¿Retirará Netflix sus series de Bill Gates después de revelarse sus vínculos con Jeffrey Epstein?

Microsoft - Bill Gates - Jeffrey Epstein

Comparte este contenido:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
  • Jeffrey Epstein esperaba mejorar la raza humana con su ADN.

Nueva York, EE.UU. 11 septiembre, 2019. El 20 de septiembre, Netflix estrenará un documental en tres partes sobre Bill Gates titulado Inside Bill’s Brain: Descifrando a Bill Gates. El trailer parece darle una mirada completa a uno de los hombres más ricos del mundo y su evolución de hombre de negocios despiadado, hacia uno que enfoca sus poderes cognitivos para resolver problemas mundiales como el cambio climático y las enfermedades.

Pero ahora que Gates forma parte de las revelaciones en curso de las personas e instituciones ricas y poderosas que mantuvieron relaciones con Jeffrey Epstein, incluso después de su condena en 2008 por un delito grave por solicitar una prostituta menor de edad, ¿debería Netflix continuar con su idea de llevarnos dentro del cerebro de Bill?

A última hora de la noche del viernes, Ronan Farrow publicó un articulo en The New Yorker en el que relata como el MIT Media Lab aceptó dinero del recientemente fallecido traficante sexual Jeffrey Epstein y como ahora también intenta encubrir que estaba recibiendo donaciones de un pedófilo convicto. Una de las revelaciones más notables de la historia es que Epstein ayudó a dirigir las donaciones de Bill Gates:

Quizás lo más notable es que Epstein pareció servir como intermediario entre el laboratorio y otros donantes ricos, solicitando millones de dólares en donaciones de individuos y organizaciones, incluyendo al tecnólogo y filántropo Bill Gates y al inversionista Leon Black. Según los registros obtenidos por The New Yorker y las cuentas de la facultad y el personal actual y anterior del Media Lab, a Epstein se le atribuyó el mérito de haber obtenido al menos US$ 7,5 millones en donaciones para el laboratorio, incluyendo US$ 2 millones de Gates y US$ 5,5 millones de Black, regalos que los correos electrónicos describen como “dirigidos” por Epstein o realizados según sus solicitudes.

Gates se había convertido en parte del discurso que rodeaba la historia de Epstein el mes pasado cuando se reveló que Gates se había reunido con Epstein en 2013, cinco años después de la condena de Epstein. El nombre de Gates también aparece en los registros de vuelo del avión privado de Epstein, que había sido apodado el Lolita Express. En respuesta a esas historias, un portavoz de la Fundación Bill y Melinda Gates le dijo al Daily Mail que Gates no tenía ninguna conexión financiera o filantrópica con Epstein.

Esta historia del New Yorker parece contradecir esa afirmación, y todo ello nos lleva a preguntarnos si Netflix seguirá publicando lo que en gran medida parece ser un documental elogioso. ¿Cómo puede uno ver esta historia sobre cómo piensa el tecnólogo y filántropo y cuán notable es, cuando la evidencia sugiere que al menos cometió un grave error de juicio al asociarse con Epstein? Aunque la serie de tres partes podría terminar llamando más la atención sobre la relación de Gates con Epstein, ¿qué posible beneficio podría haber para Gates o Netflix en mantenerla en su biblioteca?

¿Pero, quien fue Jeffrey Epstein?

Jeffrey Edward Epstein (20 de enero de 1953 – 10 de agosto de 2019) nació en Brooklyn, Nueva York, Estados Unidos. Empresario y criminal estadounidense condenado a prisión por abuso y tráfico de menores. Comenzó su carrera trabajando como profesor en la prestigiosa Dalton School y luego se convirtió en una de las figuras claves del banco de inversiones Bear Stearns. Años más tarde fundó J. Epstein and Co. y se hizo amigo de las figuras más importantes de la esfera política como Donald Trump, Bill Clinton y el príncipe Andrés de Gran Bretaña, entre otros. En 2011, Elon Musk se unió a algunos de los grandes nombres de la tecnología para la “Cena de los multimillonarios“, un evento anual organizado por el destacado agente literario neoyorquino John Brockman.

