Infoweek

Vie, 9 diciembre, 2022
Vie, 9 diciembre, 2022

Insignia Marketing

Otro año difícil para la economía de Chile

Gemines - Tomas Izquierdo Silva

Tomas Izquierdo Silva, gerente general de Gemines Consultores.

Santiago, Chile. 15 enero, 2016. La esperanza de iniciar el nuevo año con mejores perspectivas económicas para el país poco a poco se va esfumando. Los últimos números conocidos para la actividad, referidos al mes de noviembre último, registran un crecimiento de sólo 1,8% de variación en doce meses, y una caída en relación al mes anterior, en una serie desestacionalizada. El número se situó más de medio punto por debajo de las expectativas del mercado, y da cuenta de una pérdida de dinamismo en aquellos sectores que han “sostenido” el crecimiento a lo largo de los dos últimos años, como los servicios en general. En línea con esto, y si los datos de diciembre confirmanun cambio de tendencia, nos enfrentamos ahora al riesgo de una relentización adicional en nuestro ya pobre ritmo decrecimiento económico, que nos podría llevar a una cifra inferior al 2,0% de crecimiento el presente año.

¿Qué explicaría el eventual deterioro? La suma de factores externos e internos. Entre los primeros, una economía mundial que ha acentuado la volatilidad de sus mercados, con importantes ajustes a la baja en el mercado bursátil y de commodities. En este contexto, las autoridades chinas seguirán realizando importantes esfuerzos por estabilizar el crecimiento, acudiendo a políticas fiscal y monetaria expansivas, además de intervenciones tendientes a depreciar su moneda.

En Estados Unidos las cifras de inflación y actividad no validan un ajuste monetario futuro acorde con los anuncios de la FED, a lo que se agrega la dificultad de desalinearse de los ciclos de tasas de las otras economías industrializadas. Efectivamente, la mayor economía del mundo no podrá subir en forma significativa su tasa de interés, mientras la eurozona, Japón y China mantengan políticas fuertemente expansivas. Si lo hiciera, la apreciación adicional del dólar tendría un doble efecto negativo sobre las Cuentas Externas y la actividad de dicho país. Más aún, la devaluación del yuan chino, que conlleva una suerte de guerra de divisas donde el grueso de las economías deprecian sus monedas respecto al dólar, es en alguna medida equivalente a un alza de tasas en Estados Unidos, lo que dificulta aún más el accionar de la Reserva Federal.

En lo regional, Brasil sigue empantanada en medio de una fuerte recesión, que pronto puede traducirse en una crisis social que termine por profundizar aún más la crisis política, al punto de provocar la caída de la Presidenta Rusef. En Argentina, en cambio, hasta ahora el Presidente Macri ha logrado avanzar en las reformas económicas de corte más liberal, sin provocar una sobre reacción de los mercados. Ello queda reflejado en el hecho que la flotación cambiaria no ha derivado en una espiral de devaluación e inflación.

Con todo, el entorno externo, al menos hasta ahora,amenaza con ser equivalente al vivido el año pasado, con un factor negativo adicional, referido al importante ajuste a la baja que ha registrado en las últimas semanas el precio del cobre. Es cierto, sin embargo, que la aún más intensa caída en el precio del petróleo es un importante factor amortiguador positivo en su impacto sobre nuestras cuentas externas.

El factor endógeno

Lamentablemente el deterioro en el entorno internacional, al menos hasta ahora, no ha sido compensado positivamente con mejores señales en el manejo político interno. El gobierno sigue dando muestras de falta de liderazgo, ausencia de metas claras y compartidas entre los partidos que lo conforman y un clima cada vez más tenso entre las llamadas “dos almas” de la nueva mayoría. Esto se observa con toda claridad en eventos políticos tan desafortunados como el viaje a la Araucanía de la Presidenta de la República sin el conocimiento de su Ministro del Interior, lo que es una muestra clara del nivel de desgaste, desacuerdo e incomunicación presente dentro del mismo equipo ministerial.

Lo anterior no ha derivado hasta ahora en una crisis más profunda, en la lógica de evitar una pugna declarada entre los partidos de la Nueva Mayoría, en vísperas de lograr cerrar los necesarios acuerdos en materia de pactos electorales, de cara a las próximas elecciones municipales. A pesar de ello, muchos se preguntan cuan sostenible es la actual situación en que se mantiene una gran tensión entre los distintos partidos de la Nueva Mayoría, dentro de los partidos y, más grave aún, dentro del mismo equipo de gobierno, con una relación entre la presidenta y su jefe de gabinete que se percibe al menos como incómoda, en una especie de convivencia forzada.

