Categorías
Negocios

Hyundai Motor Group lanza la nueva marca IONIQ

Seúl, Corea del Sur. 17 agosto, 2020. El fabricante de automóviles surcoreano Hyundai Motor Group -que actualmente está formado por Hyundai, Kia y Genesis- acaba de anunciar que lanzará una nueva marca de automóviles llamada IONIQ, dedicada exclusivamente a la fabricación de automóviles eléctricos a batería. El nombre en sí mismo se basa en el actual modelo Hyundai Ioniq, que utilizó la palabra en su momento para identificar simplemente el proyecto de desarrollo que finalmente condujo al auto híbrido.

El grupo dice que actualmente tiene tres autos ya planificados para ser lanzados en los próximos cuatro años. Nombrándolos simplemente con números, la marca dice que los modelos con números impares serán crossovers y SUVs, mientras que los números pares serán sedanes.

Actualmente planificado para 2021, el IONIQ 5 será el primero en llegar, y viene en forma de un crossover de tamaño medio basado en el concepto del Hyundai 45. El IONIQ 6 seguirá en 2022, y será un sedán basado en el Concepto de Profecía. Finalmente, el IONIQ 7, un SUV eléctrico más grande, llegará en 2024.

Todos estos autos utilizarán la futura plataforma de vehículos eléctricos E-GMP (Electric-Global Modular Platform) de la compañía, que la marca describió como una característica que “permitirá a Hyundai reimaginar el interior del vehículo como un ‘espacio vital inteligente’ con asientos altamente ajustables, conectividad inalámbrica y características únicas como una guantera diseñada como un cajón”.

Categorías
Infonews Titulares

Chile ocupa el puesto 60 en ranking de calidad de vida digital en 2020

  • El índice mundial clasifica la calidad de vida digital en 85 países.
  • Los países escandinavos se destacan por ofrecer alto bienestar digital a sus ciudadanos.

Tortola, British Virgin Islands. 17 agosto, 2020. El índice de calidad de vida digital (DQL) se publica anualmente basado en la investigación realizada por la empresa de protección de la privacidad Surfshark. Los investigadores miden la calidad de Internet, la asequibilidad, la seguridad electrónica, los servicios gubernamentales en línea y la infraestructura electrónica. La edición de este año llegó a la conclusión de que 7 de cada 10 países con la más alta calidad de vida digital están en Europa, con Dinamarca a la cabeza del mundo entre 85 países.

A nivel regional, Canadá se destaca como país con la más alta calidad de vida digital en América, mientras que Japón ocupa el primer lugar en Asia. Entre los países de Africa, los habitantes de Sudáfrica disfrutan de la más alta calidad de vida digital, mientras que Nueva Zelanda está a la cabeza en Oceanía, superando a Australia en diversas áreas digitales.

Los principales resultados a nivel mundial de la investigación:

  • El brote de COVID-19 tuvo un impacto significativo en la estabilidad de Internet. 49 de 85 países experimentaron caídas en la velocidad de la telefonía móvil y 44 en la banda ancha debido al entorno WFH (Work From Home).
  • Alta desigualdad en la asequibilidad: las personas en el 75% de los países investigados tienen que trabajar más que el promedio mundial para poder pagar la Internet.
  • La seguridad electrónica, la infraestructura electrónica y el gobierno electrónico tienen una correlación más significativa con la calidad de vida digital que el PIB per cápita.

“El avance digital de cualquier país y las experiencias en línea de las personas tienen una relación tangible con su potencial económico y el bienestar general de la población. Para demostrar esta coherencia, continuamos con nuestro proyecto anual de investigación sobre la calidad de vida digital que investiga múltiples factores que influyen en las experiencias en línea de las personas”, explica Dom Dimas, jefe de investigación sobre la calidad de vida digital de Surfshark. “El índice tiene como objetivo pasar por alto el status quo de la preparación digital de cualquier país y establecer una base común para futuras conversaciones”.

Los investigadores descubrieron que la Internet de mejor calidad del mundo se encuentra en Singapur, seguida de Suecia y Holanda, mientras que la Internet, que combina tanto la telefonía móvil como la banda ancha, es más asequible en Israel, Canadá y Azerbaiyán.

