Infoweek

Vie, 9 diciembre, 2022
Vie, 9 diciembre, 2022

Insignia Marketing

«Pinocho y Gepetto»

Santiago, Chile. 6 agosto, 2016. Recordarán cómo Gepetto, el padre de Pinocho, con la mejor intención del mundo lo manda solo al colegio en su primer día de clases. En el camino es abordado por un par de zorros que lo convencen de hacer un arito en el camino. El resto de la historia es muy conocida. Pinocho termina como una marioneta en un circo y Gepetto en las fauces de una ballena. Las buenas intenciones de Gepetto y la ingenuidad de Pinocho resultaron ser una combinación fatal en un mundo en que abundan los zorros oportunistas.

Por estos días, a raíz de la discusión sobre las AFP, un destacado y muy bien intencionado académico, como Gepetto, ha planteado que una de las soluciones posibles para mejorar las pensiones sería hacer una licitación del stock de afiliados al sistema de AFP. En otras palabras, los trabajadores ya no elegirían su AFP, estos serían asignados a la que ofrezca menores comisiones. Esto debería reducir los costos de administración y mejorar las pensiones. La teoría sería que si las licitaciones han dado buen resultado para los nuevos trabajadores, por qué no ampliarla a todos los trabajadores.

Jose Ramon Valente

Por José Ramón Valente, socio y director ejecutivo de Econsult.

Otro grupo ha apoyado la idea de una AFP estatal. Ellos actúan con la ingenuidad de Pinocho. No es que estén de acuerdo con la idea, pero con tal de hacerse amigos de los zorros que no les gusta el sistema, estos ingenuos promotores del sistema de AFP están dispuestos a esta «pequeña» concesión.

La combinación de las buenas intenciones de este destacado académico con la ingenuidad de quienes no ven el peligro de una AFP estatal, podría terminar con esta última siendo una marioneta de los zorros aprovechadores y con nuestro académico habiendo empujado el sistema de AFP a las fauces del populismo. ¿Cómo podría ocurrir?

Primero se crea la AFP estatal. El mandato es ganarse la licitación de afiliados nuevos que se realiza cada dos años a un costo muy bajo. ¿Para eso se creó, no? Luego, los zorros toman la propuesta del bien intencionado académico y pasan una ley para licitar el stock de afiliados. Nuevamente la AFP estatal recibe un mandato político de ir a muy bajo precio y ganarse el mayor número posible de afiliados. ¡Y vuela! En cosa de pocos años, la AFP estatal controla el 20%, 30% o 50% del total de los afiliados y de los US$ 150.000 millones que estos tienen en sus cuentas individuales. Al poco andar los zorros deciden traer toda la plata de los afiliados a Chile para dar solución a los problemas urgentes. Hospitales, nuevos buses para el Transantiago y una adecuada infraestructura para las recientemente creadas universidades e institutos profesionales estatales. El resto de las AFP se ve obligada a invertir igual que la AFP estatal. De otra manera podrían caer por debajo de la rentabilidad mínima y tener que poner más capital. A corto andar un porcentaje significativo de los ahorros de los trabajadores estará invertido en bonos y acciones emitidos para financiar dichas inversiones a plazos de 30 años o más, que por su puesto serán «muy rentables y seguros». Lamentablemente, a diferencia del cuento de Pinocho, en el mundo real no siempre los finales son felices.

Insignia Marketing

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

MontBlanc - The Summit Range
Email encriptado basado en Suiza.
Kushki - experiencia de pago

Destacados

emBlue - Todos los canales en un solo lugar

Eventos

¡No hay eventos!
Banner FonoIP - telefonia para teletrabajo
Postgrados UC - Doctorado de Ingeniería y Tecnología UC
Norton 360
ConnectNow
BannerPropertyPartners300-buenas
Hosting Chile