Categorías
Destacados Infonews Titulares

Inversión en la nube alcanza récord en el primer trimestre de 2020, con un aumento del 34% debido a la demanda por teletrabajo

Nueva York, EE.UU. 4 mayo, 2020. La inversión en servicios de infraestructura en la nube alcanzó otro récord en el primer trimestre de 2020, al crecer un 34% hasta alcanzar los US$ 31.000 millones. El crecimiento de los servicios en la nube fue impulsado por las organizaciones de todo el mundo que rápidamente implementaron soluciones de teletrabajo cuando la pandemia COVID-19 golpeó.

Como resultado, las empresas buscaron un acceso rápido a los recursos de computación frente a los cierres y las interrupciones. El aumento de la demanda de herramientas de colaboración en línea, comercio electrónico y servicios de consumo en la nube impulsó un fuerte aumento del consumo de infraestructura en la nube, lo que benefició a todos los principales proveedores de soluciones de computación en la nube. Pero esto se vio compensado por una desaceleración de las migraciones complejas de grandes empresas y una postergación de los proyectos de transformación digital basados en la nube, ya que las empresas pidieron que se detuvieran todas las tareas de TI, excepto las más importantes, a medida que los cierres entraban en vigor. También se vio afectada la demanda de servicios de proveedores digitales, por los cierres en sectores como la hotelería y los viajes.

Canalys - Inversion Nube - Q1-2020

AWS mantuvo su posición de liderazgo en los servicios de computación en la nube, representando el 32% del mercado total en el primer trimestre, ya que sus ventas crecieron un 33%. En dólares, AWS superó una vez más a sus principales competidores. Las ventas del Azure de Microsoft aumentaron un 59%, llevando su participación de mercado al 17%. En algunos mercados Azure alcanzó sus límites de capacidad, aunque esto se debió a un uso sin precedentes de Teams, que no tuvo un impacto directo en los ingresos del Azure. Esto también obligó a Microsoft a restringir el consumo para algunos servicios y nuevos clientes.

Google Cloud se mantuvo en el tercer lugar del mercado mundial de infraestructura de nube en el primer trimestre de 2020, seguido de cerca por Alibaba Cloud. Ambos tuvieron una participación del 6% del total. Google Cloud vio una saludable adopción de su plataforma de datos y análisis en algunas de sus verticales clave, liderada por el sector público, la salud, los proveedores de servicios y los servicios financieros, aunque esto fue parcialmente compensado por la debilidad en otros segmentos. Google Cloud sigue invirtiendo en una agresiva estrategia de contratación para la plataforma Google Cloud, tanto en las ventas de la empresa como en los recursos técnicos. Alibaba Cloud fue uno de los primeros proveedores de servicios en la nube en lanzar iniciativas para apoyar a las empresas afectadas por el bloqueo en China, con créditos gratuitos y acceso a su suite de colaboración DingTalk.

“Este es un territorio inexplorado para los proveedores de servicios en la nube, dado el fuerte aumento en al demanda, creando nuevas y a menudo desafiantes dinámicas con los clientes”, dijo Alastair Edwards, analista jefe de Canalys. “La nube se ha convertido en una herramienta esencial para apoyar la continuidad del negocio en estos tiempos difíciles”. Muchas organizaciones han recurrido a la nube pública por sus capacidades de crecimiento para enfrentar un repentino peak de uso. Plataformas como Zoom no habrían podido operar sin la infraestructura flexible que proporcionan los principales proveedores servicios en la nube”.

Los proveedores de servicios de servicios en la nube están respondiendo en forma urgente al aumento de la demanda. Microsoft anunció un plan de emergencia, que incluyó la adición de nueva capacidad de servidores a sus centros de datos en las regiones más afectadas. AWS abrió dos nuevas regiones de centros de datos en abril, en Ciudad del Cabo y Milán, y planificando abrir más en los próximos trimestres. Google Cloud reveló planes para abrir cuatro nuevos centros de datos en la nube en Asia, Canadá y Medio Oriente. Alibaba Cloud reveló una inversión de US$ 28.000 millones para expandir su negocio cloud en todo el mundo en los próximos tres años.

“Las empresas se han visto obligadas a cambiar rápidamente sus estrategias de infraestructura de TI y las prioridades de inversión en respuesta a la pandemia”, dijo el analista jefe Matthew Ball. “La reducción de costos y la protección del capital son prioridades a medida que la economía mundial se debilita. Todo lo que no mejore las actuales iniciativas de continuidad operacional en las instalaciones ha pasado a un segundo plano, ya que las empresas se replantean los presupuestos ante la creciente incertidumbre o la lucha por acceder a los centros de datos físicos”. Al mismo tiempo, las empresas de todo el mundo necesitan urgentemente acceso a una capacidad de computación flexible para apoyar el teletrabajo, la colaboración, el comercio en línea y la seguridad. La infraestructura de la nube es una solución obvia a corto plazo. Esto ha sido una bendición para la mayoría, si no para todos los principales actores”.