Después de la cena, el club intelectual Edge de Brockman publicó una serie de fotografías de los asistentes al evento, entre los que se encontraban el fundador de Amazon, Jeff Bezos, y el cofundador de Google, Sergey Brin.

Epstein nació en el seno de una familia de clase media. Su padre, Seymour, era jardinero en el Departamento de Parques de Nueva York y su madre, Pauline, se desempeñaba como maestra antes de convertirse en ama de casa. Se crió en el barrio obrero de Sea Gate junto a su hermano Mark y cursó estudios en la Public School 188 The Island School, la Mark Twain Junior High School y la Lafayette High School, graduándose en 1969, con solo dieciséis años. Al terminar sus estudios, ingresó a la Courant Institute of Mathematical Sciences de la New York University. Sin embargo, en 1974 dejó la institución para concentrarse en su carrera.

Tras abandonar el instituto, comenzó a trabajar como profesor de matemáticas y física en escuelas secundarias. Pronto su vida daría un vuelco al comenzar a trabajar en la prestigiosa Dalton School de Manhattan. Fue entonces que entro en contacto con importantes figuras de la esfera económica y política del país, como el director ejecutivo del banco de inversiones Bear Stearns cuyos hijos eran alumnos de Epstein.

Rápidamente consiguió llamar la atención del empresario, quien no dudo en ofrecerle un puesto en su empresa en 1976. Con sólo 23 años, Epstein logró escalar rápidamente de posición, convirtiéndose en una de las figuras claves de la firma. En 1980, fue nombrado socio y un año más tarde dejó la firma de forma abrupta, fundando en el mismo periodo su propia consultora. Cabe mencionar que se especuló que había violentado las políticas del banco y por esto fue despedido.

Fundó su empresa J. Epstein and Co en 1982 y poco después fue contratado para trabajar como consultor en Tower Financial Corporation (1987) por Steven Hoffenberg. Unos años más tarde, en 1993, Tower Financial fue acusada de crear un sistema considerado ilegal lo cual llevo a la perdida de gran parte de su clientela. No obstante, para ese entonces Epstein ya no estaba trabajando con la compañía por lo que no resulto involucrado.

En ese entonces su empresa era una de las más reconocidas del país y tenía entre sus clientes a importantes empresarios como Leslie Wexner, presidente de L Brands, Bath y Victoria’s Secret. Gracias a esto empezaría a codearse con las figuras más destacadas del mundo del espectáculo y el entretenimiento, además de otros prominentes empresarios. Era asiduo en los desfiles de Victoria’s Secret y realizaba grandes eventos en su mansión de Nueva York acompañado por numerosas modelos. También era conocido por haber introducido a varias jóvenes al mundo de las pasarelas.

A comienzos de los noventa conoció a la mujer que lo acompañaría en cada uno de sus proyectos y que sería clave en el funcionamiento de sus actividades ilícitas. Esta mujer era, la socialité británica Ghislaine Maxwell. La joven de entonces de treinta años se encargaba de la administración de las propiedades de Epstein en Manhattan y Palm Beach.

Además, al parecer Maxwell, era la persona encargada de reclutar a mujeres menores de edad para la red de Epstein. A las fiestas realizadas por la pareja asistían reconocidas figuras como el expresidente Bill Clinton, el presidente, Donald Trump, el presentador George Stephanopoulos, y el cineasta Woody Allen, entre otros.

Trump - Knauss - Epstein - Maxwell
Donald Trump, Melania Knauss (hoy Melania Trump), Jeffrey Epstein y Ghislaine Maxwell en el club Mar-a-Lago en Palm Beach, Florida, el 12 de febrero de 2000.

