Categorías
Destacados Ejecutivos Titulares

Bill Gates deja el Directorio de Microsoft

  • Bill Gates pide un sistema de rastreo nacional para el Coronavirus.
  • Multimillonario Bill Ackman recomienda cierre total de EE.UU. por 30 días.

Redmond, EE.UU. 19 marzo, 2020. Bill Gates anunció que deja el Directorio de Microsoft, la empresa que cofundó hace 45 años y con la que revolucionó el mundo de la computación.

El multimillonario de 65 años dijo que esta decisión responde a su deseo de dedicar más tiempo a las actividades de filantropía que lleva a cabo con su esposa Melinda.

Al anunciar este movimiento, Gates dijo que la compañía siempre será una parte importante del trabajo de su vida y que continuará comprometido con su liderazgo.

También dejó el Directorio de Berkshire Hathaway, la sociedad de inversionistas del banquero estadounidense Warren Buffett.

“Espero con ansias esta próxima fase como una oportunidad para mantener las amistades y sociedades que más han significado para mí, continuar contribuyendo a dos compañías de las cuales estoy increíblemente orgulloso y priorizar efectivamente mi compromiso de abordar algunos de los desafíos más difíciles del mundo”, señaló.

Expresó que quiere enfocarse en los temas de salud, desarrollo mundial, educación y el cambio climático, según un comunicado de su oficina.

El alejamiento de Gates de las decisiones diarias de Microsoft se dio desde 2008, cuando dejó el cargo de presidente ejecutivo de la empresa. Desde entonces solo participaba en el Directorio.

También ha ido vendiendo paulatinamente sus acciones en la compañía, las cuales son controladas en su mayoría por las empresas The Vanguard Group, BlackRock y State Street Global Advisors, así como por inversionistas individuales.

Su historia con Microsoft

Gates está catalogado por la revista Forbes como el segundo hombre más rico del mundo, solo después del fundador de Amazon, Jeff Bezos.

Su fortuna es calculada en US$ 97.800 millones.

Gran parte de su riqueza la hizo al desarrollar software para computadoras personales, como el sistema operativo Windows o la paquete Office.

Cuando era joven, abandonó la universidad y se mudó a Albuquerque, Nuevo México (suroeste de EE.UU.), donde creó Microsoft con su amigo de la infancia, Paul Allen, en 1975. Allen falleció a los 65 años de cáncer en octubre de 2018.

El momento que cambió su vida llegó en 1980 cuando Microsoft firmó un acuerdo con el fabricante de computadoras IBM para construir el sistema operativo MS-DOS en el que se basó Windows.

A los 31 años, Gates se convirtió en el multimillonario más joven hecho a sí mismo, es decir, sin haber heredado su fortuna.

Desde 2004 fue parte del Directorio de Berkshire Hathaway, pero la mayor parte de su tiempo la dedicaba a las obras de filantropía con su esposa en la Fundación Bill y Melinda Gates.

La pareja fue nombrada hace dos años por The Chronicle of Philanthropy como la más generosa en las obras de caridad en Estados Unidos, después de que donó US$ 4.800 millones a su fundación en 2017.

Bill Gates también ha apoyado un servicio de seguridad basado en la tecnología Blockchain. El cual está diseñado para compañías del sector tecnológico que operan en Africa y el Sudeste Asiático llamado “Crest”.

Este mismo mes, el magnate de la computación, siguiendo con sus pensamientos filantrópicos de los últimos años, invirtió US$ 1,4 millones en este proyecto para ayudar a las empresas a brindar mejores servicios financieros. Específicamente a la población no bancarizada.

Seguramente la tecnología Blockchain acompañará a Bill Gates en todo este camino filantrópico.

La salida de Gates reduce el numero de directores de Microsoft a 12, entre ellos: John W. Thompson, director independiente; Satya Narayana Nadella, actual CEO; Reid Hoffman, socio de Greylock Partners; Hugh Johnston, vice director y CFO de Pepsico; Teri List-Stoll, vice presidente ejecutivo y CFO de Gap; Sandra E. Peterson, socia operaciones de Clayton, Dubilier & Rice; Penny Pritzker, fundadora y presidenta de PSP Partners; Charles W. Scharf, CEO de Wells Fargo; Arne Sorenson, presidenta y CEO de Marriott International; John Stanton, presidente de Trilogy Equity Partners; Emma Walmsley, CEO de GlaxoSmithKline; y Padmasree Warrior, fundadora, CEO y presidenta de Fable Group.

Bill Gates pide un sistema de rastreo nacional para el Coronavirus

En una sesion AMA (Ask Me Anything) en Reedit Gates respondió preguntas sobre el coronavirus, compartiendo sus pensamientos sobre la mejor manera de enfrentar el brote y sus posibles efectos a largo plazo en el mundo.

