Categorías
Infonews Titulares

¿Compramos acciones de Microsoft o de Apple?

Nueva York, EE.UU. 7 abril, 2020. El desplome del mercado de las últimas semanas no ha dejado a nadie indiferente. Los gigantes tecnológicos de gran capitalización, que han impulsado el auge del mercado bursátil en la última década, también se han visto zarandeados, ya que los inversionistas han vendido acciones indiscriminadamente al propagarse la pandemia del coronavirus en Estados Unidos.

Aunque todavía se está llevando a cabo un ajuste masivo de toda la economía y de los mercados financieros, la acción actual de los precios del mercado sugiere que los inversionistas están haciéndose rápidamente con las acciones de algunas de las empresas mejor dirigidas, aprovechando la drástica caída de los precios para comprar algunas acciones antes muy caras.

A continuación echamos un vistazo a Apple (NASDAQ:AAPL) y Microsoft (NASDAQ:NASDAQ:MSFT) —dos compañías con una capitalización de mercado de más de US$ 1.000 millones— para entender qué acciones están mejor posicionadas para superar el rendimiento de la media una vez que se asiente el polvo y la pandemia del COVID-19 esté contenida.

Colchón de efectivo de Apple

Las acciones del fabricante del iPhone, Apple, uno de los 30 componentes del Dow Jones Industriales, han sido de las más afectadas. El 23 de marzo se desplomaban un 35% frente a su máximo de US$ 327,85 del 29 de enero.

Pero a medida que los mercados comenzaban a recuperarse de su peor recesión desde la crisis financiera de 2008, Apple también experimentó un gran repunte, subiendo alrededor de un 20% con respecto a los mínimos de marzo. Las acciones cerraron el 30 de marzo en US$ 54,81, tras subir un 2,8%.

El coronavirus, que ya ha matado a 3.170 personas e infectado a más de 160.000 personas en Estados Unidos, ha golpeado en particular a las empresas tecnológicas estadounidenses con fuerte presencia en Asia. Apple, que depende de China para alrededor del 20% de sus ingresos y depende ampliamente de la nación asiática para fabricar sus teléfonos, es especialmente vulnerable.

El estallido del COVID-19 —y la respuesta a él— ha planteado varios retos a Apple, incluida la interrupción de su cadena de suministro de China para el sector manufacturero. Las tiendas de Apple fuera de China están cerradas hasta nuevo aviso, por ejemplo, y en muchas regiones de Estados Unidos se ha impuesto el confinamiento hasta fines de abril.

Los analistas también temen que los trastornos provocados por el coronavirus puedan retrasar el lanzamiento del nuevo iPhone de Apple, demorando la venta de teléfonos con tecnología 5G que ofrecen un enorme potencial de crecimiento.

Pero estos son desafíos temporales que podrían afectar a los ingresos y las ganancias de cara al próximo par de trimestres. Sin embargo, lo que atrae a los inversionistas a las acciones de Apple es el ecosistema de innovación masiva de la compañía y su enorme acumulación de efectivo.

Las acciones tecnológicas ricas en efectivo son algunas de las “mejor posicionadas para capear la tormenta”, decía el analista de Evercore ISI, Amit Daryanani. El fabricante del iPhone “tiene el mayor saldo neto de caja dentro de nuestra área de cobertura”, señala Daryanani. Apple tiene actualmente unos US$ 207.000 millones en efectivo disponibles con unos US$ 108.000 millones en deuda a corto y largo plazo.

Ventaja del negocio de computación en la nube de Microsoft

A pesar de la incertidumbre económica provocada por el brote del coronavirus, Microsoft es una de esas acciones tecnológicas que se benefician de la creciente demanda de conectividad en un entorno de teletrabajo.

La razón más importante para tener una visión alcista a largo plazo de las acciones de Microsoft es que las empresas y los Gobiernos seguirán invirtiendo en su transición a la computación en la nube, el área de crecimiento clave de la compañía en los últimos años.

“Hemos visto un aumento del 775% de nuestros servicios en la nube en regiones que han aplicado el confinamiento”, dijo Microsoft en una entrada en su blog.

La aplicación Microsoft Teams, que permite a las personas realizar videollamadas e intercambiar mensajes de chat, ha aumentado en 12 millones su base de usuarios al día en el transcurso de una semana, hasta un total de 44 millones, según dijo la compañía. Y recientemente, Microsoft presentó una versión de su paquete de Microsoft 365 que pondrá los equipos a disposición de los consumidores.

La gente también sigue usando la aplicación Skype, que cuenta con 40 millones de usuarios al día, un 70% más que hace un mes, según Microsoft.

