Infoweek

Mar, 6 diciembre, 2022
Mar, 6 diciembre, 2022

Insignia Marketing

El dominio es tu marca en la red

Santiago, Chile. 1 octubre, 2015. La clave para escoger un buen nombre de dominio es pensar de forma sencilla y enfocar tu marca en el internet. Al final, lo más importante es que la gente se acuerde de tu nombre de dominio y lo asocien a los productos o servicios que ofreces.

Aparecer en Google

Justo eso es lo que intentan hacer los motores de búsqueda, como Google. Los programadores de este algoritmo secreto tratan de hacer que el motor piense más como humano en su evaluación y selección de páginas y sitios web. Por lo tanto, al escoger un nombre de dominio, trata de pensar como un posible cliente: si necesito un servicio de limpia vidrios, ¿Que busco en Google? La respuesta es bastante simple, si vivo en Concepción, lo más probable es que voy a buscar “limpiar vidrios Concepción”. Lo ideal sería que tu sitio web apareciera dentro de los primeros resultados de búsqueda, dado que muchos usuarios del internet ni siquiera llegan a la segunda página de resultados (o no toman en cuenta los resultados de la segunda página).

Dominos

La sencillez es clave

Un buen nombre de dominio es sencillo, fácil de escribir y recordar. Esto es para que tus clientes puedan encontrarte fácilmente en el internet, si el nombre de dominio es muy complicado de escribir, por ejemplo, si contiene algunos signos no tan comunes o el nombre se escribe de una forma alternativa (“ekspress” en vez de “express”) puede ser que los posibles clientes no te encuentren porque el nombre de dominio es demasiado complicado.

Esta regla no sólo se limita a lo escrito – hay que tomar en cuenta la pronunciación oral de tu nombre de dominio también. Si uno considera que el modo de marketing y publicidad más efectivo aún sigue siendo el boca a boca, resulta clave que el nombre de tu sitio sea fácil de pronunciar. Si alguien no puede decir correctamente tu nombre de dominio, ¿Cómo lo podrá recomendar a otra persona? Es más, al ser difícil de pronunciar, tu dominio será igualmente difícil de recordar, dejando al olvidado tus servicios en el momento de la búsqueda.

Registrar un dominio

Una vez que hayas escogido un buen nombre de dominio para tu negocio, es tiempo de buscar si se encuentra disponible con la extensión de dominio que deseas usar. Las extensiones de dominio son las últimas letras que van después del último punto en una dirección de un sitio web, por ejemplo: “.cl”, “.pe” o “.com”. Puede ser que tu nombre de dominio no se encuentre disponible exactamente con la extensión que quieras agregarle, a modo de ejemplo, la extensión nacional chilena “cl”. En ese caso es posible buscar otras extensiones, tales como “.com”, “.net” y “.org”.

También surgen nombres de dominio de tendencia que pueden ser geniales si trabajas dentro de un rubro bien definido o si no tienes planes de expandir los servicios de tu negocio. Esas son extensiones como “.yoga” o “.pizza” y delinean bien tu comercio, especificando cuales son los servicios que se ofrecen. Sin embargo, si deseas vender otros productos a través de tu página web o si cambias de pizzas a hamburguesas – tu extensión de dominio te podría perjudicar dado que ya no tendría relación con los servicios del negocio.

Dominios

Uno no es ninguno

Finalmente has encontrado un nombre de dominio disponible que encaje perfectamente con tu proyecto. Pero, ¿por qué detenerte allí, con solo uno? Al registrar dominios adicionales, puedes expandir tu oferta, tu público y tu huella digital. Por otro lado, si quieres aumentar el tráfico que llega a tu página, re-direccionamientos pueden ayudarte a capturar a esos consumidores con mala ortografía o los que buscan términos relacionados pero no idénticos a los tuyos, a la vez que combaten posibles versiones pirateadas de tu sitio. Google mismo se ha asegurado de no perder ningún investigador web a la competencia, registrando una serie de dominios que representan variaciones en cuanto al deletreo, por ejemplo googl.com, gogole.com, gewgol.com, entre otros.

Otra opción son los dominios aparcados, o estacionados. Estos dominios se alojan en la misma cuenta que tu dominio principal, y pueden mostrar la misma página con la misma información, pero con su propio URL y buzones de correo. Alternativamente, se puede dejar los dominios aparcados como páginas en construcción, aprovechando de dejar publicidad para tu mismo negocio, dando más exposición a tu marca, y así potenciando el posicionamiento de tu proyecto en la red. La idea es que al registrar nombres de dominio parecidos al tuyo, que contienen palabras clave o que expresan un sentido similar, puedes evitar que estos estén registrados o ‘robados’ por la competencia. Al fin y al cabo, estás construyendo tu marca comercial online, y después de haberte esforzado en elegir el nombre de dominio perfecto, hay que protegerlo.

Algunas conclusiones

En resumen, el nombre de dominio es tan importante como el nombre de tu empresa, por lo tanto, hay que tomarse un buen tiempo para crear el dominio perfecto para un negocio, eligiendo un nombre que sea corto, memorizable y, sobre todo, fácil de encontrar. Sin embargo hay que estar consciente de que el trabajo no termina allí, hay que también desarrollar una estrategia para el futuro, incorporando mecanismos de defensa contra ataques potenciales de propiedad intelectual, que permite fortalecer tu marca a largo plazo, distinguir tus servicios en el mercado y así crecer tu alcance digital.

Insignia Marketing

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

MontBlanc - The Summit Range
Email encriptado basado en Suiza.
Kushki - experiencia de pago

Destacados

emBlue - Todos los canales en un solo lugar

Eventos

¡No hay eventos!
Banner FonoIP - telefonia para teletrabajo
Postgrados UC - Doctorado de Ingeniería y Tecnología UC
Norton 360
ConnectNow
BannerPropertyPartners300-buenas
Hosting Chile