Infoweek

Dom, 14 agosto, 2022
Dom, 14 agosto, 2022

Insignia Marketing

China nacionalizó US$ 6 billones en pérdidas en su mercado accionario

Shanghai, China. 21 julio, 2015. El mercado de valores de China experimentó lo que los operadores llaman un rebote «Dead Kitty», y las autoridades comunistas enviaron policías y personal de seguridad para «alentar» la compra de acciones y arrestar a los vendedores de corto plazo. El mercado chino sigue estando muy inflado, incluso después de caer US$ 3 billones. La semana pasada las autoridades chinas tomarón la decisión de «nacionalizar» alrededor de US$ 6 billones en pérdidas.

China está a punto de informar su tercer trimestre consecutivo de crecimiento real negativo (después de la inflación) del PIB. La nación había estado apostado a que el mercado de valores jugara un «rol decisivo» en el financiamiento de reformas para la transición a una economía de consumo.

Xi Jinping

Las reformas del presidente Xi Jinping apuntan a «privatizar» los riesgos de financiamiento de las empresas de propiedad estatal.

Pero el dragón rojo sufrió un colapso financiero equivalente a la caída de la bolsa de EE.UU. en 2008-9. A diferencia de los EE.UU., que utilizó un rescate formal del gobierno para estabilizar los mercados, el Partido Comunista dio instrucciones a los bancos del país de utilizar sus propios balances para garantizar el valor declarado actual del mercado de todas las 2.800 acciones que se cotizan en China, unos US$ 8 billones.

Como señala John Minnich analista de Stratfor, «la capitalización bursátil de los mercados bursátiles chinos se mantenía entre US$ 1 billón y US$ 2 billones» antes del reciente boom. En su punto máximo el 12 de junio», la capitalización del mercado de valores de China, de todos los mercados de todo el país, se encontraba entre US$ 10 billones y US$ 11 billones».

Minnich comenta que la gente antes del boom podría haber apostado una parte de sus ahorros personales en el mercado de valores, pero «el mercado de valores no era fundamental para el financiamiento de las empresas en la economía china. Casi todas las finanzas corporativas se realizaban a través de los bancos de propiedad estatal».

Pero las reformas del presidente Xi Jinping apuntaban a «privatizar» los riesgos de financiamiento de las empresas de propiedad estatal, sacándolos de los balances de los bancos estatales y colocándolos en el balance del público. En los últimos dos años, el número de cuentas de corretaje de valores chinos para pequeños inversionistas individuales creció de 20 millones a aproximadamente 100 millones a medida que los mercados se dispararon.

La gran mayoría de estos nuevos «inversionistas» provenía de familias de clase media a lo largo de las regiones costeras de China. Se esperaba que fuesen la vanguardia que lideraría al resto de las personas a representar un «rol decisivo» en profundizar los mercados financieros (capital propio) para financiar las reformas internas y la expansión del consumo.

Un mercado accionario alcista era crucial para el liderazgo comunista, porque durante el período del auge en que las acciones chinas subieron un 150%, el crecimiento real (después de impuestos) fue en realidad negativo, a pesar de las cifras oficiales mostraban un crecimiento del 7%, según Lombard Street Research.

Esas cifras del PIB podrían haber sido mucho peor, sin embargo, no fue así porque el 85% de las operaciones de la bolsa en China fueron realizadas por pequeños inversionistas que experimentaron un «efecto riqueza» de US$ 9 billones en los precios de las acciones. El hecho de que a la gente le pareció haberse sentido más rica, probablemente estimuló un aumento en el consumo de US$ 2 billones.

Pero con los chinos sufriendo una pérdida de US$ 3 billones desde el 12 de junio; con la suspensión de las transacciones de más de la mitad de todas las acciones por hasta seis meses, y con los bancos obligados a financiar la totalidad de la economía y rescatar a los mercados de valores, China está a punto de sufrir el peor «efecto riqueza» negativo de cualquier nación desde la Gran Depresión de EE.UU.

China está enterrada bajo «un gobierno local paralizante y deuda privada». El plan de reestructuración de la deuda del país ha consistido en que los bancos renueven todos los créditos morosos de empresas estatales y que los inversionistas individuales rescaten a los bancos adquiriendo nuevas IPOs (Initial Public Offering) de empresas estales insolventes.

Pero con reformas que no son más que «ingeniería financiera creativa”, el gobierno chino con el tiempo tendrá que nacionalizar otros US$ 4 billones, o alrededor del 50% del PIB, de créditos a empresas estatales insolventes que aún están en los libros de bancos estatales.

Insignia Marketing

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

MontBlanc - The Summit Range
Microsoft 365
Banner FonoIP - telefonia para teletrabajo

Eventos

agosto 2022
septiembre 2022
octubre 2022
noviembre 2022
¡No hay eventos!
Cargar más
Hyundai-Atos-2022
Postgrados UC - Doctorado de Ingeniería y Tecnología UC
Norton 360
ConnectNow
BannerPropertyPartners300-buenas
Hosting Chile