Infoweek

Lun, 28 noviembre, 2022
Lun, 28 noviembre, 2022

Insignia Marketing

Aparecen en «Panama Papers» familia Calderón, Agustín Edwards y Alfredo Ovalle entre otros empresarios

  • En el apartado chileno, la investigación arrojó los datos de cerca de 200 sociedades «offshore» vinculadas a Chile.

Panamá. 4 abril, 2016. Varios empresarios chilenos y hombres vinculados al mundo de los negocios locales aparecen en los documentos sobre transacciones confidenciales filtrados (o mejor dicho robados) desde la empresa de abogados panameña Mossack Fonseca y que involucra a más de 100 líderes mundiales, políticos, monarcas, futbolistas, dirigentes de la FIFA e incluso traficantes de drogas y armas.

El diario alemán Süddeutsche Zeitung publicó, gracias a una fuente anónima, la mas grande filtración de la historia periodística, 11,5 millones de documentos de la panameña Mossack Fonseca. El diario alemán recibió esta información hace un año atrás y decidió analizarla en forma conjunta con el ICIJ (Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación).

Mossack Fonseca - Ramon Fonseca Mora

Ramon Fonseca, socio de Mossack Fonseca dijo que «somos una empresa de 40 años y jamás hemos sido culpados absolutamente de nada».

Mossack Fonseca es una empresa grande de abogados panameña con más de 500 colaboradores y 35 oficinas alrededor del mundo. Ramon Fonseca, socio de Mossack Fonseca dijo que su empresa ha creado mas de 240.000 sociedades en los últimos 40 años.

«Somos una empresa de 40 años y jamás hemos sido culpados absolutamente de nada», dijo Fonseca Mora.

«No tenemos ninguna responsabilidad legal», insistió Fonseca Mora. «Y yo le garantizo que vamos a seguir impunes y sin ningún tipo de acusación, porque no somos responsables de las acciones de las sociedades que nosotros formamos», agregó.

Ciper Chile, el medio parte del ICIJ, reveló que en el denominado «Panamá Papers» hay datos de cerca de 200 sociedades offshore vinculadas a Chile.

Recordemos que el ICIJ es una organización financiada por la Open Society Foundation de George Soros, quien lo que realmente persigue es la implementación de un nuevo y único sistema de impuestos a nivel global, que elimina aquellos países con impuestos bajos. El mismo Soros ha dicho en varias oportunidades que es un ferviente promotor de un Nuevo Orden Mundial.

No es correcto suponer que toda actividad offshore es ilegal; no, las declaraciones de impuestos offshore existen como una alternativa y son utilizadas como una optimización tributaria. Tampoco es correcto etiquetar a toda persona que utiliza billetes como drogadicto, o que se dedica al lavado de dinero, trata de blancas y otras actividades criminales. Hoy en Europa se está analizando la posibilidad de eliminar de la circulación los billetes de € 500, que en su conjunto representan el 70% del dinero circulante.

Sí, Panamá ofrece ventajas tributarias. Pero no es el único país, Inglaterra tiene a las Islas Cayman, y EE.UU. tienen a Puerto Rico y a ahora al Estado de Nevada como paraísos fiscales. «Paraísos» que, como todas las cosas, tienen sus pro y sus contras.

Entre cerca de las 200 sociedades offshore vinculadas a Chile destacan las del ex presidente de la CPC (Confederación de la Producción y el Comercio) y de la Sonami (Sociedad Nacional de Minería), el abogado Alfredo Ovalle Rodríguez; las del empresario Isidoro Quiroga -involucrado en negocios con la venta de derechos de agua entregados por el Estado-; y las del dueño de El Mercurio, Agustín Edwards.

En el listado también aparecen los nombres del ex ministro de Hacienda, candidato presidencial y hasta hace poco director de Soquimich, Hernán Büchi; la familia Calderón Volochinsky, Luis Enrique Yarur, presidente y controlador del Bci (Banco de Crédito e Inversiones) y los empresarios de las apuestas y juegos de azar, Luis y Lientur Fuentealba Meier, entre otros.

Además, el informe señala la gestión de abogados que según los registros actuaron como intermediarios entre los propietarios reales de esas sociedades y el bufete panameño.

Entre ellos se encuentra el presidente de Chile Transparente, Gonzalo Delaveau.

Con todo, Ciper aclara que la información disponible en los archivos de Mossack Fonseca vinculada a Chile no arroja evidencias de ilegalidades.

De acuerdo a Ciper, si bien aún no se sabe con certeza el total de capitales invertidos en paraísos fiscales, la única forma de llegar a una cifra aproximada fue a partir de las declaraciones realizadas por contribuyentes chilenos con dineros alojados en esas jurisdicciones.

Entonces, con información entregada por el SII (Servicio de Impuestos Internos), estimaron que existían unos US$ 11.200 millones declarados por 408 contribuyentes con inversiones en Panamá, Islas Caimán e Islas Vírgenes Británicas.

Sin embargo, el ministro vocero de gobierno Marcelo Díaz afirmó que desconoce si el servicio está realizando alguna investigación: «No hay hoy un antecedente de que el SII esté investigando».

El ministro de Hacienda, Rodrigo Valdés, por su parte, dijo que necesitaba obtener más antecedentes del caso.

Aunque Ramón Fonseca reiteró que la irrupción había sido “limitada” y denunció una “campaña internacional contra la privacidad”, a pesar de la importante cantidad de datos que había sido extraída de la organización.

Encriptado

Cualquiera que haya sido la vulnerabilidad aprovechada por el hacker (ladrón), por lo menos durante un año, la empresa no se dio cuenta de la irrupción, o no emitió una alerta pública. Después de que el intruso robó la información y la trasladó a sus propios servidores, hizo contacto inicial con Bastian Obermayer, periodista en Süddeutsche Zeitung (SZ), a través de un chat encriptado. La vía de comunicación pudo haber sido un cliente Jabber, o aplicaciones de Android o iPhone como Telegram o Wickr.

El ladrón, usando el nombre de John Doe, dejó en claro cómo se comunicarían de ese punto en adelante. “Hay un par de condiciones. Mi vida está en peligro. Nosotros sólo conversaremos a través de vías encriptadas. No habrá ninguna reunión, nunca”.

Poco después, los datos comenzaron a llegar, aunque no todos a la vez. SZ se coordinó con el ICIJ (Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación) para manejar los enormes volúmenes de datos que fluían de forma incremental. En la primera reunión tuvieron que decidir qué hacer con 1 TB.

Se llevaron a cabo reuniones similares hasta que los papeles sumaron 2,6 TB que se subieron a los servidores de Amazon. De acuerdo con Mar Cabra, jefa de la Unidad de Datos e Investigación del ICIJ, los archivos y sus réplicas fueron distribuidos por diversos discos duros encriptados, usando el software VeraCrypt para proteger la información.

Insignia Marketing

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

MontBlanc - The Summit Range
Email encriptado basado en Suiza.
Kushki - experiencia de pago

Destacados

emBlue - Todos los canales en un solo lugar

Eventos

noviembre 2022
¡No hay eventos!
Banner FonoIP - telefonia para teletrabajo
Postgrados UC - Doctorado de Ingeniería y Tecnología UC
Norton 360
ConnectNow
BannerPropertyPartners300-buenas
Hosting Chile