápida recuperación en forma de V retrocede en muchos países, el resultado será más pérdidas de empleo, un crecimiento económico limitado y un entorno en que muchos consumidores y empresas no podrán pagar sus deudas.

De acuerdo con el reporte, si bien el nivel de incumplimiento en el primer trimestre de 2020 era todavía bajo, las tendencias de la crisis financiera mundial de 2008 y el aumento del costo de riesgo en el Q1 sugiere que es probable que comience a elevarse pronto y podría llegar a su punto máximo en los próximos 24 meses.

Según explicó Nicolás Deino, director ejecutivo para la Industria Financiera de Accenture Chile, “a diferencia de la crisis financiera mundial de 2008, esta crisis crediticia no está siendo impulsada por gastos excesivos u otras decisiones monetarias no óptimas de los consumidores. Su causa está más allá del control de los prestatarios, afectando a muchos que siempre manejaron sus finanzas con prudencia. A medida que se desarrolle la crisis, los bancos desempeñarán un papel social fundamental para ayudar tanto a los consumidores como a las empresas para navegar lo que probablemente será un par de años desafiantes. Se espera que los bancos no sólo proporcionen el capital, sino también el asesoramiento que construya un puente hacia un entorno macroeconómico más estable. Pero mientras juegan este papel de amortiguadores, los bancos también tendrán que satisfacer a sus stakeholders”.

Las tres fases de la crisis

De acuerdo con el reporte, las primeras etapas de la crisis crediticia ya están sobre nosotros y durarán los próximos dos o tres años. Mientras que su progresión depende de la evolución de la pandemia de coronavirus y los resultantes efectos macroeconómicos, la crisis -y las respuestas de los gobiernos y bancos para frenarla-, se desenvolvería en tres fases superpuestas: programas de estímulo públicos, provisión de capital privado y reestructuración del capital.

En la primera fase, los bancos han actuado principalmente como mecanismo de transmisión de política pública. Comenzó poco después de que la pandemia estallara, cuando los gobiernos alrededor del mundo respondieron rápidamente con programas de estímulo fiscal sin precedentes y con acciones de política monetaria para reforzar inmediatamente la liquidez del mercado de crédito. El FMI estima que, hasta la fecha, se han asignado US$ 11 billones de ayuda pública a nivel mundial. Las iniciativas incluyen recortes de emergencia de los tipos de interés hasta casi cero en muchas economías desarrolladas, préstamos y subvenciones para las PYMEs, programas de indulgencia de pago, y otras acciones regulatorias para mantener el flujo de crédito y efectivo en movimiento.

En muchos de estos programas públicos, los bancos eran simplemente un conducto, proporcionando de forma rápida y a escala el desembolso de los préstamos, respaldados por el sector público, a los consumidores y las empresas elegibles. En última instancia, el riesgo de crédito asociado a estos programas terminará de nuevo en el balance del sector público (aunque en muchos países los mecanismos para hacerlo están aún en fase de finalización).

Pero estos programas públicos eventualmente comenzarán a decaer probablemente en la segunda mitad de 2020 para la mayoría de las economías desarrolladas, y la carga de la deuda la provisión caerá entonces directamente en los balances de los bancos y otros prestamistas. Esta será la fase dos de la crisis crediticia. En este punto, la gestión de los libros de préstamo existentes y las decisiones en torno a la extensión de nuevos créditos será el centro de atención en una economía cada vez más impulsada por la deuda. Según las previsiones de JPMorgan Chase & Co, el aumento de US$ 16 billones en la deuda mundial este año podría dar lugar a un récord de US$ 200 billones de deuda privada y pública para finales de 2020.

Un aumento de esta magnitud podría amenazar la viabilidad de algunos deudores. El FMI estima que la deuda en riesgo podría ascender a 19 billones de dólares, o casi el 40% del total de la deuda corporativa en los países analizados. Después de la segunda fase de la crisis de COVID-19, debido a su gravedad, este monto podría ser aún mayor. Como resultado, la tercera y última fase, la reestructuración de capital, será desencadenada por la comprensión de que en un mundo post-COVID muchas empresas podrían no ser económicamente viables y no podrán pagar sus deudas.

Parte de esa reestructuración reflejará la aceleración de las tendencias existentes, como el alejamiento de los consumidores de los centros comerciales para consumir a través de los canales digitales. Pero en muchos sectores, como los de viajes y bienes raíces comerciales, el COVID-19 podría fundamentalmente reformar la demanda y convertir negocios rentables y viables en prestatarios vulnerables y poco atractivos. Ya lo estamos viendo.