Tras varios años en el anonimato, en 2005, salieron a la luz los crímenes cometidos por Epstein y su red de tráfico sexual. El caso comenzó con la denuncia puesta en su contra por los padres de una menor de 14 años en la policía de Palm Beach, Florida porque había abusado sexualmente de la menor. En ese entonces la menor identificó a otras dos niñas involucradas y éstas a su vez identificaron a otras. En ese momento el caso fue puesto bajo la jurisdicción del FBI ya que habían más de tres docenas de menores involucradas, algunas de ellas tan jóvenes como de 14 años de edad.

Después de tres años de investigaciones, en 2008 Jeffrey Epstein fue condenado a 13 meses de prisión con libertad laboral (dormía las noches en la cárcel), tras declararse culpable y llegar a un acuerdo económico con las víctimas. No obstante, el caso no se cerró con esto ya que a inicios de 2019, fue llamado nuevamente ante la justicia por abuso de menores. Intento salir en libertad, pero ante el peligro de fuga se le negó cualquier permiso. En julio intento terminar con su vida, por lo que desde entonces estuvo bajo vigilancia. No obstante, el 10 de agosto fue encontrado en su celda colgado. Con su supuesto suicidio quedan demasiadas interrogantes sobre los implicados en su red de tráfico.

Según las autoridades entre 2002 y 2005, Epstein transportó en su avión (el Lolita Express) a gran cantidad de menores de edad a su isla privada Little St. James, US Virgin Islands en el Caribe con fines sexuales. También se sabe que algunos de sus abusos fueron cometidos en las propiedades de Palm Beach, Manhattan y el Zorro Ranch en Nuevo México. Se espera que las investigaciones realizadas por la fiscalía y los documentos recolectados en los últimos años ayuden en la captura de los demás implicados.

Little St. James, US Virgin Islands
Little St. James, US Virgin Islands en el Caribe, la isla priva de Epstein que recibió, por parte de los locales, el apodo de pedoisland.

Mil nombres

Hasta 1.000 personas, incluyendo celebridades, están implicadas en miles de páginas de documentos judiciales de una demanda de Jeffrey Epstein que permanece sellada.

Los documentos, unos 10.000 de ellos, formaban parte de una demanda en 2015 de Virginia Giuffre Roberts, la “esclava sexual” de Epstein, que lo demandó, y Ghislaine Maxwell que, según muchas de las víctimas de Epstein, era su madame.

Resolvieron su demanda en 2017 y el expediente del caso se hizo privado, manteniendo en secreto todas las acusaciones.

En agosto, a la luz del arresto de Epstein por cargos de trata de personas, un tribunal de apelaciones ordenó que las páginas de los archivos del caso que representaban el interés público ya no se mantuvieran en secreto.

Alrededor de 2.000 han sido liberados, pero miles más están aún bajo llave.

El miércoles de la semana pasada, la jueza Loretta Preska escuchó a los abogados de Maxwell y Roberts en una audiencia en la corte de Nueva York para determinar si debería liberar más documentos y cómo.

Preska no decidió sobre si liberar o no las páginas restantes, pero instruyó a los abogados de ambos lados a presentar informes escritos sobre ellos.

Tienen que clasificar los documentos en tres tipos y luego decidir cuáles serán liberados.

En otro frente, y bajo la nueva Ley de Niños Víctimas de Nueva York, una acusadora de Jeffrey Epstein está demandando a su patrimonio, a una asociada de larga data y a tres miembros no identificados de su personal doméstico por supuestamente ayudar a Epstein en un plan de abuso sexual y tráfico, según los informes.

Jennifer Araoz, de 32 años, dice que Epstein, la violó en su mansión en Manhattan cuando tenía 15 años.

Araoz alegó en su demanda en Nueva York que la miembro de la alta sociedad y asociada de Epstein desde hace mucho tiempo Ghislaine Maxwell y los otros miembros del personal “conspiraron entre sí para hacer posible y facilitar el abuso sexual y la violación de la demandante”.

