Infoweek

Jue, 1 diciembre, 2022
Jue, 1 diciembre, 2022

Insignia Marketing

Smart Living

Isabel Palma es ingeniero comercial de la Universidad Austral de Chile, MBA de la Universidad Adolfo Ibáñez y Master of Sciences of Sociology de la Universidad de Oxford. Actualmente, gerente comercial de Inmobiliaria Exxacon.

Isabel Palma es ingeniero comercial de la Universidad Austral de Chile, MBA de la Universidad Adolfo Ibáñez y Master of Sciences of Sociology de la Universidad de Oxford. Actualmente, gerente comercial de Inmobiliaria Exxacon.

Santiago, Chile. 2 febrero, 2016. Hace un tiempo (y aún muy esporádicamente para mi gusto) hemos venido escuchando a nuestras autoridades hablar de “convertir a Santiago en una Smart City”. ¿Pero qué se entiende por Smart City? Básicamente, están pensando en que nuestra capital sea una ciudad inteligente que brinde a sus habitantes una mejor calidad de vida a través de la implementación de una nueva forma de “hacer ciudad”.

Las Smart Cities se caracterizan porque en su planeamiento coinciden y se vinculan criterios urbanísticos, de transportes, energía, servicios e incluso de gobiernos para lograr un verdadero cambio en la forma en que hoy se planifica una ciudad, todo esto orientado a facilitar la vida de sus habitantes y ahorrar recursos de toda índole. Hay ahorro en el uso de los más variados insumos, incluso en el tiempo de sus habitantes, lo que se logra con buenas conexiones de transporte, deteniendo la expansión de la ciudad (compactándola) y facilitando el uso de suelo mixto, lo que permite vivir cerca de la oficina y/o que los hijos tengan el colegio a una distancia caminable o pedaleable.

Dada la “sincronía” que se requiere para lograr comunión entre las políticas urbanísticas, de trasporte y otras áreas de la planificación de una ciudad, un requerimiento para lograr una verdadera Smart City es una adecuada gobernanza. La Región Metropolitana no tiene un alcalde mayor, lo cual podría presentar un problema a la hora de lograr una visión macro de la ciudad. Un ejemplo es lo que ocurre hoy con las bicicletas de libre uso, en que cada comuna tiene su propio sistema, en contra de la visión global que se requiere.

Una de las ramas de Smart City que más impacta a los usuarios es la que tiene relación con el lugar de residencia de los individuos. Surge en este contexto el Smart Living, que se refiere a la habitabilidad de una Smart City. Esta área se hace cargo de temas relacionados con la ubicación geográfica de los nuevos barrios y edificios, privilegiando desarrollos inmobiliarios en sectores altamente conectados a transporte y servicios. También con una arquitectura que favorezca el ahorro de diferentes insumos (energéticos, de espacio, etc.).

En lo energético, por ejemplo, va mucho más allá de poner luces led. Hay varias soluciones que permiten que los edificios recojan mejor la luz o que eviten altas temperaturas en su interior. También existen soluciones de aislación para disminuir el gasto tanto en calefacción en invierno o enfriar en verano.

Otra demostración del Smart Living es que los espacios de las viviendas están diseñados en base al estilo de vida de las personas y no solo a la cantidad de ellas que vivirá en un departamento. Por ejemplo, departamentos con cocinas interactivas, que se integran o separan del living a través de un panel móvil dependiendo de las necesidades de quienes ahí viven, que pueden transformarse en un bar si hay una fiesta o bien en una cocina tradicional, en definitiva, espacios polifuncionales, dinámicos.

Por otra parte y bajo el mismo concepto, la cantidad de enchufes ya no es trivial en una vivienda, dada la cantidad de aparatos eléctricos que requieren conectarse. Y si de seguridad se trata, hay opciones como el Smart Eye (timbre inteligente) que permite incluso estando fuera de casa, ver quién está llamando a la puerta, y además responderle, a través de un app que se instala sencillamente en el celular.

Y así en cada detalle, en el reciclaje de la basura, incorporando basureros sustentables. En el consumo de plásticos, incluyendo dispensadores de agua purificada que permiten reutilización de envases, disminuyendo así el consumo de botellas plásticas, etc.

En definitiva, si queremos hacer de Santiago una Smart City, no debemos perder de vista el concepto de Smart Living y asumir la responsabilidad y rol que tenemos como desarrolladores inmobiliarios en este objetivo. Atender inteligentemente a nuestros clientes, entendiendo que hoy se busca más que un recinto compartimentado en dormitorios, baño y cocina. Hoy se busca vivir excelentemente conectado, en edificios construidos con tecnologías que aporten a la sustentabilidad y el ahorro energético, con diseños creativos e innovadores, que sepan capturar la forma de vida de quienes lo habitan. Vivir inteligentemente.

Insignia Marketing

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

MontBlanc - The Summit Range
Email encriptado basado en Suiza.
Kushki - experiencia de pago

Destacados

emBlue - Todos los canales en un solo lugar

Eventos

noviembre 2022
¡No hay eventos!
Banner FonoIP - telefonia para teletrabajo
Postgrados UC - Doctorado de Ingeniería y Tecnología UC
Norton 360
ConnectNow
BannerPropertyPartners300-buenas
Hosting Chile