Durante la epidemia del Ebola en 2015, Gates dio una charla TED, llamada “¿El próximo brote? No estamos listos”. A propósito de ella y mientras la administración de la Casa Blanca enfrenta críticas por no reaccionar lo suficientemente rápido, Gates reiteró que, “sabíamos que sucedería en algún momento, ya sea con una gripe o algún otro virus respiratorio…”.

Tras el eventual fin de la pandemia, Gates espera que los países puedan trabajar juntos para prepararse mejor para situaciones similares, incluyendo la “necesidad de tener la capacidad de ampliar los diagnósticos, los medicamentos y las vacunas muy rápidamente… las tecnologías existen para hacerlo bien si se hacen las inversiones correctas”; los US$ 100 millones que su Fundación Gates y la de su esposa Melinda donaron para luchar contra el coronavirus se centran en esas tres áreas.

El Dr. Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Alergia y Enfermedades Infecciosas, dijo esta semana que la producción en masa de una vacuna probablemente no se producirá hasta dentro de 12-18 meses, y Gates estuvo de acuerdo, diciendo que habrá que fabricar “miles de millones de vacunas para proteger al mundo” y que las primeras vacunas, “irían a los trabajadores de la salud y a los trabajadores críticos… las que llegarían antes de 18 meses si todo va bien, pero nosotros y Fauci y otros están teniendo cuidado de no prometer esto cuando no estamos seguros”.

Un estudio publicado esta semana por el Imperial College del Reino Unido afirma que incluso con la mitigación, los EE.UU. podrían ver alrededor de 1 millón de muertes por coronavirus, pero Gates advirtió que “los parámetros utilizados en ese modelo eran demasiado negativos”, señalando a China como “la fuente de datos más críticos que tenemos” y que su enfoque de distanciamiento social fue “capaz de reducir el número de casos”.

Respondiendo a una pregunta sobre la estrategia de “distribución controlada” de Holanda, Gates respondió diciendo que “el único modelo que se conoce que funciona es un serio esfuerzo de distanciamiento social (‘cierre total’)”, estimando que “si un país hace un buen trabajo con las pruebas y se ‘cierra’, entonces dentro de 6-10 semanas deberían ver muy pocos casos y ser capaces de abrir de nuevo”; sin embargo, también admitió que “los EE.UU. todavía no están organizados en las pruebas”.

Gates pidió un “sistema nacional de seguimiento similar al de Corea del Sur, diciendo que “en Seattle, la Universidad de Washington está proporcionando miles de pruebas al día, pero nadie está conectado a un sistema nacional de seguimiento” y que “siempre que hay una prueba positiva se debe ver para entender dónde está la enfermedad y si necesitamos fortalecer el distanciamiento social”.

Un usuario de Reddit le preguntó a Gates cuánto tiempo duraría la crisis del coronavirus.

“Esto variará mucho según el país”, escribió. “China está viendo muy pocos casos ahora porque sus pruebas y ‘cierre’ fueron muy efectivaos. Si un país hace un buen trabajo con las pruebas y el cierre, entonces en unas 6-10 semanas deberían ver muy pocos casos y ser capaces de abrir de nuevo”.

Gates respondiendo a una pregunta ahora borrada, se refirió a su reciente salida de Microsoft, indicado que “mi retiro de los Directorios no está relacionado con la epidemia, pero refuerza mi decisión de centrarme en el trabajo de la fundación incluyendo su trabajo para ayudar con la epidemia”.

Bill Ackman
Bill Ackman advierte “se nos viene el infierno, cierren ahora”.

Multimillonario Bill Ackman recomienda cierre total de EE.UU. por 30 días

En una entrevista en CNBC Bill Ackman dijo “se nos viene el infierno, cierren ahora”, y sobre la economía, advirtió que “se acerca un tsunami”.

Ackman recomendó al Presidente Trump que cerrara totalmente el país durante 30 días y cerrara las fronteras para detener la propagación del coronavirus. Sí, significaría un desastre económico, así que Ackman recomendó que Trump llamara a “Vacaciones de Primavera” a nivel nacional y que el gobierno pagara los salarios, detuviera las expropiaciones hipotecarias y ayudara con otras gastos mensuales como el arriendo, para ayudar a la gente.

De esta manera los norteamericanos se quedarán en casa y el virus dejará de propagarse.

Si no, advirtió Ackman en una emotiva entrevista que rayó en el pánico, el país experimentará una prolongada pandemia, que dejará fuera de juego a muchas industrias que van desde hoteles, a restaurantes, hasta el sector inmobiliario.