La demanda alega que Maxwell “participó y ayudó a Epstein a mantener y proteger la red de tráfico sexual de Epstein”, asegurando un flujo constante de mujeres jóvenes mediante la identificación y contratación de “reclutadores”, la concertación de citas con Epstein y la intimidación de testigos potenciales.

Ghislaine Maxwell, 57, hija del asesinado, según The Daily Mirror, magnate británico de los medios de comunicación Robert Maxwell (quien nació con el nombre judío Ján Ludvík Hyman Binyamin Hoch), no ha sido acusada penalmente y ha negado repetidamente las acusaciones de haber ayudado a Epstein en su abuso sexual y en el supuesto tráfico de niñas menores de edad.

Jeffrey Epstein esperaba mejorar la raza humana con su ADN

Según revelo The New York Times, Jeffrey E. Epstein, el acusado de tráfico sexual, tuvo un sueño inusual: esperaba mejorar la raza humana con su ADN embarazando jóvenes mujeres en su vasto Zorro Ranch de Nuevo México.

A lo largo de los años, Epstein confió a los científicos y a otras personas su plan, según cuatro personas familiarizadas con su pensamiento, aunque no hay pruebas de que se haya llevado a cabo.

La visión de Epstein reflejaba su antigua fascinación por lo que se conoce como transhumanismo: la ciencia de mejorar la población humana a través de tecnologías como la ingeniería genética y la inteligencia artificial. Los críticos han comparado el transhumanismo con una versión moderna de la eugenesia, el campo desacreditado de mejorar la raza humana a través de reproducción controlada.

Epstein, acusado en julio de tráfico sexual de niñas de tan sólo 14 años, era un ilusionista en serie: mintió sobre las identidades de sus clientes, su riqueza, su capacidad financiera, y sus logros personales. Pero logró usar sus conexiones y su carisma para cultivar relaciones valiosas con líderes empresariales y políticos.

Epstein - Zorro Ranch
El Rancho Zorro de Epstein en Nuevo México, el cual confió a científicos y a otros para utilizarlo como el lugar para mejorar la raza humana con su ADN.

Epstein atrajo a un brillante conjunto de científicos prominentes. Entre ellos se encontraban el físico ganador del Premio Nobel Murray Gell-Mann, que descubrió el quark; el físico teórico y autor de libros best sellers Stephen Hawking; el paleontólogo y biólogo evolutivo Stephen Jay Gould; Oliver Sacks, neurólogo y autor best seller; George M. Church, ingeniero molecular que trabajó para identificar los genes que podrían ser alterados para crear seres humanos superiores; y el físico teórico del M.I.T. Frank Wilczek, ganador del Premio Nobel.

El anzuelo para algunos de los científicos era el dinero de Epstein. Los atraía mediante el financiamiento de sus proyectos favoritos. Algunos de los científicos dijeron que la perspectiva de financiamiento los cegó ante la gravedad de sus transgresiones sexuales, e incluso los llevó a darle crédito a algunas de las débiles reflexiones científicas de Epstein.

Los científicos se reunieron en cenas en la mansión de Manhattan de Epstein, donde Dom Pérignon y los vinos caros fluían libremente, aunque Epstein no bebía. Organizó almuerzos buffet en el Programa de Dinámica Evolutiva de Harvard, al que había ayudado a comenzar con una donación de US$ 6,5 millones.

Otros volaron a conferencias patrocinadas por Epstein en las Islas Vírgenes de los Estados Unidos y fueron festejados en su isla privada Little St. James. Una vez, los científicos -incluido Hawking- abordaron un submarino que Epstein había arrendado, posiblemente comandado por Ghislaine Maxwell quien tiene licencias para conducir submarinos, helicópteros, ROVs (Remotely Operated Vehicles), y AUVs (Autonomous Underwater Vehicles).

El psicólogo cognitivo de Harvard, Steven Pinker, dijo que fue invitado por colegas -entre ellos Martin Nowak, profesor de matemáticas y biología de Harvard, y el físico teórico Lawrence Krauss- a reuniones sociales para tener conversaciones informales en las que se servía buen café, y donde Epstein aprovechaba para vender sus locas ideas.