El Reino Unido, Francia y Lituania destacan a nivel mundial por su seguridad electrónica, mientras que Singapur, el Reino Unido y los Estados Unidos lideran el avance de los servicios de gobierno electrónico. El último pilar examina el nivel de desarrollo de la infraestructura electrónica, y aquí los Emiratos Árabes Unidos, Suecia y Dinamarca son los líderes mundiales en este ámbito.

El estudio sobre la calidad de vida digital mostró que ninguno de los países investigados cruzó el umbral del 0,8, y ningún país llegó a los tres primeros puestos en todos los pilares, lo que refleja que aun hay margen para mejorar en todos los ámbitos digitales.

La investigación del DQL examinó una población total de más de 6.300 millones de personas en términos de doce indicadores agrupados en cinco pilares. El estudio se basa en la información proporcionada por las Naciones Unidas, el Banco Mundial, Freedom House, la Unión Internacional de Comunicaciones y otras fuentes de datos públicos.

Estos son los principales hallazgos sobre Chile:

  • El mayor puntaje de Chile se da en el gobierno electrónico. En el puesto 34, el país supera a Perú, Argentina, Paraguay, por nombrar algunos.
  • En cuanto a la infraestructura electrónica, Chile ocupa el segundo lugar, después de Uruguay, entre los países sudamericanos indexados. En el puesto 36, supera a Argentina, Brasil, Colombia, Paraguay y Perú.
  • En Chile, la estabilidad de la conexión a Internet móvil disminuyó debido al escenario WFH durante la pandemia COVID-19, pero la banda ancha se mantuvo estable.
  • Chile tiene mucho por mejorar en las esferas de la asequibilidad, la seguridad electrónica y la calidad de la Internet. El país ocupa los puestos 60, 69 y 70, respectivamente.

 

Categorías
Infonews Titulares

Monitoreo satelital para la investigación en agua, sequía, agricultura, marea roja y desarrollo urbano

  • En su primera etapa se desarrollará un prototipo de Open Data Cube (en español Cubo de Datos Abiertos), comenzando con datos satelitales de LANDSAT en Chile para avanzar en la investigación de temas como agua, sequía, agricultura, marea roja y desarrollo urbano en distintas locaciones, disponiendo desde ya de datos satelitales de la Región Metropolitana de los últimos 35 años.
  • Un reporte del gobierno australiano acerca de las oportunidades de crecimiento económico de los países de la región APEC mediante el uso de tecnologías de observación terrestre y marítima, señala que Chile podría generar hasta US$ 5.000 millones de crecimiento económico mediante la colaboración entre países y organizaciones especializadas.

Santiago, Chile. 17 agosto, 2020. Data Observatory y la agencia australiana para el desarrollo científico CSIRO a través de su oficina en Chile, firmaron una alianza estratégica para desarrollar un revolucionario proyecto de Open Data Cube, en español Cubo de Datos Abiertos, para el monitoreo satelital terrestre y marítimo de Chile, comenzando en una primera etapa con datos satelitales de LANDSAT en Chile para avanzar en la investigación de temas como agua, sequía, agricultura, marea roja y desarrollo urbano en distintas locaciones, disponiendo desde ya de datos satelitales de la Región Metropolitana de los últimos 35 años. El proyecto se desarrollará en 3 etapas, comenzando por el desarrollo de un prototipo de cubo de datos abiertos, su completa disponibilidad para la sociedad chilena y su conexión con otros cubos de datos que se desarrollan en Latinoamérica.

El financiamiento inicial de este proyecto se realiza a través del Departamento de Relaciones Exteriores y Comercio del Gobierno de Australia y el Data Observatory, en el marco del Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico, APEC; alianza de la que Chile es parte. Así, CSIRO desarrollará una segunda etapa del proyecto de Data Observatory (DO), una iniciativa liderada por el Ministerio de Economía, Fomento y Turismo; Ministerio de Ciencia, Tecnología, Conocimiento e Innovación; junto a Amazon Web Services (AWS) y la Universidad Adolfo Ibáñez (UAI).

En una segunda etapa se convertirá el prototipo en una plataforma de observación de la tierra totalmente operativa al servicio del país. De este modo, el proyecto permitirá desarrollar en los próximos 2 años una plataforma de acceso tanto público como privado a datos satelitales que permitirán no solo la comprensión del entorno, sino también guiar nuevas investigaciones, apoyar decisiones de políticas públicas y estrategias de inversión e innovación de empresas y universidades.

