Herramienta de rastreo de contactos presenta un complicado desafío de privacidad

geolocalizacion - privacidad

Comparte este contenido:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
  • La iniciativa conjunta de Apple y Google para desarrollar una herramienta de rastreo de contactos en nuestros teléfonos inteligentes para monitorear y reducir la propagación del coronavirus presenta un un complicado desafío de privacidad. No hay respuestas fáciles.

San Francisco, EE.UU. 13 abril, 2020. Ha habido mucha cobertura de la iniciativa conjunta entre Apple y Google para desarrollar una herramienta de rastreo de contactos y así colaborar en la vigilancia de la pandemia. Tal colaboración es rara. El hecho de que estas dos compañías controlen todo el mercado de los sistemas operativos de los teléfonos inteligentes que llevamos con nosotros en todo momento, hace que esto sea aún más inusual.

¿Qué es el rastreo de contactos y cómo funciona? Básicamente, es un conjunto de tecnologías que utilizan los sensores de nuestros terminales y la infraestructura de Internet para identificar a las personas que pueden haber estado en contacto con nosotros, y luego recopilar información adicional sobre sus movimientos. El rastreo de contactos es una forma eficaz de interrumpir la transmisión y reducir la propagación del coronavirus, alertar a nuestros contactos de la posibilidad de infección y proporcionar asesoramiento o atención preventiva, así como diagnóstico, asesoramiento y tratamiento a las personas ya infectadas, o para investigar la epidemiología de una enfermedad en una población determinada.

La puesta en práctica de este tipo de iniciativas es posible sin comprometer completamente la privacidad de los usuarios, pero dada la naturaleza de los datos de geolocalización, la propuesta ha generado preocupación (Italia, por su parte, lanzará app para combatir al coronavirus). En la práctica, un gran porcentaje de la población ya ha dado permiso a Apple o a Google, y posiblemente a muchas otras empresas, con respecto a sus datos de geolocalización para utilizar ciertas aplicaciones. Pero hacerlo para algo tan sensible como los datos de salud requiere un cierto nivel de confianza no sólo en la protección de la privacidad de estas empresas, sino también en las instituciones públicas involucradas, algo que para muchos es un verdadero salto de fe. No hay respuestas fáciles aquí.

¿Cómo funcionan estos sistemas? En una primera fase, la idea es generar una interfaz común que los organismos de salud pública puedan integrar en sus propias aplicaciones. En la segunda, la idea es desarrollar un sistema de rastreo de contactos a nivel de sistema que funcionará tanto en los dispositivos iOS como en los Android, que utilizan el teléfono inteligente para transmitir identificación anónima a corta distancia a través de Bluetooth. El dispositivo genera una llave de rastreo diaria, y transmite sus últimos 14 días de llaves en forma rotativa a otros dispositivos, que buscan una coincidencia. Esta correlación también es capaz de determinar tanto el umbral de tiempo de proximidad, como la distancia entre los dos dispositivos. A partir de estos datos, si se encuentra una coincidencia con otro usuario que haya notificado al sistema que ha dado positivo, se le notifica para que pueda tomar medidas, realizar la prueba y, si es necesario, autocuarentena.

Todo esto plantea una serie de preguntas, por ejemplo, si nuestros terminales generan un identificador de 16 bytes cada día, que deben transmitir junto con los correspondientes a todos los dispositivos con los que se encontró durante los 14 días anteriores, ¿de qué niveles de transmisión de datos estamos hablando? Lógicamente, tendremos que introducir alguna variable de corte que nos permita restringir las transmisiones, y el primer candidato es el registro de geolocalización. También hay posibles problemas como por ejemplo que las personas que no se registren hayan dado positivo, por miedo al estigma o a las restricciones de sus movimientos, o al revés: que las personas den positivo cuando no lo son, cuestiones que podrían abordarse adjuntando algún tipo de datos personales a los identificadores que permitirían localizar a los infractores, pero que plantean problemas de derechos civiles.

Como señaló Sara Harrison hace unos días en The Markup, “¿Cuándo el anonimato no es realmente anónimo?”, sabemos que el anonimato de los datos no es suficiente para garantizar la privacidad, ya que existen numerosas técnicas para identificar datos anónimos – y abundantes pruebas de su uso.

De una forma u otra, estamos a punto de entrar en una fase en la que, utilizando a la pandemia como justificación, será normal que se recojan y procesen datos tan personales como nuestra geolocalización, nuestro estado de salud o la proximidad a otras personas. El riesgo, como advirtió Edward Snowden, es que algunos gobiernos desarrollen sistemas que puedan seguir utilizándose para vigilarnos. Y no sólo los gobiernos: este tipo de datos pueden ser utilizados por las empresas para practicar diversas formas de discriminación.

Además de los riesgos, existen oportunidades, relacionadas con el futuro de la atención en la salud: ¿qué habría ocurrido, en un escenario hipotético en el que se diera por sentada la privacidad, si nuestros dispositivos fueran capaces de transmitir nuestros parámetros básicos de salud a una autoridad central? ¿Qué tan simple hubiera sido observar el comienzo de la epidemia y tratarla adecuadamente antes de que se propagara? ¿Y qué hay de la detección de los síntomas de otros tipos de problemas de salud que, en muchos casos, debido a su detección tardía, no sólo causan más sufrimiento a los pacientes, y que también representan un costo para el sistema de salud?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Infoweek Newsletter
Seminarium - CIG Salud

Destacados

Banner 300x250 - montblanc - boligrafo-meisterstuck-diamond-de-la-linea-platinum-le-grand
Banner 250x250 - IFX

Eventos

octubre 2020
noviembre 2020
diciembre 2020
abril 2021
mayo 2021
¡No hay eventos!
Cargar más
Banner FonoIP - telefonia para teletrabajo
Kimsa - desarrollo de software
Banner 300 - DuckDuckGo
Banner-Ubic8-300-Pallavicini
Banner Beurer BC85
BannerPropertyPartners300-buenas