Mientras algunos de los colegas de Pinker aclamaban a Epstein como brillante, Pinker lo describió como un “impostor intelectual”.

“Epstein cambiaba de tema abruptamente, al estilo de un trastorno de déficit de atención, y descartaba una observación con si fuera un chiste adolescente”, dijo Pinker.

Epstein estaba dispuesto a financiar una investigación que otros consideraban extraña. Le dijo a un científico que estaba financiando esfuerzos para identificar una partícula misteriosa que podría desencadenar en una persona la sensación de que alguien la estuviera observando.

En una sesión en Harvard, Epstein criticó los esfuerzos para reducir la inanición y proporcionar atención médica a los pobres porque al hacerlo se aumentaba el riesgo de sobrepoblación, dijo Pinker, quien asistió a esa sesión. Pinker dijo que había refutado el argumento, citando investigaciones que demostraban que las altas tasas de mortalidad infantil simplemente causaban que la gente tuviera más hijos. Epstein pareció molesto, y un colega de Harvard le dijo más tarde a Pinker que había sido “expulsado de la isla” y que ya no sería bienvenido en las reuniones de Epstein.

Harvard - Steven Pinker
Steven Pinker, de la Universidad de Harvard, se opuso a las locas ideas de Epstein.

Luego estaba el interés de Epstein en la eugenesia.

En múltiples ocasiones desde principios de la década de 2000, Epstein dijo a científicos y empresarios sobre sus ambiciones de usar su rancho de Nuevo México como base para embarazar a jóvenes mujeres con su esperma y así dar a luz a sus bebés. A varias personas, invitadas a sus reuniones sociales, les pareció muy extraña y perturbadora esta idea.

Otro científico al que se acercó Epstein, fue Jaron Lanier, un prolífico autor y fundador de la realidad virtual, dijo que las ideas de Epstein no equivalían a ciencia, en el sentido de que no se eran validadas por pruebas rigurosas. Lanier dijo Epstein había planteado una vez la hipótesis de que los átomos se comportaban como inversionistas en un mercado.

Lanier dijo que había rechazado cualquier financiamiento de Epstein y que sólo se había reunido con él una vez después 2008.

Una vez, en una cena en la mansión de Epstein en el Upper East Side de Manhattan, Lanier dijo que habló con un científico que le dijo que el objetivo Epstein era tener 20 mujeres a la vez embarazadas en su Zorro Ranch de 3.000 m2 ubicado en un pequeño pueblo a las afueras de Santa Fe. Lanier dijo que la científica se identificó como empleada de la NASA, pero que no recordaba su nombre.

Según Lanier, la científica de la NASA dijo que Epstein había basado su idea de un rancho para bebés en el Repositorio para la Elección Germinal, un banco para esperma que operó en Escondido, California desde 1980 a 1999. Así el Zorro Ranch de Epstein se abastecería con el esperma de los más destacados Premios Nobel fortaleciendo la reserva de genes humanos.

Lanier, creador y autor de la realidad virtual, dijo que tenía la impresión de que Epstein estaba usando las cenas -en las que algunos invitados eran mujeres atractivas con impresionantes credenciales académicas- para seleccionar a las candidatas para dar a luz a los hijos de Epstein.

Epstein no ocultó su interés en jugar con los genes para perpetuar su propio ADN.

Las hermanas Maxwell

Robert Maxwell y Elisabeth “Betty” Meynard se casaron en 1945 y formaron una familia de 9 hijos. Varios de ellos tienen hoy un bajo perfil. Los hermanos Ian y Kevin aparecieron con notoriedad en una entrevista en The Times, después de la misteriosa muerte de su padre en las Islas Canarias a principios de noviembre de 1991, al ser encontrado ahogado y desnudo después de caer de su yate, el Lady Ghislaine.

