Infoweek

Jue, 8 diciembre, 2022
Jue, 8 diciembre, 2022

Insignia Marketing

Datos curiosos para celebrar los 50 años de la Ley de Moore

  • Este 19 de abril se celebran el aniversario de la ley que revolucionó la evolución de la tecnología de computadores, tablets, PC y wearables.
  • Ley creada en 1965 por Gordon Earl Moore afirmando que el número de transistores en un chip se duplica en promedio cada 18 meses, manteniendo el mismo (o menor) costo y el mismo espacio.
Gordon Moore 1975

Gordon Moore en 1975.

EE.UU. 13 abril, 2015. Tres años antes de ser el cofundador de Intel, Gordon Moore hizo la observación de que los transistores –los componentes fundamentales del microprocesador y de la era digital– disminuirían sus costos y aumentarían su rendimiento a un ritmo exponencial. No imaginaba que en 1965 había tenido una idea que cambiaría al mundo, hoy conocida como la “Ley de Moore”, y que conduciría durante –al menos- la mitad del próximo siglo a un proceso tecnológico transformador.

A continuación Intel entrega algunos datos para dimensionar la influencia de esta ley en la vida diaria:

¿Si la bencina del auto se rigiera por la Ley de Moore?

Si la eficacia del combustible de un automóvil mejorase en igual proporción que lo hace la tecnología gracias a la Ley de Moore, una persona podría fácilmente conducir durante toda su vida el mismo vehículo con sólo un tanque de bencina. Un auto nuevo a comienzos de sus 40 años tal vez necesite sólo un cuarto de estanque. De acuerdo al ritmo de disminución de los transistores, el auto sería del tamaño de una hormiga; y podría llevar varios neumáticos de repuesto en el bolsillo de su camisa.

Comparando la Ley con la Construcción

Si un rascacielos disminuyera su precio al ritmo de la Ley de Moore, una persona podría comprarlo por menos del costo de un PC actual. ¿Un supercomputador en el Penthouse de cualquier persona? Y si los rascacielos aumentasen en altura al ritmo de la Ley de Moore, serían 35 veces la altura del Monte Everest. Si los precios de las viviendas disminuyeran en la misma proporción que los transistores, una persona podría comprar una casa al precio de una pastilla. ¡Qué Dulce!

¿Y si la aplicamos a viajes espaciales?

El programa espacial Apolo para llevar humanos a la luna costó US$ 25.000 millones. Si los precios disminuyeran al ritmo de la Ley de Moore, actualmente el programa costaría casi lo mismo que un pequeño avión privado. La travesía a la luna en 1969 llevó tres días. Si la Ley de Moore se aplicara a los viajes espaciales, el transcurso tomaría ahora un minuto. Y un vuelo de Nueva Zelandia a Nueva York terminaría en el tiempo que tarda en abrocharse el cinturón de seguridad. ¿No hay maníes en este vuelo?

Muchos dispositivos que la gente usa a diario funcionan con microprocesadores constituidos por transistores. A medida que estos dispositivos han reducido drásticamente los costos y han aumentado en rendimiento y eficacia energética, gracias a la Ley de Moore, se han convertido en una parte indispensable de nuestras vidas. Teléfonos y relojes se han vuelto inteligentes, y los coches se han convertido en computadoras itinerantes.

¡Sin Ley de Moore no tendríamos Selfies!

Si un teléfono Android** basado en Intel se fabricara utilizando la tecnología de 1971, sólo el microprocesador del teléfono sería del tamaño de un estacionamiento. ¡Intente tomarse una Selfie con eso! Comparado al primer microprocesador de Intel, el Intel 4004, los procesadores de 14 nm de hoy ofrecen 3.500 veces el rendimiento, a 90.000 veces la eficacia energética y en 1/60 milésimos el costo.

Portada Revista Electronics Magazine 1965

Portada Revista Electronics Magazine, 19 de abril de 1965.

La Ley de Moore es una aspiración, no una ley de la naturaleza. Y ha sido posible gracias a un ejército de personas, empujando a las leyes fundamentales de la física. Hoy en día, las fábricas de Intel producen más de 10.000 millones de transistores cada segundo, lo que impulsa a los dispositivos impresionantes que satisfacen las necesidades de miles de millones de personas en todo el mundo. Los primeros transistores semiconductores eran del tamaño de una goma de borrar de la punta de un lápiz. Como resultado de la Ley de Moore, más de seis millones de transistores tri-gate de hoy podrían caber en el punto final de esta frase. Los transistores de hoy son invisibles a simple vista. Para ver un único transistor, tendría que ampliar un único chip al tamaño de una casa.

Hoy en día, el espíritu dominante de la innovación desatada por la Ley de Moore continúa transformando no sólo la industria de la tecnología, sino el mundo. Creadores jóvenes, inventores deseosos, científicos y médicos ambiciosos, entre otros muchos otros aspirantes, seguirán asombrando al mundo con ideas y avances que hoy ni siquiera podemos imaginar.


*Intel introdujo el primer microprocesador del mundo, el 4004, en 1971. Para ilustrar el poder de la Ley de Moore, compare ese chip antiguo con el actual procesador Intel Core i5.
**Otros nombres y marcas pueden ser propiedad de otros.

Insignia Marketing

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

MontBlanc - The Summit Range
Email encriptado basado en Suiza.
Kushki - experiencia de pago

Destacados

emBlue - Todos los canales en un solo lugar

Eventos

¡No hay eventos!
Banner FonoIP - telefonia para teletrabajo
Postgrados UC - Doctorado de Ingeniería y Tecnología UC
Norton 360
ConnectNow
BannerPropertyPartners300-buenas
Hosting Chile