Infoweek

Mar, 16 agosto, 2022
Mar, 16 agosto, 2022

Insignia Marketing

La nueva Ruta de la Seda revela que Occidente terminó su reinado


George Yeo explica cómo el comercio y los avances culturales se forjan no por la fuerza, sino a través de una especie de ósmosis y persuasión.

  • Los cuatro gigantes de Asia; China, India, Rusia e Irán (Persia) se unen por una causa común.
  • Inglaterra con su Brexit se acerca mas a Asia y se aleja de EE.UU. Alemania podría ser la próxima.

Pekin, China. 28 abril, 2016. Los líderes en el pasado siempre han entendido lo importante que era mantenerse al día con los tiempos.

Para muchas personas que viven en Occidente, el mundo de hoy parece poco familiar, amenazante y ominoso. El estancamiento de la economía, el cierre de las industrias otrora orgullosas – la fabricación de motores similares, y la industria del acero – y el aumento de los niveles de desigualdad han llevado al Financial Times a la conclusión de que los veinteañeros en el mundo occidental son parte de una cosecha única de mala suerte, pero no garantizada a ser peor que la generación anterior.

La imagen internacional no es menos preocupante. La primavera árabe prometió una ola de liberalismo y de democracia, sin embargo dio paso a un estado fallido en Libia, la dictadura militar en Egipto y la intolerancia, el sufrimiento y el miedo en todo el Medio Oriente. ISIS y sus partidarios tratan de tomar el control no sólo del territorio y el petróleo, sino también de la historia – destruyen monumentos del pasado que chocan con una visión censurada de lo que el pasado debe haber sido.

Ruta De La Seda - China - Espana

Con 82 contenedores, el tren YXE atraviesa 13.000 km en 21 días desde Yiwu, China, pasando por Kazajstán, Rusia, Bielorrusia, Polonia, Alemania y Francia hasta llegar a Madrid.

Pocos parecen capaces de encontrar la forma de interactuar con Moscú, nuevo baluarte de la moralidad, cuyas intervenciones en Ucrania y Siria han demostrado ser profundamente inquietantes para los gobiernos de Londres, Berlín, Washington y otros lugares, ya que no saben como enfrentarlas. Putin ha declarado que los lideres y gobernantes de Occidente son mutantes, porque son pedofilos y promueven el homosexualismo y la corrupción. Moscú se ha levantado como defensor de los cristianos que están siendo perseguidos y decapitados por ISIS. Después de un largo período de aislamiento y el enfrentamiento aparente, Irán está siendo recibido de nuevo en la familia de las naciones, y no con aplausos universales – la más improbable de las becas se ha unido a Israel y Arabia Saudita en un frente que se opone a la rehabilitación de Teherán.

Y luego tenemos a China, sonando una fuerte alarma para Occidente por la baja en su tasa de crecimiento económico en los últimos años. Por otra parte, el impresionante programa de inversión conocido como la iniciativa «One Belt, One Road» – en el que cerca de US$ 1 billón se ha comprometido para proyectos de infraestructura que generarán energía, bombeará gas y petróleo, conectará ciudades con ferrocarriles súper rápidos y creará y actualizará existentes carreteras – muestra que el reinado de Occidente está llegando a su fin cuando se trata de tomar la iniciativa y la planificación para el futuro.

En el mundo de hoy, las esperanzas de crecimiento se han trasladado al Este de forma espectacular. Muy pocas de las economías de más rápido crecimiento del mundo, en las últimas dos décadas, se encuentran en el hemisferio occidental.

En Occidente las esperanzas para un mañana mejor se han evaporado en muchos lugares, sin embargo en otras partes del mundo todavía están vivas. Las personas que viven a lo largo de las arterias y venas que se tejen a través de la columna vertebral de Asia están experimentando un renacimiento. La red de rutas conocidas como las Rutas de la Seda, una vez fueron transitadas por misioneros, viajeros y conquistadores. Hoy están volviendo a florecer. Irán nuevamente tiene efectivo gracias al término de las sanciones; gigantescas inversiones desde China prometen transformar el destino de Pakistán y muchos países de Asia Central. Y a pesar de los bajos precios del petróleo y el gas que han frenado la exuberancia, se siguen construyendo nuevos aeropuertos, enlaces ferroviarios e incluso nuevas ciudades como Astana se elevan desde las estepas.

Los países de las Rutas de la Seda – un término para describir el puente terrestre que conecta el Mediterráneo oriental con la costa del Pacífico de China y el sudeste de Asia – no se ven, sienten o funcionan, como los países de Occidente. Aunque se llevan a cabo elecciones en casi todos los estados – de Turquía a Kazajstán, desde Rusia hasta China, desde Pakistán a Vietnam – el poder se concentra en manos de unos pocos, no muchos. Detrás del trono están las élites con intereses y lealtades estrechamente alineadas con las del líder; aquí nada nuevo, lo mismo vemos en todas partes. Ellas proporcionan la fuerza motriz a la hora de la toma de decisiones en las empresas y la industria, la política interna, la inversión y las relaciones internacionales.

