Infoweek

Sáb, 13 agosto, 2022
Sáb, 13 agosto, 2022

Insignia Marketing

El Banco de Japón sorprende con interés negativo del 0,1%

  • Las tasas de interés negativas son simplemente un impuesto o una tasa sobre los depósitos. El depositante paga por el privilegio de que la institución financiera reciba su dinero.

Tokio, Japón. 29 enero, 2016. El Banco de Japón aplicará un interés negativo del 0,1% por la caída de las previsiones de inflación.

El Banco de Japón (BoJ), reunido desde ayer, anunció hoy por sorpresa la aplicación de un tipo de interés negativo del 0,1% a las cuentas que las instituciones financieras niponas mantienen con la entidad para favorecer el crecimiento y sus metas de inflación.

La decisión coincide con una sensible revisión a la baja de las previsiones de inflación por parte del instituto emisor japonés, que espera concluir 2016 con una tasa de inflación de referencia, que no incluye los alimentos frescos, pero sí la energía, del 0,8%, frente al 1,4% previsto el pasado mes de octubre.

Banco de Japon - Haruhiko Kuroda

Haruhiko Kuroda, presidente del Banco de Japón, explica su plan de tasa de interés negativa. El BoJ cobrará a los prestamistas por no utilizar su dinero, estrategia gradual en su larga batalla para reactivar la economía.

Es el primer movimiento de tasas de interés en Japón desde octubre de 2010, cuando el BoJ los situó en entre el 0 y el 0,1% para estimular el avance de la tercera economía mundial.

Esta medida, junto a la aplicación del programa masivo de compra de activos, establecido en 2013, pretende acelerar su objetivo de que Japón logre una inflación de en torno al 2% a mediados de 2017.

La iniciativa ha sido aprobada por cinco votos a cuatro, y «ampliará los recortes de los intereses en territorio negativo si se considera necesario».

La decisión del órgano emisor coincide con una revisión a la baja de sus pronósticos sobre el IPC en el archipiélago, ya que hoy recortó hasta el 0,8% la subida de precios que espera para el próximo ejercicio fiscal, que comienza en Japón el próximo 1 de abril, y cuyas previsiones de octubre estaban en el 1,5%.

La aguda caída de los precios del petróleo ha neutralizado los efectos del programa expansivo que el banco inició en 2013 y obligó a la entidad a aplazar su objetivo de sacar a Japón de casi dos décadas de tendencia deflacionaria, una meta que inicialmente se había propuesto alcanzar en 2015.

Después de hacer público el anuncio, la Bolsa de Tokio respondió con una fuerte subida del Nikkei.

La Bolsa de Tokio cayó el pasado día 26 con fuerza arrastrada por los precios del petróleo, aunque los analistas locales apuntaron a que las expectativas de nuevos estímulos monetarios en Japón ayudarían a contener en parte las pérdidas.

La bolsa repunta con fuerza

La bolsa de Tokio ha cerrado la sesión con una subida del 2,8% después de que el Banco de Japón sorprendiera al anunciar un tipo de interés negativo del 0,1% para favorecer el crecimiento y sus metas de inflación.

El índice Nikkei de la bolsa de Tokio cerró con una subida de 476,85 puntos, un 2,8%, hasta las 17.518,30 unidades; mientras que el segundo indicador, el Topix, que agrupa los valores de la primera sección, avanzó 40,87 puntos, un 2,87%, hasta los 1.432,97 enteros.

El volumen de negocio ascendió a 4,43 billones de yenes, muy por encima de los 2,37 billones de yenes de la víspera.

Tasa de interés negativa

Las tasas de interés negativas son simplemente un impuesto o una tasa sobre los depósitos. El depositante paga por el privilegio de que la institución financiera reciba su dinero.

Durante los períodos de deflación, la gente y las empresas ahorran dinero en vez de gastarlo o invertirlo. El resultado es una caída de la demanda que provoca a su vez una caída aún mayor de los precios, una ralentización o paralización de la producción y la producción real, y un aumento del desempleo. Para lidiar con tal situación económica por lo genera se utiliza una política monetaria relajada o expansiva. Sin embargo, si las fuerzas deflacionarias son lo suficientemente fuertes, simplemente bajando la tasa de interés del Banco Central a cero puede que no sea suficiente para estimular los préstamos y créditos.

Una tasa de interés negativa significa que el Banco Central y tal vez los bancos privados cobrarán interés negativo: los depositantes en lugar de recibir dinero por sus depósitos, deben pagar regularmente para mantener su dinero en el banco. Con ello se pretende incentivar a los bancos a que presten dinero con mayor libertad a las empresas e individuos para que inviertan, lo presten o lo gasten, en lugar de pagar una cuota para mantenerlo seguro.

Insignia Marketing

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

MontBlanc - The Summit Range
Microsoft 365
Banner FonoIP - telefonia para teletrabajo

Eventos

agosto 2022
septiembre 2022
octubre 2022
noviembre 2022
¡No hay eventos!
Cargar más
Hyundai-Atos-2022
Postgrados UC - Doctorado de Ingeniería y Tecnología UC
Norton 360
ConnectNow
BannerPropertyPartners300-buenas
Hosting Chile