El ministro de Ciencia, Tecnología, Conocimiento e Innovación, Andrés Couve, valoró la iniciativa por el rol clave que debe jugar el territorio de Chile en la observación del territorio nacional en la comprensión del Cambio Climático y en la acción climática”. Por ello, también aseguró que “en pos del mismo objetivo estamos poniendo en marcha el Observatorio de Cambio Climático, una red de actores e instrumentos que será un motor de evidencia y datos para acciones de mitigación y adaptación, de manera que esperamos que ambas iniciativas puedan sumar sus esfuerzos”.

Para Julio Pertuzé, director alterno del Ministerio de Economía en el DO, “poner a disposición sets de datos abiertos, como bien público, es un insumo para que florezca la economía digital. Como Ministerio de Economía esperamos que sean muchos los emprendedores y empresas quienes se beneficien de la iniciativa del Open Data Cube, de manera de poder desarrollar nuevos servicios y tecnologías en áreas tan importantes como la agricultura, pesca, desarrollo urbano, gestión de recursos hídricos, y nuevos usos que se puedan descubrir”.

Data Observatory y CSIRO Chile anuncian proyecto de monitoreo satelital terrestre y marítimo para Chile
Data Observatory, Santiago enero 2020.

Andrés Jordán, líder científico de Data Observatory, señaló que este proyecto se alinea plenamente a la misión que inspiró al DO, que busca entre otros objetivos, hacer disponibles datos de forma democrática dentro de una infraestructura, de modo que esta información tenga mayor impacto en el ecosistema nacional, incluyendo al sector público, privado y académico. “Los datos satelitales son muy diversos y complejos, y en un Open Data Cube quedan disponibles en un formato amigable y de forma expedita. Una vez que se concluya el prototipo, se irán sumando nuevas capas, satélites y sensores, de acuerdo a las prioridades que se identifiquen en función de sus usuarios”.

Según Jonathan Hodge, director del Programa de Ciencia de Datos e Integración de CSIRO Chile, se trata de un cubo de datos abiertos de alta escala para Chile, con muchos tipos de conjuntos de datos para diferentes usos a partir del monitoreo satelital. “Comenzaremos por los datos de agua y sequía en la zona central de Chile, que ya cuenta con hasta 35 años de registro que ya están disponibles en el Data Cube”.

Carlos Jerez, director de Data Observatory, destacó las múltiples posibilidades de innovación y desarrollo científico que ofrece esta plataforma abierta para Chile, de acceso público y gratuito, pudiendo acceder en cuestión de minutos a datos de décadas en distintos sectores de la economía. “El eficiente y actualizado acceso al monitoreo satelital de nuestro territorio terrestre y marítimo, de seguro nos permitirá comprender mejor nuestro entorno, predecir escenarios y tomar decisiones más asertivas en políticas pública, usando herramientas de precisión en pro de una gestión más eficiente de los recursos para un desarrollo sostenible. El DO comenzó por observar los cielos en su primer proyecto junto a ALMA, y hoy inicia la observación de la Tierra desde el espacio”.

Por su parte, el Dr. Orlando Jiménez, director ejecutivo de CSIRO Chile, comentó que “Este tipo de plataformas trae consigo un enorme potencial para el desarrollo estratégico de diversas industrias, las que podrán dar uso a esta nueva fuente de información para su beneficio. El Data Cube se basa en tecnologías únicas en Chile y que con la experiencia nacional y australiana podrán generar un impacto relevante en la industria minera, la agricultura, la acuicultura y pesquería, solo por nombrar algunas. Por otra parte, apoyarán la elaboración de políticas públicas y tomas de decisiones mejor informadas basadas en este uso de datos”.

CSIRO trabajará en recoger esta data desde el satélite LANDSAT de Estados Unidos en su primera etapa, y la pondrá disponible en el cubo de datos en Chile junto a la información con que se cuenta de forma local, lo que habilitará su uso inmediato para nuevos productos en nuestro país. Si bien la sequía es uno de los principales objetivos, también incluirá información sobre vegetación, marea roja y su impacto en la agricultura, la industria forestal, incendios forestales y la acuicultura, a modo de ejemplo. Éste es el comienzo de una plataforma para Chile y poco a poco sumará otros conjuntos de datos.

