Infoweek

Mié, 17 agosto, 2022
Mié, 17 agosto, 2022

Insignia Marketing

Putin, el salvador de occidente. EE.UU., la nueva amenaza mundial

  • En su discurso ante la ONU, Vladimir Putin afirmó que esa coalición debe ser similar a la que se creó para luchar contra Hitler.

Nueva York, EE.UU. 2 octubre, 2015. El presidente de Rusia ha decidido desplegar al Ejército de su país en Medio Oriente, en nombre de una guerra contra el terrorismo. Y China no está indiferente a esta iniciativa. El portaaviones chino Liaoning-CV-16, que llegó a las costas de Siria el 26 de septiembre, permitirá que aviones chinos J-15 despeguen desde él para bombardear objetivos de ISIS. Esto será un hito para Beijing, ya que es su primera operación militar en el Medio Oriente así como la primera vez que su portaaviones será probado bajo condiciones reales de combate. El ministro de relaciones exteriores de China, Wang Yi, comentó sobre la crisis en Siria en la sesión del Consejo de Seguridad de la ONU diciendo que «el mundo no puede darse el lujo de quedarse de brazos cruzados, pero tampoco puede intervenir en forma arbitraria (en la crisis)».

Vladimir Putin

Putin propone creación de coalición internacional para luchar contra el terrorismo de ISIS.

George W. Bush dijo que había mirado a los ojos a Vladimir Putin y había podido «obtener una impresión de su alma». Tal vez lo hiciese, ya que el ex presidente estadounidense y el actual premier ruso empiezan a parecer almas gemelas, en lo que se refiere a una «guerra contra el terror». Todo lo contrario de lo que ha venido demostrando la administración Obama, a la cual se le acusado de ser la que está realmente apoyando a ISIS para desestabilizar el gobierno del presidente Bashar Al Assad en Siria. ¿Con qué motivo? Evitar la exportación de gas irani a Europa a través de los puertos de Siria. Esto ha colocado a los EE.UU. en una posición jamas antes vista, una metamorfosis a veces difícil de creer. Dándole la espalda a su mayor aliado en el Medio Oriente, Israel. Hoy EE.UU. no es el mismo de antes.

Aprovechando su visita a la ONU, el presidente Vladimir Putin pronunció un discurso duro, sin ambages ni temores y llamó a defender el derecho internacional y la soberanía de los Estados.

Putin condenó a los responsables de la anarquía y el vacío de poder, en última instancia, a los creadores de ISIS.

Otra de las ideas centrales del discurso del Putin fue su propuesta de crear una amplia coalición internacional contra ISIS y otros terroristas.

En su discurso ante la ONU, Vladimir Putin afirmó que esa coalición debe ser similar a la que se creó para luchar contra Hitler, para “unir un amplio rango de fuerzas que estén dispuestas a resistir con resolución” a quienes, como los nazis, propagaron el “odio contra la humanidad”.

La seguridad debe ser para todos, y no solo para los excepcionales, enfatizó el dignatario al proponer la aprobación de una resolución sobre la coordinación de todas las fuerzas opuestas a ISIS sobre la base de la Carta de la ONU, las «ambiciones y valores comunes».

Precisó Putin que Siria, en la figura del Gobierno del presidente Bashar Al Assad, y otros países musulmanes deben ser «participantes clave» de esta alianza antiterrorista.

A juicio de analistas, la iniciativa de Putin de una gran coalición contra el terrorismo resulta muy difícil de ignorar debido a las grandes esperanzas de la comunidad internacional en una efectiva lucha contra ese enemigo común.

Las líneas del mensaje de Putin sobre el particular encabezaron los titulares de la prensa plana y comentarios de los canales federales en Rusia, con acento en la claridad y transparencia de su discurso, sin ambages ni temores a decir las cosas por su nombre, resaltó una mayoría de los expertos.

Como ocurrió con Bush, Putin ha decidido desplegar al ejército de su país en Oriente Medio, dentro de una guerra contra el terrorismo. Y al igual que Bush, el líder ruso ha expuesto que lucha en nombre del mundo civilizado, y ha pedido ayuda global.

Pero para los rusos, como ocurría con los estadounidenses en 2003, la definición de quién es un terrorista parece un tanto confusa. Los críticos con Bush exponían que no había evidencias que vinculasen a Saddam Hussein con los ataques del 11 de septiembre. Asimismo, los ataques aéreos de Rusia parecen centrarse en áreas, como Homs, que no están controladas por yihadistas.

Como ocurre con sus aliados del Gobierno sirio de Bashar al-Asad, las fuerzas aéreas rusas parecen mostrar más deseos de ir tras la oposición no yihadista que contra las fuerzas del grupo conocido como Estado Islámico de Irak y el Levante (ISIS por sus siglas en inglés). Sin embargo, los rusos seguramente seguirán insistiendo en que todos aquellos a los que ataquen serán «terroristas», al igual que dicen que todas las fuerzas a las que combaten en Ucrania son «fascistas».

No cabe duda de que el movimiento de Putin ha puesto en una situación violenta a EE.UU. en Siria. De momento, los rusos parecen haber tomado la iniciativa. Han advertido a las Fuerzas Aéreas de los EE.UU., que ya estaban «supuestamente» bombardeando al ISIS en Siria, de que permanezcan en tierra, mientras los aviones rusos siguen ejecutando bombardeos.

Los movimientos militares de Rusia, unidos a la conducta firme (hay quienes podrían calificarla de descarada) de Putin en su discurso en la ONU, implican que la actual tendencia en el periodismo es de elogio a Putin por su control de la estrategia internacional. Pero si, y cuando empiecen, a morir militares rusos en Siria, los aplausos podrían disminuir. Y es que hay una buena razón para la reticencia de los estadounidenses a «pisar suelo» sirio.

Los rusos aseguran que se van a limitar a los ataques aéreos, como apoyo para el ejército sirio. Pero parece que van a enviar a un máximo de 2.000 militares a Siria, en esta primera fase de la operación. Y, como es obvio, es posible que tengan que aumentar ese número si las cosas van mal. Como Bush descubrió en Irak, es mucho más fácil implicarse en una guerra en Oriente Medio que salirse de ella.

Los rusos también podrían recordar su desastrosa guerra contra los yihadistas en Afganistán en la década de 1980, que tanto contribuyó a la caída de la Unión Soviética. Es más, Putin empieza su propia «guerra contra el terror» partiendo desde una posición mucho más débil que la que tuvo que afrontar Bush.

La economía rusa se está contrayendo, afectada por una combinación de sanciones internacionales y bajos precios del petróleo. Rusia también está implicada ya en una guerra inconclusa en Ucrania. Una teoría para explicar su intervención en Siria, es que el líder ruso quiere distraer la atención del recrudecimiento de la situación en Ucrania.

Como señala William Pomeranz del Wilson Center en Washington, el presidente ruso está «empezando otra aventura militar antes de concluir la anterior y en un momento de profunda debilidad económica en Rusia».

Insignia Marketing

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

MontBlanc - The Summit Range
Microsoft 365
Banner FonoIP - telefonia para teletrabajo

Eventos

agosto 2022
septiembre 2022
octubre 2022
noviembre 2022
¡No hay eventos!
Cargar más
Hyundai-Atos-2022
Postgrados UC - Doctorado de Ingeniería y Tecnología UC
Norton 360
ConnectNow
BannerPropertyPartners300-buenas
Hosting Chile