Infoweek

Mar, 6 diciembre, 2022
Mar, 6 diciembre, 2022

Insignia Marketing

«De rivales y enemigos»

Por José Ramón Valente, socio y director ejecutivo de Econsult.

Santiago, Chile. 13 noviembre, 2015. Las jovencitas adolescentes suelen decir que odian a alguien: a la profesora de castellano, a la rubia popular o a la matea insoportable. Los jóvenes universitarios dicen odiar a sus contendores en las elecciones de los centros de alumnos. Basta repasar las consignas de las recientes elecciones de la FEUC y la FECH.

Jose Ramon Valente

José Ramón Valente, socio y director ejecutivo de Econsult.

Sin embargo, a medida que pasan los años y la edad y la vida nos templa el carácter, esos mismos que decimos odiar comenzamos a recordarlos casi con cariño. Yo recuerdo haber «odiado» a Álvaro Clark, porque intentó tomarse la Facultad de Administración y Economía de la Universidad de Chile mientras yo daba mi examen de grado. Hoy somos colegas, amigos y capaces de reírnos de episodios como ese. Los profesores de la Escuela, como le decíamos en ese tiempo (actual FEN), también parecían odiarse unos con otros, sólo porque unos eran keynesianos y los otros monetaristas. Hoy muchos de ellos son también colegas y amigos, a pesar de que unos siguen siendo keynesianos y los otros siguen siendo monetaristas.

Aparentemente, cuando somos jóvenes tendemos a confundir entre rivales y enemigos y nuestra propia inseguridad nos lleva a actuar como si aquellos que son distintos o piensan distinto a nosotros fueran nuestros enemigos. Rivales en la vida hay muchos y en mi particular opinión son muy bienvenidos. Los rivales nos obligan a competir y la competencia nos hace mejores. Los rivales nos obligan a ponernos en el lugar de ellos, lo cual nos permite aprender de ellos. Los rivales nos obligan a debatir, para lo cual debemos entender lo que decimos y no sólo repetir consignas. La vida nos enseña que hay valor en esa diversidad a la que tememos cuando somos jóvenes. La gente distinta tiene experiencias distintas, ideas novedosas, y puntos de vista interesantes. Por lo mismo, cuando dejamos atrás las inseguridades de la juventud, aprendemos a valorar una buena discusión, nos gusta conocer lugares y gente nueva y nos tiende a aburrir un poco la monotonía y la homogeneidad. Esto no significa que abandonemos nuestras convicciones o que dejemos de competir con nuestros rivales en el plano de las ideas, la cultura el deporte o los negocios.

Los verdaderos enemigos no son los que piensan distinto a ti, son los que no están dispuestos a escucharte o, peor aún, que hacen cualquier cosa para callarte. Los verdaderos enemigos no son tus competidores, son los que quieren ganar sin competir. Los verdaderos enemigos son los que quieren vivir en una sociedad gobernada por la fuerza bruta, en vez de por la fuerza de las ideas. Los rivales te dan la mano cuando te caes, los enemigos te pisan en suelo; los rivales están felices cuando ganan, los enemigos cuando tú pierdes; los rivales se respetan, los enemigos se odian.

Quisiera que Chile fuera un país en que nos comportemos como adultos y no como adolescentes, un país en que prima la sana competencia y no las pillerías y un país en que tengamos muchos rivales y muy pocos enemigos.

Insignia Marketing

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

MontBlanc - The Summit Range
Email encriptado basado en Suiza.
Kushki - experiencia de pago

Destacados

emBlue - Todos los canales en un solo lugar

Eventos

¡No hay eventos!
Banner FonoIP - telefonia para teletrabajo
Postgrados UC - Doctorado de Ingeniería y Tecnología UC
Norton 360
ConnectNow
BannerPropertyPartners300-buenas
Hosting Chile