Infoweek

Jue, 1 diciembre, 2022
Jue, 1 diciembre, 2022

Insignia Marketing

Chile necesita contar con un estándar de competencias TIC

Por Marcelo Román, gerente general de ACTI (AG).

Marcelo Roman

Marcelo Román, gerente general de ACTI (AG).

Santiago, Chile. 23 julio, 2015. En el país existe desde hace varios años un ya conocido problema respecto del capital humano especializado en TIC, situación que como sector referente de las Tecnologías de Información y Comunicaciones nos preocupa desde hace bastante tiempo y al que no se ha llegado a una solución que permita que en el corto, mediano y largo plazo, cuándo los crecientes requerimientos en este ámbito requieran de más y mejores profesionales y técnicos, a medida que el país y el mundo siga avanzando hacia la digitalización, podamos contar con la cantidad y la calidad necesaria para satisfacer las necesidades de un mundo cambiante y con oportunidades que abordar.

Y es que este déficit hoy no es atendido adecuadamente por las instituciones encargadas de la generación de este capital humano, tomando en consideración el ritmo y la magnitud que se requiere, porque la velocidad con la cual las tecnologías permean las distintas industrias, organizaciones y en general la vida de las personas, generando por consiguiente cambios tan profundos que impactan en el desarrollo de los países y del mundo y por supuesto de las personas, lo que trae consigo grandes desafíos para todos los que participamos de este ecosistema. Por ello, es necesario encontrar de forma urgente una manera de alinear lo que se enseña, con lo que necesitan las empresas para su desarrollo y crecimiento de sus negocios, en un contexto donde la tecnología juega un rol ineludible como facilitador de dicho proceso.

A esto debemos sumar que existe una latente disparidad en los criterios para calificar o seleccionar cargos asociados a esta especialidad, donde definitivamente no existe un lenguaje común entre las empresas y los encargados de seleccionar y mantener el capital humano adecuado para sus respectivas empresas u organizaciones, sean estas de base tecnológica o de industrias donde este factor es clave para su desarrollo y competitividad. Por ello, una medida adecuada para migar estos efectos no deseados, es el establecimiento de una norma de estándar que permita identificar, en concreto, los reales requerimientos de las empresas en términos de competencias deseables de sus técnicos y profesionales TIC, sus brechas y proceso de cierre de las mismas, bajo un esquema común y aceptado por todos.

Como Asociación hemos estado trabajando en esta materia, a través de diversas instancias, internas y también en mesas de trabajo público privadas, donde la necesidad de contar con un marco de cualificaciones nacional es un imperativo. En este contexto es que como gremio tecnológico hemos adoptado un estándar mundial de competencias TIC, que es el SFIA –Marco de habilidades para la era de la información, Éste entrega una visión que estandariza la amplia definición de habilidades y los niveles de madurez demandados para cargos vinculados a personas que trabajan en el sector TIC. Éstas se incorporan en las descripciones de las tareas, labores, roles, perfiles y/o cargos utilizados por una organización en la búsqueda de nuevos postulantes como también en la creación de una ruta formativa y profesional a través del tiempo, que mejore sustancialmente el desempeño y las condiciones de escalabilidad de quienes se desempeñan y se incorporen a futuro a esta área siendo este un factor central en el desarrollo de las industrias en Chile, sean estas tecnológicas como aquellas que utilizan las TIC en sus procesos críticos.

La normativa fue desarrollada en el Reino Unido a comienzos de la década pasada y hoy se utiliza como referencia en más de 125 países. El gobierno británico actualiza frecuente y sistemáticamente su contenido a través de SFIA Foundation, permitiendo que las habilidades y reglamentos que recomienda, estén al día respecto de la rápida y constante evolución de nuestra época.

En Chile y tomando nuestra realidad en particular, se está trabajando en la inclusión del SFIA mediante la elaboración de lineamientos que fueron el fruto del trabajo realizado en conjunto entre ACTI y Chile Valora, proceso al que se integraron centros de formación, representantes del sector educacional, empresas de la industria, de otras industrias, sindicatos de trabajadores tecnológicos, el sector público, entre otros actores, que han contribuido a llevar adelante este desafío que tiene por objetivo instalar el estándar transversalmente en nuestro país.

SFIA

Esto nos permitió como ACTI (Asociación de Empresas de Tecnología de Información) crear, una instancia de trabajo colaborativa, apoyada por Chilevalora, que logró establecer un proyecto estructurado y participativo de creación de los primeros 7 perfiles de competencias para la industria, bajo el estándar internacional SFIA (Skills Framevork for the Information Age) como también de Chilevalora y adicionalmente el diseño de las respectivas mallas formativas asociadas al cierre de brechas de los perfiles mencionados. Este proceso incluye la certificación de dichas competencias bajo el estándar mencionado, proveyendo a las empresas y las personas individuales, de distintos sectores y rubros, acceder a una herramienta y metodología que aportará valor al proceso de búsqueda, selección, formación y retención de profesionales y técnicos, necesarios para enfrentar los desafíos y oportunidades futuras. Con ello se busca acabar con la disparidad de criterios para calificar o seleccionar cargos asociados a esta especialidad, en los que no existe actualmente homogeneidad de criterios ni mecanismos certificables que permitan medir las competencias específicas de los diferentes cargos demandados, sobre una premisa fundamental que debe medir lo que las personas saben hacer y no sobre lo que dicen saber.

La existencia de un estándar TIC para Chile como el que estamos impulsando en conjunto con el sector público, permitirá en un mediano y largo plazo instalar un lenguaje común entre las empresas, las instituciones de formación (en todos sus niveles), el sector público y las personas, lo que facilitará indudablemente la tarea formativa, permitirá una inserción más fluida al mundo laboral y el trazado de rutas de desarrollo de una carrera profesional al interior de las empresas, impactando en la productividad y por ende en una mejoría de los ingresos futuros, en esta especialidad, entre muchos otros beneficios. Las personas podrán desarrollar sus competencias sobre la base de un modelo claro y escalable, con reconocimiento transversal en todas las industrias y también internacionalmente.

Y es que hablamos de un aspecto necesario para desarrollar las distintas industrias de nuestro país, requiriendo iniciativas concretas como esta, que mitigan los efectos de este fenómeno. Y es que hoy no hay sector o industria donde la tecnología no juegue un rol central en su crecimiento: desde el agro, hasta los servicios, pasando por el comercio, la minería, banca, retail, la PYME en general y por supuesto, nuestra industria TIC. Todos estos sectores requieren de tecnología para mejorar su productividad y competitividad y para ello se requieren competencias laborales adecuadas, certificables y que se hagan cargo de la veloz evolución de la actual era digital.

Segacy

Insignia Marketing

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

MontBlanc - The Summit Range
Email encriptado basado en Suiza.
Kushki - experiencia de pago

Destacados

emBlue - Todos los canales en un solo lugar

Eventos

noviembre 2022
¡No hay eventos!
Banner FonoIP - telefonia para teletrabajo
Postgrados UC - Doctorado de Ingeniería y Tecnología UC
Norton 360
ConnectNow
BannerPropertyPartners300-buenas
Hosting Chile