Infoweek

Mar, 9 agosto, 2022
Mar, 9 agosto, 2022

Insignia Marketing

En Argentina se extiende la factura electrónica

  • La AFIP fijó un cronograma escalonado para un grupo de contribuyentes; los efectos de la medida.

Buenos Aires, Argentina. 28 marzo, 2016. Desde el viernes próximo, 1 de abril, los contribuyentes que son responsables inscritos en el IVA (Impuesto al Valor Agregado) tendrán la obligación de emitir facturas en forma electrónica en caso de que sus ventas hayan sido, en 2015, de un monto igual o superior a los $ 2 millones (cifra neta de tributos). Así lo decidió la AFIP (Administración Federal de Ingresos Públicos), en una resolución firmada por su titular, Alberto Abad, que se publicará en los próximos días en el Boletín Oficial.

El funcionario había anticipado que modificaría la resolución con la cual el ex administrador del organismo, Ricardo Echegaray, había previsto para el mes próximo prórrogas mediante el ingreso generalizado de los contribuyentes inscritos al esquema de comprobantes digitales.

AFIP - Alberto Abad

Alberto Abad, titular de la AFIP.

Lo que hace la nueva resolución es establecer un cronograma para la implementación escalonada de la exigencia de adherirse a este sistema, que implica abandonar los talonarios en papel. El de abril será así el primer turno. Quienes tuvieron ventas netas el año pasado por entre $ 500.000 y $ 2 millones, quedarán agendados a partir del 1 de julio, y quienes reunieron ingresos inferiores a $ 500.000 deberán cumplir con la modalidad a partir del 1 de noviembre próximo.

La medida prevé, según fuentes del organismo, la eliminación de regímenes de información exigidos a empresas de medicina prepaga, colegios privados, operaciones de alquileres temporales y galerías de arte.

«Este tipo de normas (la factura electrónica) le permite al Fisco hacerse de información sensible; por eso se empiezan a eliminar estos regímenes de información, que habitualmente son muy criticados por el empresariado en general», explicó Guillermo Poch, socio de Impuestos & Legales de la firma de servicios BDO.

La factura electrónica ya es usada por más de 690.000 contribuyentes; con la nueva medida, en noviembre deberían ser más de 930.000. Al día de hoy hay varios grupos obligados (entre ellos, los monotributistas de las categorías H, I, J, K y L), y también se puede adherir voluntariamente.

Entre los exceptuados de la modalidad están quienes realizan tareas a domicilio u operaciones de venta por ruteo. Y quedan excluidas las empresas con controlador fiscal.

Para emitir las facturas puede utilizarse el servicio interactivo llamado «Comprobantes en línea», ingresando con clave fiscal en la página www.afip.gob.ar. Hay otras opciones, como el Web Service de factura electrónica, que tiene mayor grado de complejidad, y un aplicativo.

Si es necesario anular un comprobante, la forma de hacerlo es mediante la emisión digital de una nota de crédito. Ante el riesgo de inoperatividad temporal del sistema, la normativa dispone que se deben tener formularios en papel de resguardo.

Las eventuales fallas en la conectividad con la página de la AFIP, sobre todo en algunos días específicos, podrían ser una de las desventajas del sistema, según analiza el contador Sebastián Mancuso, director del grupo GNP quien, de todas formas, cree que con el tiempo esa cuestión se tornará más inusual. ¿Las ventajas? Además de la eliminación de los regímenes de información, Mancuso señala que la modalidad aporta agilidad y eficiencia en los procesos administrativos. «Es más marcada la reducción de costos en las PYMEs que en las grandes empresas», dice.

El uso de la factura electrónica podría traer, además, otros efectos en el mediano plazo. «Hay una tendencia que se da en la región -afirma Lucio Giaimo, socio de Impuestos y Legales de KPMG-, y es que los fiscos se van haciendo de información y eso llevará a cambiar la forma en que se hace la liquidación de impuestos». ¿Qué significa esto? Que, al tener todos los datos, la AFIP estaría en condiciones de determinar las obligaciones impositivas, mientras que hoy es el contribuyente el que declara cuánto debe pagar, y el organismo toma un rol de fiscalización. «Cambiaría esa lógica», afirma Giaimo.

Sube el ingreso mínimo para declaraciones

La AFIP elevó el monto de ingresos anuales a partir del cual es obligatoria la presentación de declaraciones de los impuestos a los bienes personales y a las ganancias. La decisión se tomó por la resolución 3839, publicada el miércoles pasado en el Boletín Oficial.

En el caso de Bienes Personales, deberán hacer este año una declaración (por su patrimonio de 2015) quienes el año pasado tuvieron ingresos a partir de $ 200.000 brutos (antes eran $ 96.000), en tanto que quienes ganaron más de $ 300.000 deberán hacer también la presentación por Ganancias.

Insignia Marketing

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

MontBlanc - The Summit Range
Microsoft 365
Banner FonoIP - telefonia para teletrabajo

Eventos

agosto 2022
septiembre 2022
octubre 2022
noviembre 2022
¡No hay eventos!
Cargar más
Hyundai Creta 2022
Postgrados UC - Doctorado de Ingeniería y Tecnología UC
Norton 360
ConnectNow
BannerPropertyPartners300-buenas
Hosting Chile