Tras toda la agitación en los mercados de acciones durante el mes de febrero, las acciones de Microsoft están de vuelta en territorio positivo de cara a este año, con un aumento de más del 1%. Las acciones cerraban el 30 de marzo en US$ 160,23 tras dispararse un 7% en un repunte generalizado del mercado. Fueron una de las acciones tecnológicas de mejor actuación el año pasado, ofreciendo una rentabilidad del 60% a los inversionistas.

En conclusión

Apple y Microsoft se encuentran entre los gigantes tecnológicos más resistentes mejor posicionados para sobrevivir a la recesión económica debido a la fuerza de sus ofertas de productos y sus sólidos balances. Dicho esto, está claro que Apple se enfrenta a más posibles interrupciones en su cadena de suministro que Microsoft, lo que la convierte en una apuesta más arriesgada a corto plazo.

Categorías
Destacados Negocios Titulares

Confianza en la economía se desploma tras propagación del COVID-19 en Chile

  • Las cifras llegaron al nivel más bajo desde que se inició la medición mensual hace 18 años.

Santiago, Chile. 7 abril, 2020. Como era de esperar, la propagación del COVID-19 en Chile llevó al IPEC a uno de sus mínimos históricos. En tan solo un mes, la confianza de los consumidores en la economía retrocedió 4,9 puntos, situándose en 27,8, el nivel más bajo observado desde marzo de 2002, fecha en la que se inició la medición mensual del indicador y uno de los más pesimistas del total de la serie histórica de 36 años (sólo superado por la Crisis Económica de 1983 y la Crisis Asiática).

El campo del IPEC de GfK Adimark se realizó entre el 4 y el 30 de marzo. Dado el avance que mostró el COVID-19 durante el periodo de medición se observa una importante caída al comparar las cifras obtenidas antes y después del día 16 (primer día hábil desde que el gobierno comunicó las primeras medidas para detener la propagación del virus como la suspensión de clases). Así, el IPEC pasó de 29,5 puntos a 26,1 (-3,4) durante la última quincena de marzo y es esperable que siga manteniéndose en esos rangos en los próximos meses.

GfK - Descargue Informe IPEC Marzo 2020

Con el dato de marzo, el IPEC completa 20 meses en la zona pesimista. “Lo peor aún no llega en términos de confianza del consumidor, ya que el impacto de la pandemia en las cifras solo se vio reflejado recién hacia la segunda quincena de marzo. Lo esperable es que durante abril los números sean aún peores”, explica Max Purcell, gerente general de GfK Adimark.

Al analizar por segmentos se observa una caída bastante generalizada, siendo solamente el grupo etario entre 18 y 35 años el que muestra un desempeño levemente más alto con 31 puntos.

De los cinco sub indicadores que componen el IPEC, los que muestran el peor comportamiento son: “estabilidad del país próximos 5 años”, con 23,1 y “situación compra artículos del hogar”, con 24,7 puntos. Dos indicadores se encuentran en su mínimo histórico desde que se inició la medición mensual en el año 2002: “situación país actual”, con 27, 2 puntos y “situación económica del país a 12 meses” con 32 puntos.

Con respecto a los otros indicadores evaluados por GfK Adimark, todos muestran caídas importantes excepto “situación económica de las empresas”, que pasa de 30,9 a 34,1 puntos.

Dos indicadores llegan a sus mínimos históricos en los últimos 18 años: “expectativa de empleo”, con 15 puntos y “situación económica familiar” con 44,2 puntos.

El porcentaje que cree que estamos en un buen momento para “comprar artículos para el hogar” alcanza 10,7%, manteniéndose en los mismos bajos niveles a los que llegó desde el estallido social de octubre de 2019. Lo mismo ocurre con “compra de vivienda”, con 9,2% y “compra de auto” con 7,5%. “Lo que estamos viendo, es que los chilenos cambiaremos nuestros hábitos de consumo de forma dramática en los próximos meses y muchos de esos cambios quedarán para siempre”, agrega Max Purcell.

Por otro lado, un 55% de los chilenos cree que los precios de las cosas subirán en los próximos 12 meses y el 42% cree que es un buen momento para ahorrar, una cifra alta que probablemente responde a la necesidad que sienten los chilenos de prepararse para meses que se vislumbran bastante negativos. “Estamos ante una situación muy crítica en términos del efecto que puedan tener las políticas públicas sobre la economía y que, si se sobre reacciona, habremos perdido años de avance donde los más afectados nuevamente será la clase media y baja, es decir, la mayoría de los chilenos”, concluye el gerente general de GfK.