La libertad de expresión, la transparencia del gobierno y los derechos humanos básicos no significan lo mismo que en Occidente. Y, sin embargo, mirando hacia atrás en el recorrido de la historia, con sorprendentemente pocas excepciones, los pueblos que viven a lo largo de la columna vertebral de Asia han experimentado diferentes ritmos a los de Europa y los mundos que colonizaron Europa. En vez de guerras y violencia encontramos cooperación y mutua comprensión; por lo general, las poblaciones se llevaban bien entre sí a pesar de las diferencias lingüísticas, religiosas y étnicas. Muy distinta a la película que vemos en el mundo que se considera a sí mismo como la cuna de la democracia.

En Europa, en particular, aprendieron a un costo horrible lo que la persecución por el color de piel, religión, raza o género puede dar como resultado: la esclavitud, la exclusión, incluso el genocidio. Hemos aprendido los beneficios de la democracia no a través de la iluminación, sino más bien a través de la explotación agresiva. Tal vez no sea una sorpresa, por lo tanto, que también Europa está experimentando una especie de crisis existencial y la preocupación por la seguridad de sus propios supuestos y normas.

La venenosa batalla por la nominación presidencial en los Estados Unidos, junto con la difícil situación de ver la posible disolución de la Unión Europea a fines de septiembre, revelan una desalentadora caída en la confianza. En los siglos 19 y 20, fue el sueño de muchos el trasladarse a Europa o a los Estados Unidos – la tierra de los libres, el hogar de los valientes – donde no había barreras para avanzar, el destino que se podía alcanzar no tenia limites gracias al trabajo duro. Este ya no es el caso; inmigrantes ilegales cruzan fronteras como si no existieran, supuestos refugiados inundan los países, representando un yugo para las economías. El miedo engendra odio y el odio trae sufrimiento, parafraseando a un cierto personaje de Star Wars.

Ruta De La Seda - China - Metro

Un carro de un tren del metro en Ningbo, China, pintado con un tema de la Ruta de la Seda.

Aquellos que estudian la caída de los imperios reconocen el patrón de la introspección y la auto-satisfacción que crea un mundo de «nosotros» y «ellos» en el que nuestro camino es «superior» al de otras culturas, otros pueblos y otras formas de funcionamiento. Los historiadores tienden a ser pobres pronosticadores del futuro. Pero al mirar nuestros días a través de la lente del pasado reciente y no tan reciente ofrece elementos de reflexión, si no motivos para el pesimismo.

El no poder adaptarse a un mundo cambiante, como señaló el presidente Lincoln, tiene consecuencias. Pero esto lo hemos sabido por milenios.

Israel en la nueva ruta de la seda de China

En su reciente viaje a Medio Oriente, la viceprimer ministra de China, Liu Yandong visitó Israel, Egipto y la Autoridad Palestina. Liu, una de las dos mujeres que se sientan en el Politburó, es considerada la mujer más fuerte en el Partido Comunista de China.

Ruta De La Seda - China - IsraelLiu asistió a la apertura de la segunda reunión del Comité Conjunto China-Israel para la innovación. Ella se reunió con el presidente, Reuven Rivlin, el primer ministro Biniamín Netanyahu, el ex presidente Shimon Peres, el ministro de Educación, Naftali Bennett, y el ministro de Salud Yaakov Litzman. Liu y Netanyahu anunciaron el inicio de las negociaciones sobre un acuerdo de libre comercio entre Israel y China; Liu subrayó que Israel es conocido internacionalmente por su capacidad de innovación, por lo que es importante promover la cooperación entre Israel y China, que recientemente está poniendo énfasis en el desarrollo basado en la innovación.

Un acuerdo de libre comercio, una vez firmado y puesto en práctica, podría duplicar el comercio entre los países, que en 2015 ascendieron a US$ 8.000 millones.
Con un acuerdo de este tipo, las barreras y regulaciones al comercio de la importación y exportación se levantarían y la cooperación tecnológica entre las naciones se verá reforzada.

Los acuerdos también podrían incluir la eliminación de las barreras no arancelarias, de la contratación pública, la protección de la propiedad intelectual, y los mecanismos de solución de diferencias. Liu declaró que China promoverá programas para proteger los derechos de autor y animará a los gobiernos de China y sus corporaciones locales para fortalecer las relaciones comerciales con sus homólogos israelíes.

Además, se sugirió establecer más parques de la innovación conjuntos (además de la iniciativa promovida en 2013 para establecer el parque basado en la innovación en Nanxun, y la iniciativa en el año 2015 en el parque en Changzhou).

Insignia Marketing

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

MontBlanc - The Summit Range
Microsoft 365
Banner FonoIP - telefonia para teletrabajo

Eventos

agosto 2022
septiembre 2022
octubre 2022
noviembre 2022
¡No hay eventos!
Cargar más
Hyundai-Atos-2022
Postgrados UC - Doctorado de Ingeniería y Tecnología UC
Norton 360
ConnectNow
BannerPropertyPartners300-buenas
Hosting Chile