“Lo que asusta al pueblo estadounidense y a las corporaciones ahora es el despliegue gradual”, dijo Ackman, refiriendose a las medidas de contención y el distanciamiento social. “El capitalismo no funciona con un cierre de 18 meses, el capitalismo puede funcionar en un cierre de 30 días”.

Categorías
Columnas

Claves para afrontar la emergencia del coronavirus desde el servicio al cliente

Buenos Aires, Argentina. 19 marzo, 2020. El Covid-19 sigue expandiéndose en el mundo a un ritmo acelerado e impactando el día a día de las personas: restringiendo su posibilidad de moverse libremente por las ciudades, alterando sus formas de comunicación y cambiando hábitos tan cotidianos como el modo de saludarse. Por añadidura, está cambiando el modo en el que interactúan con las empresas. Bajo este preocupante escenario, múltiples industrias se han visto afectadas y el servicio al cliente no ha sido la excepción.

En términos generales, los organismos internacionales prevén que el costo mundial de la pandemia podría superar los 16 trillones de dólares y varias economías se verán perjudicadas.

Aunque es pronto para cuantificar las consecuencias por sectores, la Asociación Mexicana de Ventas Online (AMVO) vaticina que “las ventas en punto físico serán las más afectadas a la luz de la situación de COVID-19; y esto puede ser el impulso para que las empresas consideren seriamente revisar su estrategia omnicanal”.

Pero, ¿cómo está afectando esta crisis sanitaria y económica al día a día de los consumidores y de las empresas? Identificamos dos dinámicas que se están imponiendo:

1. Se disparan las consultas en línea

Las cuarentenas y el miedo al contagio están haciendo que diversas industrias se vean afectadas por la cantidad de consultas de sus clientes. Los consumidores están reclamando atención ahora más que nunca y buscan que las empresas respondan de manera inmediata y resolutiva.

Telecomunicaciones e internet, banca, educación, salud, el transporte aéreo y el turismo en general, así como las verticales de entretenimiento y ventas al por menor son algunas de las industrias que han registrado una mayor demanda de sus clientes durante esta coyuntura mundial.

2. El trabajo remoto se expande

Los brotes de infecciones virales como el coronavirus (COVID-19) imponen nuevas medidas para frenar su expansión, como la reducción de la circulación de las personas y la implantación del trabajo remoto en aquellas industrias que puedan seguir activas bajo esta modalidad.

Para los equipos grandes, y particularmente para los contact centers, que mantienen extensas estructuras con cientas de personas operando simultáneamente en espacios reducidos, el riesgo de exposición al virus es elevado y preocupante. Esta circunstancia obliga a los empleadores a buscar nuevas formas de trabajo, que tengan como prioridad la salud de sus empleados y atiendan las exigencias de sus clientes.

Ante este escenario, ¿qué medidas de mitigación pueden implementar las empresas para mantener al cliente en el centro de su estrategia?

  • Ser claros en la comunicación

Es sumamente importante mantener informados a los clientes sobre los eventuales cambios o deficiencias que podría experimentar el servicio en medio de la contingencia. En estos momento de crisis la transparencia juega un rol fundamental. Nuestra estrategia tiene que incluir comunicarse de forma abierta y clara, anticiparse a las consultas y evitar agregar a la incertidumbre que están viviendo nuestros clientes en este momento.

  • Priorizar la automatización

No es novedad que muchas compañías estén migrando hacia modelos que integran la automatización a su servicio al cliente. Pero en el escenario actual, es aún más fundamental que los equipos de atención actúen rápidamente, con empatía y consistencia.

Las herramientas que usamos son clave para garantizar buenas experiencias, especialmente en épocas de crisis. A la hora de elegirlas, es fundamental que la tecnología se adapte a la estrategia, y no al revés.

Actualmente, la automatización y la inteligencia artificial conversacional se ponen al servicio de los clientes más demandantes para dar respuestas personalizadas, instantáneas y en el tiempo deseado. Su aplicación en bots y live chats contribuye a reducir los tiempos de atención y a aumentar la cantidad de conversaciones entre empresas y clientes. Su correcto uso permitirá satisfacer la demanda de consultas frecuentes, pero también permite prestar más atención a casos complejos en épocas de sobredemanda como esta.

  • Mover la comunicación de telefonía a canales digitales

Antes de que surgiera el coronavirus, las empresas ya mantenían 1,5 millones de conversaciones a través de canales digitales al año, en promedio, con sus clientes. Durante los próximos meses, los canales de mensajería tomarán mucha más relevancia que la que ya tenían.

En este contexto de incertidumbre y urgencia, los consumidores quieren un servicio eficiente. Las aplicaciones de mensajería son más personales y cercanas. Mientras el email muchas veces es un canal lento y burocrático, estas apps desarrollan una comunicación digital uno-a-uno entre el cliente y el agente, generando un trato más cercano.