La agenda legislativa, caracterizada por la gran cantidad de iniciativas refundacionales, muestra algún entrampamiento, al menos en temas en los cuales la buena voluntad política no basta para materializar acuerdos. El caso más evidente es el de la Reforma Laboral, donde simplemente no se logra un espacio de acuerdos mínimos que deje satisfecho a los distintos actores involucrados en la discusión. Al menos comienza a instalarse un mayor realismo, en el sentido que habrá que postergar la aprobación, mientras no se logre un acuerdo al cual concurran todos los partidos de la Nueva Mayoría, con sus respectivas distintas facciones internas.

En este cuadro político enrarecido, sin ni siquiera tener claro los alcances definitivos que tendrá la reforma de la reforma tributaria, no es raro que no se observe una mejoría en las expectativas empresariales, las que se mantienen en terreno claramente negativo hasta el mes de diciembre último. Mientras esto continúe así, no es razonable pensar en una recuperación de la inversión, y el repunte puntual de esta variable, observado en el tercer trimestre del año pasado, daría paso a un estancamiento o recaída en el último cuarto de dicho año.

El desenlace más probable

El escenario base apunta a la mantención de un crecimiento en torno a 2,0% para el presente año, similar al observado en los dos anteriores, aunque con un leve sesgo a la baja, que adquiere mayor probabilidad de materializarse en la medida que el entorno externo siga deteriorándose.

Entre los elementos que restarán al crecimiento de la demanda interna el presente año destaca el menor impulso fiscal, con un gasto del Sector Público que crecería en torno al 5,0%, cerca de la mitad de lo que habría crecido el año recién pasado. También preocupa el pobre desempeño de las exportaciones no mineras, afectadas entre otros elementos, por la crisis que viven importantes socios comerciales, como es el caso de Brasil. Se agrega un deterioro sostenido en las expectativas empresariales, lo que hace poco probable un repunte importante en la inversión.

Por el contrario, entre los elementos dinamizadores, se debe destacar el importante crecimiento que registra la construcción habitacional, fenómeno que se mantendrá a lo largo de todo el presente año. Ello conlleva un efecto directo positivo sobre el empleo y la actividad del sector construcción, además de un importante efecto multiplicador en otros sectores que alimentan con insumos a dicha actividad, como la industria, el comercio y el transporte. También juega un rol central la mantención, aunque sea a un bajo ritmo, del crecimiento en el consumo de los hogares, lo que parece factible en la medida que no se observe un deterioro relevante en el mercado laboral.

Respecto de esto último, no deja de sorprender el que no se haya generado un importante incremento en la desocupación, teniendo en cuenta la fuerte caída anotada por dos años en la inversión, hasta mediados del 2015, y el bajo crecimiento de la actividad en general. Durante el año pasado el empleo proveniente directamente o indirectamente del sector público, explicó una parte importante de la generación de puestos de trabajo. En tal sentido, el menor crecimiento presupuestario para el presente año, acota la contribución del empleo público, haciendo más exigente el desafío de mantener bajo el desempleo, lo que dependerá principalmente de la actividad privada.

El zapato chino del Banco Central

El panorama para nuestro Banco Central se vislumbra complejo para los próximos meses. Las presiones al alza sobre el Tipo de Cambio generan una seria amenaza en el sentido de prolongar el desborde inflacionario más allá de lo proyectado por la autoridad, poniendo un nuevo signo de interrogación sobre su capacidad de mantener la inflación a raya. Con una economía dando claras muestras de debilidad, subir adicionalmente la TPM (tasa de política monetaria) se hace cada vez más difícil, con fuerte oposición de parte importante del gremio de economistas, además de la existente al parecer en parte de los miembros del consejo de la misma institución.

La autoridad monetaria tiene al menos tres niveles de acción por los cuales podría intentar contener una devaluación adicional, para lograr finalmente encausar la inflación. Primero, una intervención verbal más explícita, que señale que el tipo de cambio ya subió más allá de lo requerido por los fundamentos, lo que se refleja en un TCR (Tipo de Cambio Real) que se encuentra en niveles cercanos a los máximos de la última década, lo que tiene a la autoridad en alerta, sin descartar el uso de medidas concretas. El segundo y tercer nivel de acción pasa por el uso más intenso de la tasa de interés y/o la intervención directa del mercado cambiario, por la vía de una oferta de dólares, ya sea directa o por la vía de forwards.

¿Qué va a hacer? Por ahora, esperar y observar la trayectoria de las variables. Será importante conocer los números de actividad e inflación de los próximos meses. Si la inflación sigue dando sorpresas positivas, ubicándose por debajo de las expectativas de mercado, y la actividad sigue muy débil, lo más probable es que el Banco Central siga esperando, postergando una nueva alza en la TPM.

Insignia Marketing

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

MontBlanc - The Summit Range
Email encriptado basado en Suiza.
Kushki - experiencia de pago

Destacados

emBlue - Todos los canales en un solo lugar

Eventos

¡No hay eventos!
Banner FonoIP - telefonia para teletrabajo
Postgrados UC - Doctorado de Ingeniería y Tecnología UC
Norton 360
ConnectNow
BannerPropertyPartners300-buenas
Hosting Chile