Infoweek

Mar, 29 noviembre, 2022
Mar, 29 noviembre, 2022

Insignia Marketing

Los celulares ayudan a las mujeres a salir de la pobreza

Bangladesh. 28 julio, 2015. Los servicios financieros digitales ofrecen al mundo una enorme oportunidad de conectar a más de 2.000 millones de personas con su primera cuenta bancaria, de sacar a millones de familias de la pobreza y acelerar la participación de los países en desarrollo en los mercados mundiales.

Esta es la vida para las mujeres que no tienen cuenta bancaria en un país en desarrollo. Ella ahorra esconde su dinero en vasijas, debajo del colchón, en el campo. Continuamente se preocupa por los ladrones. Incluso le preocupa que su marido tome un dinero que ella tiene presupuestado para cubrir las necesidades de sus hijos. Enviarle dinero a un familiar en otra aldea es arriesgado y puede llevar días. Conseguir un préstamo en una emergencia suele ser imposible.

Bangladesh - mujer

Un gasto inesperado puede significar tener que sacar a un hijo de la escuela o vender la vaca de la que dependen los ingresos de la familia. O peor aun, puede significar tener que dar a luz en la casa, sin asistencia médica, por no tener dinero para el viaje a la clínica.

En muchos sentidos, importantes y triviales, la vida sin servicios financieros es más difícil, más costosa y peligrosa. Restringe la capacidad de la mujer para planear el futuro de su familia. En el plano de la comunidad, atrapa a las familias en el círculo de la pobreza. Y en términos más generales, limita el potencial de crecimiento económico de los países en desarrollo.

Así pues, no es difícil entender por qué la propagación de los nuevos servicios financieros digitales a los rincones más pobres del mundo ha sido anunciada como un gran avance con el potencial de alterar la economía global. Los servicios financieros digitales ofrecen al mundo una enorme oportunidad de conectar a más de 2.000 millones de personas con su primera cuenta bancaria, de sacar a millones de familias de la pobreza y de acelerar la participación de los países en desarrollo en los mercados mundiales.

Pero esta visión del futuro no se va a materializar por sí misma. Y a menos que corrijamos el rumbo, ni siquiera llegará a materializarse. Para que los servicios financieros digitales alcancen todo su efecto, debemos de procurar muy deliberadamente que lleguen a un grupo de actores económicos de especial importancia en los países en desarrollo: las mujeres.

Aunque esta tecnología se está propagando rápidamente, no está llegando a las mujeres de manera pareja. Veamos el caso de Bangladés, donde viven tres de cada cuatro personas que no tienen cuenta bancaria tradicional. Gracias a compañías de servicios financieros digitales de rápido crecimiento, como bKash, el dinero móvil está transformando la manera de hacer negocios en Bangladés.

Empero, solo 44% de las mujeres bengalíes tienen teléfono celular, contra el 72% de los hombres. Y, en consecuencia, solo 13% de las mujeres bengalíes han usado dinero móvil, a diferencia del 33% de los hombres.

Esta diferencia de sexo se repite una y otra vez. En países de ingresos bajos y medianos, la mujer tiene 21% menos de posibilidades de tener un teléfono portátil que un hombre. En Africa, el Medio Oriente y el sur de Asia, la diferencia es aún mayor. Y donde hay una brecha en el acceso a la tecnología, también la hay en el uso de servicios financieros.

Las mujeres constituyen la mitad de la población, por lo que obviamente es una enorme oportunidad desperdiciada que estén aisladas de la economía. Sin embargo, cuando las mujeres están facultadas como agentes económicos, los beneficios les llegan a todos. Las mujeres facultadas económicamente son uno de los factores de crecimiento más importantes en los países en desarrollo y desempeñan un papel central en la creación de comunidades prósperas.

Las mujeres gastan dinero de manera diferente que los hombres. Tienden a invertir más en la salud y el bienestar de su familia; hasta diez veces más. Le dan prioridad al gasto en atención médica, alimentos nutritivos y educación. Un bebé nacido en un hogar en el que la mujer controla la economía tiene 20% más de posibilidades de sobrevivir y muchas más de prosperar.

Cuando las mujeres tienen acceso a los servicios financieros digitales, es más fácil para ellas invertir en el futuro de su familia. Eso beneficia a todos, pues los niños sanos y con estudios de hoy formarán las comunidades sanas y prósperas del mañana.

La Asociación GSMA calcula que cerrar la brecha de sexo en la telefonía móvil abriría un mercado de US$ 170.000 millones tan solo para la industria móvil en los próximos cinco años.

¿Cómo les hacemos llegar a más mujeres esta tecnología? Una cosa que necesitamos es más información de por qué las mujeres están menos inclinadas a tener teléfonos móviles y a usar servicios financieros móviles.

Este mes, el Banco Mundial va a publicar el informe de la base de datos global de inclusión financiera, llamado Global Findex. Este informe nos dará nuevas perspectivas sobre la forma en que las mujeres usan los servicios financieros digitales y ayudará a saber cómo cerrar la brecha que queda. El Grupo de las Veinte naciones industrializadas también está tratando de analizar cómo los pagos digitales pueden darles más facultades a las mujeres empresarias y atraer a más mujeres a la economía formal.

Entre tanto, los gobiernos, las organizaciones no lucrativas y el sector privado están colaborando para desmantelar las barreras que ya conocemos, como comprometerse con la nómina digital y los pagos de servicio social y explorar opciones financieras más creativas para poner a los celulares más al alcance de las mujeres.

Las compañías de dinero móvil también están buscando la forma de que sus servicios sean más atractivos para las mujeres. Cuando un servicio de dinero móvil en Somalia llamado Telesom ZAAD empezó a enviar empleadas para registrar a clientes mujeres, la proporción de mujeres en la base de clientes ascendió de 17% a 24% en tan solo un año. Las estrategias creativas para cerrar esta brecha ayudarán a que este importante avance tecnológico realmente les llegue a todos. Es aquí donde la industria de la tecnología, así como el sector de desarrollo global, debe de tratar de invertir.

Dentro de diez años, la economía de los países en desarrollo dependerá cada vez más de los servicios financieros digitales. ¿Limitaremos ese crecimiento dejando a las mujeres más pobres del mundo atrapadas en una economía en efectivo que poco a poco va a desaparecer? ¿O invertiremos en nuestro propio futuro dándoles a estas mujeres la facultad de invertir en el suyo?

Insignia Marketing

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

MontBlanc - The Summit Range
Email encriptado basado en Suiza.
Kushki - experiencia de pago

Destacados

emBlue - Todos los canales en un solo lugar

Eventos

noviembre 2022
¡No hay eventos!
Banner FonoIP - telefonia para teletrabajo
Postgrados UC - Doctorado de Ingeniería y Tecnología UC
Norton 360
ConnectNow
BannerPropertyPartners300-buenas
Hosting Chile