La reestructuración del capital vendrá de muchas maneras diferentes. Para el sector empresarial, la interrupción de COVID-19 podría llevar a una rápida reutilización de los activos. Por ejemplo, las compañías de e-commerce están transformando los centros comerciales desocupados en centros de distribución y bienes raíces comerciales. Lamentablemente, es probable que el sector de las PYMEs sea el que más sufra, ya que no hay mecanismos fáciles para su reestructuración de capital.

Nicolás Deino explicó que “las tres fases de la crisis crediticia están sucediendo simultáneamente, pero los próximos meses es probable que el peso de la actividad pase de la fase inicial del estímulo público a la segunda fase de la provisión de deuda de origen privado. El agotamiento del apoyo del sector público crecerá en la segunda fase de la crisis crediticia, donde la carga de la gestión de la crisis pasará principalmente a los bancos, inversores privados de renta fija, y empresas financieras especializadas que se esperará que proporcionen capital y liquidez”.

El experto agregó que “a medida que el apoyo del sector público se reduce, esperamos ver un rápido aumento de los deterioros en una amplia gama de clases de activos. Nuestro modelo macroeconómico muestra que las pérdidas alcanzarán su punto máximo para los libros de crédito de los bancos en un 2,0 a 2,4 por ciento, casi el doble de lo que vimos en el de la crisis financiera mundial de 2008. Sin embargo, el escenario es muy sensible a la forma en que evolucione el COVID-19”.

Más allá de la gestión de los créditos previos al Covid-19, un aspecto clave de la segunda fase será la capacidad de los bancos y otros prestamistas para tomar decisiones inteligentes sobre la concesión de nuevos créditos. Necesitarán considerar su apetito por el crédito y la combinación de productos en el negocio del crédito, como préstamos, tarjetas, líneas de crédito, factoraje, financiación de órdenes de compra, adelantos en efectivo y demás.

Deino destacó que “un riesgo importante en esta segunda fase es que los préstamos bancarios se vuelvan pro-cíclicos, amplificando la recesión económica y tal vez incluso cortando el flujo de nuevos créditos en el momento en que más se necesita. La gestión del banco y las juntas directivas se enfrentarán a una situación muy precaria, necesitando encontrar el equilibrio adecuado entre apoyar a los clientes y a las PYMEs, mientras, al mismo tiempo, protegen la rentabilidad y la solvencia del banco”.

La situación de los bancos para enfrentar la crisis crediticia

El reporte de Accenture destaca que parece poco probable que la inminente crisis crediticia amenace la solvencia crediticia de la mayor parte de los bancos, porque la industria bancaria está en mucho mejor forma ahora que cuando la crisis financiera mundial de 2008 golpeó. Los niveles de capital en toda la industria pueden hoy absorber aproximadamente tres veces más las pérdidas de crédito que las que absorbieron en la Gran Recesión que siguió a la crisis de 2008.

Además, los reguladores se han apresurado a establecer mecanismos de conservación del capital, como suspensiones de dividendos, para mejorar la resistencia de los bancos a la crisis. Y los bancos, guiados por nuevas regulaciones como las Normas Internacionales de Información Financiera (NIIF) 9 y el Crédito Actual Esperado de la FASB Pérdidas (CECL), se han movido rápidamente para dejar de lado lo que ellos ven como provisiones adecuadas para cubrir pérdidas de préstamos proyectadas, algunos meses antes de que los préstamos se conviertan en NPLs. Los cinco principales bancos de EE.UU., por ejemplo, reservaron US$ 60.000 millones en provisiones durante la primera mitad de 2020. De manera similar, en el primer trimestre, los 10 bancos más importantes de Europa reservaron casi 16.000 millones de euros (US$ 18.000 millones) para cubrir las pérdidas de los préstamos incobrables, con un aumento del 200 por ciento anual.

Nicolás Deino destacó que, “en este contexto de crisis, los bancos deben tomar en cuenta 4 prioridades: colaborar con los reguladores para evitar o reducir al mínimo cualquier consecuencia no deseada, garantizar un trato justo a los prestatarios y, al mismo tiempo, tener una visión clara de la viabilidad económica de los clientes; ejecutar un enfoque win-win, gestionando su propio balance de riesgo, mientras que simultáneamente proporcionan asesoramiento a los clientes de negocios para ayudarlos a navegar de forma efectiva en esta crisis de crédito y, finalmente, servir de puente para facilitar la transición entre las tres fases de la crisis crediticia para evitar discontinuidades y perturbaciones innecesarias”.

Link al estudio: https://financialservices.accenture.com/rs/368-RMC-681/images/Accenture-COVID-19-How-Banks-Can-Prepare-For-The-Looming-Credit-Crisis.pdf