Una vez construido el prototipo de Cubo de Datos Abiertos, se difundirá a todo Chile por el DO, incorporando información satelital desde una serie de otras fuentes. Posteriormente, impactará todo Latinoamérica al conectarse con otros cubos de datos de monitoreo satelital terrestre y marítimo en desarrollo, por ejemplo, en México, Colombia y Brasil. “Nuestra meta es construir un gran cubo de datos único para Latinoamérica”, precisó Jonathan Hodge.

La agencia australiana CSIRO promueve la colaboración entre Chile y Australia para entregar investigación aplicada de clase mundial en las áreas minera, marino costera y gestión de agua, entre otras temáticas. Ambos países enfrentan desafíos similares en cuanto a su desarrollo sostenible y otros retos medioambientales.

De acuerdo a un estudio publicado en 2019 por el Departamento de Industria, Ciencia, Energía y Recursos del Gobierno de Australia, la promoción y uso de tecnologías de observación terrestre y marítima para las economías de los países de la región APEC, señala que nuestro país podría generar hasta 5 mil millones de dólares de crecimiento económico en los próximos 10 años mediante la colaboración entre países y organizaciones especializadas en relación con el uso de la observación de la Tierra y el Mar.

Categorías
PYME

Plataformas digitales, clave para PYMEs en el contexto del COVID-19

  • Las PYMEs son esenciales para la reactivación económica del país y, a su vez, uno de los sectores más afectados por la pandemia. Encontrar las mejores rutas para llegar a sus clientes se ha convertido en un imperativo. Conozca cómo algunas herramientas digitales pueden ayudar a estas empresas a surtir la crisis con éxito.

Santiago, Chile. 17 agosto, 2020. Las empresas (PYMEs) son el motor de crecimiento más poderoso del mundo, ya que representan aproximadamente el 90% de todas las empresas a nivel mundial y más de la mitad del empleo mundial. Sin embargo, el COVID-19 ha sacudido las economías locales de todo el mundo y este tipo de empresas están en el epicentro.

Según explicó Francisco Rojas, director de applied inteligence de Accenture Chile, “muchas PYMEs se han visto obligadas a suspender sus negocios y/o a sus trabajadores. Muchas otras han tenido que adaptarse rápidamente a una nueva forma de operar, potencializando el uso de sus capacidades digitales para conservar el flujo de caja y retener a sus clientes, entendiendo con mayor precisión su comportamiento (gustos y preferencias) y, por ende, la mejor forma de cumplir con sus expectativas”.

El experto agregó que “por otro lado, lo que complejiza aún más el panorama, las personas ya no pueden acudir a ellas, por lo tanto, encontrar los mejores canales y rutas para llegar a los clientes se ha convertido en un imperativo de supervivencia. En ese contexto, creemos que la inteligencia aplicada se vuelve una oportunidad única para las empresas para que su negocio crezca, bajo los nuevos parámetros que enmarcan la nueva economía, que es digital, altamente competitiva y donde el poder está centrado cada vez más en las personas/clientes, quienes juzgan sus experiencias a través de un click”.

En ese contexto, de acuerdo con un nuevo estudio de Accenture, las plataformas digitales han desempeñado un papel clave para ayudar a las PYMEs a abordar estos retos inmediatos con acciones clave como la creación de servicios y comercialización virtuales, así como la utilización de inteligencia artificial para capturar comportamientos de los consumidores e impulsar productos y servicios personalizados para sus clientes.

Estos son algunos ejemplos cómo las plataformas digitales pueden ayudar a las PYMEs a superar la crisis:

  • Google, un aliado importante: para ayudar a las PYMEs a encontrar fácilmente y poner en práctica herramientas de marketing digital, Google ofrece kits de productos de autoservicio fáciles de usar y específicos para emprendedores. Actualmente la compañía de tecnología proporciona una guía de recursos integral para navegar por los efectos de COVID-19. Además, proporciona capacitación gratuita y comprometió 800 millones de dólares para apoyar a las PYMEs.
  • Shopify, de lo físico a lo digital: la plataforma extiende su período de prueba gratuito, permitiendo a todos los usuarios vender tarjetas de regalo digitales y físicas independientemente del plan. La compañía ofrece 200 millones de dólares a un fondo de ayuda a las pymes, y organiza seminarios web en vivo para ayudar a guiar a las pymes en estos tiempos de cambio.
  • Uber Eats apoya la gastronomía: la compañía ofrece entrega gratuita a más de 100.000 restaurantes independientes en los EE.UU. y Canadá. La opción de entrega sin contacto de Uber Eats tranquiliza tanto a los conductores como a los consumidores sobre la seguridad de seguir ordenando en la plataforma.
  • Instacartis promueve la venta digital: la plataforma de mercado en línea está apoyando a las tiendas de alimentos locales y experimentando ganancias récord. Una vez que la pandemia se levante, no es seguro que esta tendencia continúe. Pero Instacart habrá construido un sólido registro de datos de los clientes dispuestos a pagar por la conveniencia, creando una inestimable visión de marketing para futuras campañas.

