Una solución para la pesadilla de las Condiciones de Servicio de las apps

Guard - privacidad - Javi Rameerez

Comparte esta noticia:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on pinterest
Pinterest
Share on email
Email
No necesitamos recordar que vivimos en una pesadilla de privacidad, en la que parece que no hay ninguna red social o aplicación en la que podemos confiar para proteger nuestra identidad personal y todo lo que hacemos en línea.
  • Nadie lee los términos de los acuerdos de servicio. Guard pone un computador a trabajar leyéndolos por nosotros.

Madrid, España. 4 octubre, 2019. No necesitamos recordar que vivimos en una pesadilla de privacidad, en la que parece que no hay ninguna red social o aplicación en la que podemos confiar para proteger nuestra identidad personal y todo lo que hacemos en línea. Pero lo peor es que estas empresas nos tienen en desventaja desde el principio, porque nos presentan una montaña de leyes -como la política de privacidad de usar el servicio- que aceptamos a ciega e inútilmente, todo en nombre de ver el último video o contar con un servicio viral.

No es nuestra culpa que hagamos esto. Nadie tiene el tiempo para ganarle a un equipo de expertos legales que facturan quien sabe cuanto por hora, y pocos de nosotros tenemos el lujo de simplemente desconectarnos de nuestros amigos, familia y sociedad para permanecer en el anonimato. Pero quizás haya una forma de luchar contra las empresas digitales codiciosas, con la ayuda de un recurso ilimitado de nuestra propia creación: IA (Inteligencia Artificial).

Guard es un nuevo sitio construido íntegramente por Javi Rameerez, un desarrollador y diseñador de Madrid. Presenta las aplicaciones que ya conocemos, como Twitter, Netflix, e Instagram, con simples notas que califican su privacidad. Si damos click sobre cualquiera, veremos su criterio: y aparecerá lo peor de su política de privacidad en un recuadro azul.

Guard - Twitter

En el caso de Twitter, el extracto concerniente es, “su información puede ser vendida o transferida como parte de esa transacción” (en referencia a la venta, fusión o reorganización de la empresa). En otras palabras, si Twitter está desesperada, sus datos personales están a la venta. En el caso de Instagram, el sitio destaca: “Instagram no puede garantizar la seguridad de ninguna información que usted transmita a Instagram ni garantizar que la información del Servicio no pueda ser accedida, revelada, alterada o destruida. Por favor, colabore para ayudarnos”. Traducción: ¿Qué es Facebook, una compañía de tecnología o algo así? Depende de nosotros el asegurarnos de que no digamos nada sobre el servicio que pueda ser usado un día en nuestra contra!

Ahora, tal vez un abogado nos diría que tenemos poco o nada de qué preocuparnos cuando aceptamos estas declaraciones. Pero ese no es el punto de vista de Guard. Más bien, Guard está construido para resaltar las cosas que hacen que la gente común y corriente se sienta más aprensiva, y es una medida razonable en la que debemos concentrarnos, dado que la privacidad es un asunto intrínsecamente personal.

“La idea fue evaluar las prácticas de privacidad de las empresas en función de cómo las percibe el usuario medio de Internet, no los abogados o los expertos en dominios. Porque, ya sabes, no hay nada ilegal en la mayoría de las prácticas de privacidad. Los abogados trabajan muy duro para proteger a las empresas con su jerga legal. Así que si le preguntas a un abogado sobre cualquier práctica de privacidad (como, por ejemplo, Facebook vendiendo nuestros datos a terceros), todo lo que dirían es que es legal porque ambas partes lo han aceptado. Y ese no es el punto”, dice Rameerez. “El reto fue analizar las prácticas de privacidad tal y como las perciben los usuarios. A los usuarios no les gusta que se vendan sus datos. A los usuarios no les gusta que los observen y los rastreen las 24 horas del día, los 7 días de la semana. A los usuarios no les gusta que las empresas conozcan información privada que ni siquiera saben que han compartido con ellos”.

Para saber qué es lo que más preocupa a la gente, Rameerez construyó una IA en el sitio que podemos ayudar a entrenar, simplemente tomando una simple prueba. El sistema presenta dos declaraciones, y pregunta cuál es la mejor política de privacidad. Idealmente, con suficientes respuestas, la máquina aprende algunas reglas éticas y es capaz de detectar las peores ofensas en documentos de cualquier longitud. Idealmente.

Hoy, Rameerez admite en el sitio que los resultados de la Guard siguen siendo “un poco inexactos” y requieren más entrenamiento en Inteligencia Artificial. Los agujeros en la lógica del sistema son fáciles de detectar. Mozilla, una organización sin fines de lucro que generalmente tiene en cuenta los derechos y que ofrece el navegador web Firefox, obtiene la misma calificación “C” que Waze, la empresa de propiedad de Alphabet que rastrea su vehículo con tanta fidelidad que literalmente conoce los carteles de McDonald’s que usted está pasando por el camino. Guard tampoco incluye ninguna historia en la sección de “escándalos” de Waze, y, bueno, probablemente debería.

Rameerez espera involucrar a expertos en privacidad en el proyecto y así asegurar el tipo de financiamiento para llevar la idea más allá de su proyecto personal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Infoweek Newsletter
Seminarium - CIG Salud
Banner 300x250 - montblanc - boligrafo-meisterstuck-diamond-de-la-linea-platinum-le-grand
Banner 250x250 - IFX
Banner FonoIP - telefonia para teletrabajo
Kimsa - desarrollo de software
Banner 300 - DuckDuckGo
Banner-Ubic8-300-Pallavicini
Banner Beurer BC85
BannerPropertyPartners300-buenas