Infoweek

Dom, 14 agosto, 2022
Dom, 14 agosto, 2022

Insignia Marketing

Presidente Piñera anuncia inicio de licitación de red 5G para Chile

El Presidente de la República, Sebastián Piñera, aseguró que 5G «nos va a cambiar la vida», agregando que «va a ser el principal sistema nervioso de nuestra sociedad».
  • La nueva tecnología será 10 veces más rápida y 100 veces más poderosa que la actual, incorporando a Chile en la sociedad digital.
  • ¿A cuál proveedor de tecnología 5G escogerá Chile: EE.UU. o China?

Santiago, Chile. 18 agosto, 2020. El Presidente de la República, Sebastián Piñera, junto a los ministros de Transportes y Telecomunicaciones, Gloria Hutt, y de Ciencia, Andrés Couve, anunció el inicio del proceso de licitación pública de la red 5G nacional asegurando que «nos va a cambiar la vida», agregando que «va a ser el principal sistema nervioso de nuestra sociedad».

Se trata de la primera licitación del espectro para el desarrollo de la red 5G en Latinoamérica. El despliegue de la futura red impulsará una inversión de entre US$ 2.650 millones y US$ 3.000 millones en infraestructura en los próximos cinco años.

De acuerdo a lo indicado por el Mandatario, el despliegue de la nueva red, al requerir de una mayor infraestructura, “será un fuerte motor de generación de empleos, impulsando la reactivación económica”.

Asimismo, señaló que la tecnología 5G multiplicará por 10 la velocidad promedio con que navega un usuario en Internet, mientras que tendrá 100 veces más capacidad que las actuales redes 4G.

En este contexto, la red impulsará la comunicación entre dispositivos. Es así que fomentará las ciudades inteligentes, a través del transporte con vehículos conectados e interactuando entre ellos, con una gestión más eficiente de la red de las ciudades, evitando la ocurrencia de accidentes, aglomeraciones de tránsito y optimizando el uso de calles y carreteras.

Actualmente la red 4G cuenta con más de 16 millones de usuarios, los mismos que se beneficiarán con el nuevo espectro.

Para su implementación se necesita duplicar la cantidad de antenas que el país tiene hoy desplegadas, desde las 30.000 existentes hasta 60.000 unidades radiantes en total.

Esto por la alta demanda de antenas que requiere la nueva red para hacer posible el desarrollo de distintas tecnologías, como los vehículos autónomos, la telemedicina y procesos industriales de gran precisión, entre otras.

Con respecto a 5G y los vehículos autónomos que mencionó Andrés Couve, ministro de Ciencia, Tecnología, Conocimiento e Innovación; Richard Soley, director ejecutivo del Industrial Internet Consortium (IIC) tiene otra opinión. Soley explica, «hay algunas aplicaciones en las que 5G será muy importante y en otras no. Por ejemplo, si tengo dos autos que van en sentido contrario a 100 km/h y están próximos a colisionar digamos a unos 200 m de distancia, están muertos si dependen de las operadoras de 5G y la nube, para avisarles que debe cada uno girar hacia la derecha para evitar el choque. Los autos deben conversar entre ellos y no depender de terceros».

Soley agrega, «y este ejemplo que di no es tecnología nueva. Hoy tenemos TCAS (Traffic Alert and Collision Avoidance System) en todos los aviones comerciales del mundo. Estas cajas instaladas en los aviones se buscan mutuamente utilizando el radar del avión, y si se ven inmediatamente le instruyen a cada piloto que realice la respectiva maniobra de evasión. A todos los pilotos se les instruye que deben obedecer las indicaciones de los sistemas TCAS, independiente de lo que le digan desde tierra. TCAS tiene prioridad».

Por su parte, el Presidente Piñera sostuvo que esta licitación cumple con el compromiso del Gobierno sobre la necesidad de fortalecer la “infraestructura digital del país de cara a los desafíos de la revolución tecnológica”, donde destacan los proyectos de Fibra Óptica Nacional (FON) y el Cable Transpacífico, que conectará a Chile y Sudamérica con Asia y Oceanía.

Además, la nueva red fomentará el comercio electrónico, donde el proyecto de cable óptico submarino Asia-Pacífico se convertirá en una carretera digital de alta velocidad para el comercio entre ambas regiones.

“Hoy día estamos dando un gran salto en materia de comunicaciones, (…) el futuro está cada vez más cercano, y nos sorprende una y otra vez pero aún nos falta mucho camino por recorrer”, expresó el jefe de Estado.