Kevin Maxwell reveló que su padre iba a reunirse con el vicegobernador del Banco de Inglaterra el día en que su cuerpo fue encontrado flotando en el Atlántico.

En una exclusiva entrevista, Kevin Maxwell dijo que él y su padre habían tenido una “pelea a gritos” la noche anterior porque se negaba a regresar a Londres desde su yate, que navegaba en las Islas Canarias. “Necesitábamos prepararnos para esa reunión y yo estaba un poco desconcertado porque iba a dejarla para el último minuto”, dijo Kevin.

Los hijos de Robert Maxwell- Ian y Kevin Maxwell en 1991
Los hijos de Robert Maxwell, Ian y Kevin Maxwell en 1991.

Isabel Maxwell, conocida en Israel como inversionista de riesgo y directora del IVN (Israel Venture Networ), fue la cofundadora junto a su hermana Christine Maxwell de Magellan (1995-2001), un primer motor de búsqueda que vio caer su popularidad inmediatamente después de haber sido comprado por Excite a mediados de 1996. Se cerró en abril de 2001.

A Isabel Maxwell la vimos aparece en el World Econonimic Forum de 2016 y hoy es la program manager of learning technologies en la Universidad de Texas en Dallas.

Christine Maxwell por su parte fundó IOD (Information On Demand) para luego cambiar el nombre de la compañia a Chiliad. Chiliad mientras existió, ya que desapareció en 2014, ofreció también un software de búsqueda, pero más focalizado que Magellan. El software Chiliad fue vendido a varias agencias gubernamentales, entre ellas el FBI, CIA y la FDA (Food and Drug Administration).

En 2006, gracias a Chiliad, el FBI construyó una base de datos con más de 659 millones de registros -incluyendo listas de vigilancia de terroristas, cables de inteligencia y transacciones financieras- extraídos de más de 50 fuentes del FBI y otras agencias gubernamentales. El sistema es una de las herramientas de análisis de datos más poderosas disponibles para los agentes de la ley y la lucha contra el terrorismo, dijeron funcionarios del FBI.

La base de datos es un esfuerzo para “conectar puntos”, cosa que el FBI fue acusado de no haber sido capaz de realizar en los meses anteriores a los ataques de 2001, dijeron funcionarios de la oficina. Alrededor de un cuarto de la información proviene de los registros y archivos de casos criminales del FBI. El resto, incluidos los informes de actividades financieras sospechosas, las listas de exclusión aérea y los datos de pasaportes perdidos y robados, provienen de los Departamentos del Tesoro, Seguridad Nacional y del Estado y de la Oficina Federal de Prisiones.

13.000 agentes y analistas utilizaban el sistema con un promedio de 1 millón de consultas al mes, dijo en 2006 Gurvais Grigg, acting director de la Foreign Terrorist Tracking Task Force del FBI.

¿Cuál es la conexión entre las hermanas? Por supuesto su padre Robert Maxwell, quien fue acusado por Bill Hamilton de haberle robado su software PROMIS (Prosecutors Management Information Systems), sin haberse probado aún. Bill y su esposa Nancy cofundaron Inslaws (Institute for Law and Social Research) en 1973. El Instituto desarrolló, PROMIS, un software de gestión de casos para la automatización de las oficinas de las fuerzas del orden.

¿Coincidencia que ambas hijas de Robert Maxwell, se hayan visto relacionadas a un software de búsqueda?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Infoweek Newsletter
Seminarium - CIG Salud

Destacados

Banner 300x250 - montblanc - boligrafo-meisterstuck-diamond-de-la-linea-platinum-le-grand
Banner 250x250 - IFX

Eventos

noviembre 2020
diciembre 2020
abril 2021
mayo 2021
¡No hay eventos!
Banner FonoIP - telefonia para teletrabajo
Kimsa - desarrollo de software
Banner 300 - DuckDuckGo
Banner-Ubic8-300-Pallavicini
Banner Beurer BC85
BannerPropertyPartners300-buenas