Infoweek

Jue, 18 agosto, 2022
Jue, 18 agosto, 2022

Insignia Marketing

Europa avanza hacia el mercado único digital

  • Bruselas lanzó una serie de medidas para que la UE deje de ser un mosaico de 28 mercados digitales. Con ellas aspira a aumentar el PIB en 415.000 millones de euros.
  • Sobre el papel, la UE es un mercado único mayor que EE.UU., pero en la práctica es un mosaico de 28.

Bruselas, Belgica. 27 octubre, 2016. Cuando el vicepresidente de la Comisión Europea, Andrus Ansip, y el comisario de Economía Digital, Gunther Oettinger, presentaron en mayo su estrategia para crear un Mercado Unico Digital, el ambiente en la sala de prensa de la sede de la institución europea era el de las grandes ocasiones. Gabinetes de los comisarios completos, apenas sillas libres, periodistas de pie o sentados en las escaleras.

UE - Gunther Oettinger

Gunther Oettinger, comisario de Economía Digital de la UE.

Había dos razones para tanta expectación. La primera, la magnitud del dosier que se presentaba. La estrategia para crear un Mercado Unico Digital afecta a muchos sectores económicos (audiovisual, distribución, copyright, telecomunicaciones, Internet…), y la Comisión Europea confía en aumentar el PIB de la UE en 415.000 millones de euros. La segunda es una derivada de la primera: es tan transversal y afecta a tantas empresas, que todos los lobbies de Bruselas se pusieron en guardia.

Concepto

¿Pero qué es exactamente un mercado único digital? El concepto es difícil de definir, porque afecta a muchos productos heterogéneos. Va desde las inversiones en infraestructuras para ofrecer conexiones de Internet a los costos de envío para comprar un dispositivo electrónico online, pasando por la posibilidad de ver un canal de TV de pago de un país desde otro distinto.

EE.UU. es uno de los ejemplos más usados. Sobre el papel, el mercado digital de la UE es mayor, pero en la práctica sigue siendo un mosaico de 28 mercados. Tomando los ejemplos anteriores, las distintas regulaciones del sector de telecomunicaciones desincentivan las grandes inversiones transfronterizas en infraestructuras; es imposible comprar un lector de libros electrónicos Kindle en Bélgica sin pagar un sobreprecio superior al 20%; y un suscriptor del servicio de series y películas online Netflix en el Reino Unido no puede verlas desde España.

Todo esto sería inconcebible entre dos estados de EE.UU., pero en Europa ocurre. Y no es fácil de cambiar. Hay muchos intereses en juego. Por ejemplo, las operadoras de telecomunicaciones tradicionales acusan a gigantes tecnológicos como Google, Apple o Facebook de meterse de lleno en su negocio (llamadas de voz o acceso a Internet) pero con menos corsés regulatorios. ¿Es o no razonable esa situación? Hay más casos: los titulares de derechos audiovisuales de productos como el fútbol, por ejemplo. Aunque no tiene el mismo valor la Liga española para un ciudadano español que para un finlandés, ¿es legítimo cobrar más a uno que a otro si los dos forman parte de un mercado único?.

Soluciones

Ante todas esas interrogantes, no hay soluciones simples. Y ese es precisamente el gran reto de la Comisión Europea: trazar una batería de medidas que elimine obstáculos para alcanzar un mercado digital realmente único. Para ello, la Comisión Europea lleva varios meses trabajando en una serie de medidas. Se inició una consulta sobre el geobloqueo, para ver qué barreras transfronterizas existen al consumo de bienes y servicios online. Otra sobre el rol de las plataformas digitales en la economía, que afecta a prácticamente todo Internet: por plataforma se entiende aquel lugar que se ofrece como punto de unión entre proveedores y clientes e incluye buscadores online (Google, Bing), mercados online (Amazon, eBay), distribuidores de contenido audiovisual (Netflix, Spotify), medios de pago (PayPal), redes sociales (Facebok, Twitter). Y también hay otras consultas sobre las normas que rigen el mercado de telecomunicaciones, los servicios audiovisuales o la modernización del IVA.

Todas ellas tienen, como mínimo, el potencial para desatascar uno o varios cuellos de botella que impiden que en la UE haya un mercado realmente único. Que ese objetivo luego se consiga dependerá de la ambición de la Comisión y de la de los Estados miembros, que son quienes deberán dar el visto bueno a todo lo que proponga Bruselas.

Servicios online

Solamente el 4% de los servicios online que se venden en la Unión Europea son realmente transfronterizos, el 54% los ofrecen empresas de EE.UU. y el 42% proveedores nacionales.

Compras fallidas

El 52% de las veces que un consumidor europeo ha intentado hacer una compra online en otro país, la venta se ha frustrado porque el comercio no sirve al país de origen.

Ahorros

Los consumidores europeos podrían ahorrarse 11.700 millones de euros al año si pudiesen comprar libremente sus productos online en cualquier país de la Unión Europea.

Insignia Marketing

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

MontBlanc - The Summit Range
Microsoft 365
Banner FonoIP - telefonia para teletrabajo

Eventos

agosto 2022
septiembre 2022
octubre 2022
noviembre 2022
¡No hay eventos!
Cargar más
Hyundai-Atos-2022
Postgrados UC - Doctorado de Ingeniería y Tecnología UC
Norton 360
ConnectNow
BannerPropertyPartners300-buenas
Hosting Chile