Cabe destacar que para comenzar el proceso de incorporación de la tecnología 5G en el país, el Gobierno firmó dos convenios de colaboración con la Universidad de Concepción y la Universidad de Chile. Con dicho convenios se pretende avanzar en el concepto Campus 5G y en el apoyo de nuevas definiciones técnicas, como también en la capacitación de profesionales en el área. Los convenios consisten en la habilitación de redes experimentales para que ambas casas de estudio puedan realizar investigación relacionada con la tecnología.

EE.UU. vs. China

La guerra por 5G comenzó hace bastante más tiempo y Chile es sólo una pieza más en un conflicto mucho mayor. Los principales actores finalmente son dos y de cómo termine esa guerra, muchos advierten, se definirá parte importante del nuevo orden mundial, donde claramente tenemos a EE.UU. en decadencia y a China en ascenso.

Las recientes declaraciones del encargado de negocios de Estados Unidos en Chile, Baxter Hunt, y el embajador de China en Chile Xu Bu, dan cuenta de eso. Para el primero, empresas de telecomunicaciones, como Huawei -principal fabricante de tecnología 5G en el mundo- no son confiables “porque están bajo un gobierno autoritario como el del Partido Comunista de China”. Mientras que para el embajador Xu Bu lo que sucede es que “Estados Unidos siempre intenta imponer sus propios intereses sobre otros países” y eso es lo que está pasando ahora con 5G. Aunque el jefe de la misión diplomática china confía que Chile tomará sus propias decisiones sin “interferencia extranjera”.

Pero más allá de esa discusión, ¿qué hace que la tecnología 5G sea un bien tan preciado? ¿Por qué Estados Unidos y China están dispuestos a movilizar toda su artillería retórica para defender sus opciones sobre el futuro de la red móvil en el mundo? 5G es, como decíamos, la última generación tecnológica para la digitalización de la sociedad. Mientras 3G permitió los smartphones y la navegación por Internet y 4G abrió a puerta a que nos pudiéramos conectar por video en tiempo real y facilitó la era del streaming, que hoy nos parece indispensable -especialmente en tiempos de pandemia-, 5G dará un salto cualitativo y cuantitativo en las conexiones. Será la clave para lo que se conoce como “el IoT, o Internet de las cosas”.

Cuando esté operando en plenitud podremos tener conectado a la red móvil los automóviles, los aparatos domésticos e incluso sectores productivos, como por ejemplo los sistemas de riego de la agricultura, o nuestros cuerpos mediante sensores que transmitirán a nuestro médico el estado de nuestros órganos. Las ciudades inteligentes serán una realidad y la velocidad de la transferencia de datos se multiplicará. Por eso, una tecnología como esa requiere de sistemas de seguridad reforzados. La cantidad de información que circulará será considerablemente mayor a la actual. ¿Qué sucedería entonces si un grupo terrorista o una potencia extranjera alterara nuestros sistemas productivos por estar conectados a 5G, o inutilizara nuestra red de transporte, o nuestra red de distribución de energía eléctrica?

Esas son las preguntas que dan vuelta por estos días y han obligado a la UE, por ejemplo, a adoptar estrictas medidas de ciberseguridad para evitar, entre otras cosas, que un estado externo interfiera en las redes 5G. Todo ello, mientras Estados Unidos sigue presionando para que se excluya completamente a empresas como Huawei y ZTE de las nuevas redes, y China intenta a toda costa que esas compañías participen en las distintas licitaciones a nivel mundial. ¿Qué hará Chile al respecto? De la respuesta a esa pregunta dependerá en gran medida el tono que tomarán las relaciones con Estados Unidos y China. Por ahora, las señales apuntan a una vía intermedia.

La opción de privilegiar que el cable de fibra óptica -decisivo para avanzar en el proceso- vaya por Nueva Zelandia y Australia y no directamente a Shanghai como quería China, parece haber inclinado la balanza hacia un tercer competidor en esa guerra: Japón. Ese país había aconsejado esa ruta que conecta luego Sydney con Tokio y deja a las compañías japonesas con una opción favorable para intervenir en el proceso. Pero como el tema aquí también depende del costo de las tecnologías y de los actores locales que liciten los espectros de banda, queda aún mucho camino por recorrer. Por ahora, el gobierno trabaja aceleradamente en una norma que regule el proceso y fije el marco de la licitación. Si en eso se consagra la llamada “neutralidad tecnológica” el camino quedaría abierto para cualquier actor, Huawei incluido.

Insignia Marketing

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

MontBlanc - The Summit Range
Microsoft 365
Banner FonoIP - telefonia para teletrabajo

Eventos

agosto 2022
septiembre 2022
octubre 2022
noviembre 2022
¡No hay eventos!
Cargar más
Hyundai-Atos-2022
Postgrados UC - Doctorado de Ingeniería y Tecnología UC
Norton 360
ConnectNow
BannerPropertyPartners300-buenas
Hosting Chile