Infoweek

Mié, 10 agosto, 2022
Mié, 10 agosto, 2022

Insignia Marketing

Salou, placer acuático

  • El 20 aniversario de PortAventura es la excusa perfecta para descubrir playas, calas y piscinas infinitas en la capital de la Costa Dorada. Y además, buen arroz y mansiones modernistas.

Salou, España. 23 septiembre, 2015. Salou, es un sobresaliente foco de ocio familiar. Curiosamente, cerca de la mitad de los viajeros que acuden a Port­Aventura —que este 2015 cumple 20 años— olvidan pulsar, a solo un kilómetro de distancia, la oferta costera de Salou, destino que revela, cada vez más, una secreta condición polifacética de calidad antes que de cantidad, empezando por su amplia oferta de actividades acuáticas. Septiembre registra menor afluencia y el clima se mantiene privilegiado.

Salou - España

Ocio marinero y playero

El término municipal de Salou es alargado. Son conocidas las playas de Levante —hotelera y populosa— y de Poniente —más tranquila y aledaña al casco viejo—, pero la gran sorpresa es playa Larga: estupendos 600 metros ¡sin edificios a nuestras espaldas!, que se alcanza cómodamente a bordo del trenecito turístico. O la cala Penya Tallada, cuyo cuchillón atrae por su morfología. Quien descubra cala Crancs ­—ancho arenal acostado en el cabo de Salou entre manchas de vegetación— puede que eche aquí la toalla para el resto de sus vacaciones.

Se mire por donde se mire, las actividades que ofrece la estación náutica Costa Daurada presiden el horizonte de Salou: paracaidismo acuático, la banana, la moto acuática y el novedoso flyboard, espectacular tabla propulsada por una manguera.

Detrás de playa Larga se mimetiza en el paisaje el Lumine Beach Club. Además de por sus tres campos de golf, el Lumine sorprende con ocho piscinas ajenas a la masificación, tres de ellas infinitas, lo que permite superponer en la mirada lo artificial y lo natural. Hamaca, toalla y taquilla salen por 23 euros (12 euros para visitantes de entre 6 y 16 años). Solo para adultos está reservada la piscina cubierta de arena blanca y dotada con chiringuito, una rara avis en Europa.

Paseo a los años veinte

No hay que perderse el paseo marítimo Jaume I, comparable al de Alicante, en el que corren en paralelo tanto palmeras como mansiones de estética del primer cuarto del siglo XX. La pionera fue la modernista Casa Bonet (1921), obra de Domènec Sugrañes i Gras, discípulo de Gaudí, con puerta con tejadillo y reloj de sol; la cúpula de la capilla certifica la pasión del proyectista por el trencadís (decoración tipo mosaico con fragmentos cerámicos). La pintona Villa Enriqueta (1929) sirve de telón de fondo al restaurante Villa Alexander, y la oficina de turismo ocupa el neorrenacentista Xalet Torremar (1929). Este gran paseo luce en el pavimento los blasones de los nobles que conquistaron Mallorca; sin un papel a la vista y fuentes limpias como lavabos.

Cruzar caminando la vía del tren en pleno centro de Salou se antoja anacrónico, salvo si lo hacemos para fotografiar el Carrilet, el ferrocarril económico de Reus a Salou que nos devuelve a 1867. Justo detrás de la vieja estación del Carrilet se encuentra la torre Vieja, que data del siglo XVI y alberga exposiciones de pintura.

Orsini Viajes

Insignia Marketing

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

MontBlanc - The Summit Range
Microsoft 365
Banner FonoIP - telefonia para teletrabajo

Eventos

agosto 2022
septiembre 2022
octubre 2022
noviembre 2022
¡No hay eventos!
Cargar más
Hyundai Creta 2022
Postgrados UC - Doctorado de Ingeniería y Tecnología UC
Norton 360
ConnectNow
BannerPropertyPartners300-buenas
Hosting Chile