Además de permitir las entregas, las plataformas digitales ayudan a las PYMEs a operar durante la pandemia. En algunos casos, eso significa ayudar a las empresas “tradicionales” a hacer la transición para operar en un mundo digital en línea.

Las plataformas pueden apoyar la supervivencia de las PYMEs durante la crisis a través de servicios como el desarrollo de sitios web, tiendas en línea, el registro de correo electrónico, el comercio electrónico y los pagos y las comunicaciones por blog además de la creación de contenido, las capacidades de transmisión en directo, la gestión de inventario, la atención al cliente y el delivery.

Categorías
Seguridad

Internet of Things y los riesgos de la multiconectividad para la seguridad de las empresas y las personas

  • El ‘Internet de las Cosas’ permite la interconectividad entre los sistemas microelectrónicos, inalámbricos y los servicios de Internet.
  • Los dispositivos IoT proporcionan puntos de entrada que pueden comprometer la información confidencial y facilitar el hackeo de datos y los mismos dispositivos.

Santiago, Chile. 12 agosto, 2020. La tendencia a tener los dispositivos IoT (Internet of Things), conocido también como el ‘Internet de las Cosas’, conectados unos con otros, es parte de la vida cotidiana tanto en el ámbito profesional como en el personal. Esta tecnología permite la interconectividad entre los sistemas microelectrónicos, inalámbricos y los servicios de Internet. En el futuro próximo y con la consolidación de tecnologías como la 5G en las redes móviles, las posibilidades de interconectividad entre los equipos sólo seguirán en aumento.

“Con la difusión de las tecnologías IoT cada día se exponen más dispositivos a Internet que van desde un vehículo particular o un celular, hasta dispositivos usados por niños, o un equipo para realizar algún examen médico en un hospital; pero justamente el riesgo está en que estos desarrollos no necesariamente pasaron por pruebas exhaustivas de ciberseguridad. Los dispositivos IoT proporcionan puntos de entrada adicionales para que los atacantes comprometan la información confidencial, hackeen datos y afecten la vida y la seguridad de las personas y las empresas”, explica Mauricio Gómez, co-fundador de Fluid Attacks.

Cada día, sin importar que se trate de dispositivos personales, de entrenamiento, o para el trabajo, bien sea en sectores de la salud, educación o corporativos, la difusión de las tecnologías IoT les está dejando aún más expuestos y es aquí donde la seguridad desde el inicio de creación de tecnología cobra especial importancia.

“Los ciberdelincuentes aprovechan la conectividad de los dispositivos y se concentran en los defectos de ciberseguridad que tiene su tecnología. Virus como el malware Mirai, sigue creciendo, escalando y mutando para ampliar su capacidad de afectación. Un smartphone, una cámara web, el enrutador o incluso la impresora pueden ser un objetivo de estos ataques. La industria tampoco está a salvo, ya que los PLC, los sistemas SCADA, los sensores inteligentes y las unidades con dispositivos IoT pueden verse comprometidos como resultado de un ataque Mirai Botnet”, comenta el vocero de Fluid Attacks.

Proteger la seguridad de los equipos y sus redes debería ser una prioridad para las organizaciones y así como para los usuarios; cuando se usa un dispositivo personal o industrial deben tenerse en cuenta los riesgos que presenta ante la interconectividad. Desde la fabricación de cada equipo, incluyendo el software hasta el final de su vida útil, la seguridad debe ser una prioridad. Antes de desechar un dispositivo es necesario realizar un proceso de borrado seguro de la información almacenada; en las grandes empresas o en infraestructuras críticas, de no hacerlo, se corren grandes riesgos de seguridad y económicos.

Fortalecer el sistema a través del cambio de las credenciales predeterminadas y el uso de contraseñas seguras, es de gran ayuda para prevenir los ataques de IoT. A medida que la tecnología evoluciona, la ciberseguridad también debería hacerlo.