Sin embargo, esto no cuenta toda la historia. Los proveedores de servicios en la nube también han sentido el impacto negativo de una ralentización en los grandes proyectos de consultoría, incluyendo las migraciones SAP, los despliegues de nubes híbridas y otros proyectos de transformación digital que han dado un gran impulso al crecimiento de la nube en los últimos trimestres. La inversión en la nube en los segmentos verticales más afectados, como la hotelería, la aviación, la construcción, el turismo y la industria manufacturera, se está reduciendo o retrasando. Esto ha contrarrestado parte del crecimiento a corto plazo que se experimentó durante el trimestre.

Categorías
Columnas

La digitalización de la gestión financiera en las empresas: ahora o nunca

  • Debemos contar con la tecnología adecuada para poder continuar con nuestra actividad de manera segura y productiva.

Madrid, España. 4 mayo, 2020. La gestión financiera ha sido y sigue siendo una de las tareas más sensibles en cualquier actividad comercial y empresarial. Teniendo esto claro, el COVID-19 y la crisis económica y social que está provocando, ocupa ahora mismo la mente de todos los empresarios.

En estos momentos ante la situación y las previsiones cambiantes, la realidad se está imponiendo a marchas forzadas: la digitalización se ha convertido en una obligación de los departamentos, y entre ellos destaca el financiero, teniendo como objetivo el superar y salir reforzados de esta crisis.

La digitalización de la gestión financiera ha cambiado en orden de prioridades

Según el estudio III Observatorio Vodafone de la Empresa 2019 (*) sobre el grado de implantación de la digitalización en el tejido empresarial español en 2019, las empresas – independientemente de su tamaño – son plenamente conscientes de la importancia de la transformación digital de su actividad. No obstante, no todas ubican esa preocupación en los puestos más altos de su lista de prioridades.

Sin embargo, todos estos datos, a pesar de que solo tienen unos meses, se han quedado obsoletos. Según Enrique Escobar, managing director Iberia & LATAM de Talentia Software, “al igual que los porcentajes de teletrabajo o los planes de riesgos, todo ha cambiado. Ahora es necesario, para poder continuar con nuestra actividad de manera segura y productiva, contar con la tecnología adecuada. Poder realizar la consolidación de cuentas o plantear escenarios en términos de presupuestos de manera colaborativa y online ya es un ‘must’ para poder trabajar”.

Los beneficios de una gestión digital de las finanzas

Las ventajas de la digitalización de la actividad, incluyendo la gestión financiera, se deja notar en las estadísticas, según cita el mencionado estudio. El 56% de los profesionales autónomos y pequeñas empresas consideran que la tecnología ha ayudado considerablemente a su relación con los clientes y la satisfacción de estos últimos. Esto mismo es así para el 64% de las PYMEs y para un 76% de las grandes empresas.

La tecnología puede ayudar enormemente en la gestión financiera de cualquier empresa y, ahora más que nunca. El avance hacia la digitalización a través del software de gestión es la única manera de continuar en el mercado más inestable de los últimos tiempos. Los responsables del departamento de finanzas puedan contar con un entorno de gestión colaborativo, información en tiempo real y así acabar con los límites geográficos.

De igual modo, la gestión digital de las finanzas puede mejorar de manera notable multitud de aspectos clave en cualquier actividad empresarial:

  • Mejora la eficiencia en muchos procesos y tareas
  • Reduce potenciales errores en esos procesos
  • Disminuye u optimiza los gastos de producción
  • Ahorra tiempo
  • Mejora el conocimiento interno y externo de la actividad que realizan
  • Permite continuar manteniendo la distancia social
  • Continuidad de los procesos durante el confinamiento actual o potenciales confinamientos futuros

¿Existen obstáculos para implantar una gestión financiera digital?

En la mayoría de los casos, la propia resistencia interna de responsables y empleados es el principal obstáculo para la implementación de soluciones digitales. Sin embargo, nada más lejos de la realidad: la gestión digital de las finanzas no sólo es posible, sino que resulta económicamente viable y de implantación cómoda. Los servicios SaaS (Software as a Service) son la clave para implantar este software de manera online y por tanto, a distancia.

Los beneficios de la transformación digital financiera son innegables. Y forman parte de una manera de entender la actividad empresarial que ya no tiene vuelta atrás.


* III Observatorio Vodafone de la Empresa 2019, elaborado con la colaboración de Google, MIT Technology Review e ISDI