Whatsapp ha sido uno de los canales con mayor crecimiento en 2019, especialmente en las industrias de ecommerce, finanzas, telecomunicaciones y automotriz. Implementar WhatsApp como un canal de servicio al cliente posibilita comunicaciones más rápidas y personalizadas. A la vez que se convierte en una gran opción cuando ir a la sucursal de un banco o a un comercio físico no es una opción, en virtud de la restricción de la circulación vigente en muchas ciudades del mundo.

En definitiva, estar donde se encuentran tus clientes y adoptar estrategias customer centric será la clave para afrontar esta situación que estamos viviendo.

Qué le espera al servicio al cliente

Covid-19 acelerará los cambios en curso y exigirá un mayor compromiso con el cliente: el virus obligará a las marcas a pensar creativamente sobre cómo conectarse con sus usuarios.

Aquellas compañías que mantengan una mente abierta al cambio y reaccionen rápidamente estarán preparadas para acompañar a sus clientes y empleados en este momento de necesidad y podrán navegar esta coyuntura, el tiempo que pueda extenderse.

El día martes 26 de marzo, en un webinar abierto y gratuito, brindaremos recomendaciones prácticas a aquellas empresas que buscan adaptar su estrategia de atención al cliente a los desafíos del coronavirus. Los interesados pueden registrarse en el encuentro al entrar en este enlace.

Categorías
Columnas

¿Con cuántas personas has compartido tus datos hoy?

Santiago, Chile. 19 marzo, 2020. Si hay algo que define nuestra forma de comunicarnos en el siglo XXI es la hiperconectividad. Esa posibilidad de estar conectados permanentemente para compartir información en diversas aplicaciones, a través de diferentes dispositivos, como teléfono celular, tablets, computador portátil, entre otros.

Pero, esta era de la hiperconexión, es a la vez una oportunidad y una amenaza, si tenemos en cuenta que los cibercriminales se aprovechan para acceder a tus datos personales y pueden vulnerar tu información, al punto de llegar al robo de tu identidad. Los delitos informáticos y el robo de identidad son más comunes de lo que creemos.

En Chile, en los últimos 5 años se han reportado 4.600 denuncias por delitos informáticos de acuerdo con los registros de la PDI.

Estas infracciones son perjudiciales porque los datos robados pueden ser usados fácilmente para cometer fraudes contra ti o contra terceros. A pesar de los miles de millones de dólares gastados en la verificación de identidad, carecemos de una forma confiable de identificar a las personas ‘a ciegas’, y nos falta una forma segura de intercambiar nuestra información, ya sea personal o laboral.

Las nuevas tecnologías creadas en blockchain que están surgiendo pueden ayudarnos a tener más control sobre nuestra identidad.

Imagina un mundo donde tus credenciales no pueden ser fácilmente robadas o mal utilizadas, donde tienes una billetera digital que contiene credenciales criptográficamente seguras que pueden demostrar de inmediato tu identidad. Tú controlas qué información se comparte y quién puede acceder a ella.

Imagina que realizas un pago. El pago del alquiler de tu casa; retiro de dinero en tu banco de confianza o hasta el registro de los nombres de tus chicos en la web del colegio. Debería ser un intercambio seguro de información, ¿no? No siempre lo es. La seguridad solo se logra a través de técnicas criptográficas que permitan a una entidad probar una declaración, como conocer un secreto, sin revelar información del secreto. Por ejemplo, validar que tienes suficiente dinero en tu cuenta de ahorros en el banco A, para cubrir el pago inicial de un préstamo hipotecario al solicitar una hipoteca en el Banco B, sin tener que revelar tu saldo de ahorros exacto, ni tu número de cuenta u otra información personal.

Blockchain, puede permitir este tipo de interacciones seguras (intercambio confiable de credenciales digitales), directamente en la fuente o dispositivo, como puede ser tu teléfono celular o tablet. Este intercambio privado y directo en el borde de la red no solo significa que podemos lograr un mejor rendimiento y escala, sino que, además y más importante, no hay necesidad de volver a través a la red pública, ya que nunca se escribe la información privada en el libro mayor.

De esta forma las personas podrían controlar cuándo, dónde y con quién comparten sus credenciales. En el mundo físico, damos por sentado este intercambio de credenciales; me imagino que tú no vas por la calle dándole tu número de cuenta de banco o la dirección de tu casa a extraños, sin embargo, ¿haces lo mismo -de forma segura e inteligente- en el mundo digital?

Entonces, en esta era de la hiperconexión, un nuevo enfoque que utiliza una identidad descentralizada basada en blockchain puede crear un cambio tecnológico centrado en la privacidad del usuario, lo que presenta una victoria para nosotros como personas y para las organizaciones, y así poder interactuar con mayor confianza.